La morriña se lleva en la sangre

Hola, MI nombre es Sebastián Deus, nací en Argentina hace 35 años. Mi Abuelo Modesto nació en España, en Galicia, el pueblo de Mugardos. Debió exiliarse en Francia durante la guerra civil, el destino de cientos de miles de compatriotas, Allí en Francia nació mi padre, luego soportaron el nazismo y la posguerra. En el 55 emigraron a Argentina, aquí armaron su vida y luego nací yo, en el 72. ¡5 días después murió mi padre, unos meses después mi tío paterno y años mas tarde mi abuelo, por lo que no conocí a nadie de mi familia paterna.

Vivi toda la infancia preguntando por ellos, queriendo saber. Mas tarde estudie en la universidad, y me interese por el tema de la guerra civil. Hoy soy documentalista estoy trabajando sobre comunidades mapuches y empece una película sobre mi regreso a la tierra de mi abuelo, de donde fue expulsado por sus propios compatriotas. Mientras trabajaba en la investigación empece a tomar contacto con las historias y los hechos de la guerra civil. Depronto empece a llorar como si los hubiera vivido. Empece a sentir la necesidad de volver a España, de pisar su tierra, de caminar por el sendero que recorrió mi abuelo. A pesar que el por los dolores sufrido había jurado con no volver a pisar Europa, a pesar de no haberlo conocido ni a su tierra. Toda mi vida me sentí un extranjero en Argentina siempre me sentí un exiliado. Cuando mi hermano viajo a Europa y trajo datos de mi abuelo, una foto de su casa natal aun en pie en Mugardos, la partida de nacimiento de mi padre en Francia, las fotos de su tierra comprendí que tenia que ir allí, conocer ese lugar. Volver. como un mandato, una necesidad. Como si el espíritu de mi abuelo me llamara, me exigiera el volver. Volver porque el no pudo, porque lo expulsaron, porque perdió todo, incluso a sus 12 hermanos, su familia. nunca los volvió a ver.

Vino con su mujer y sus dos hijos a una tierra inhóspita y lejana. Paso de vivir en la mejor casa de su pueblo, a las casillas de chapa de la vera del río. paso hambre frío, lluvia. Aun hoy me conmociono frente a cualquier película o libro de la guerra civil o de la 2da guerra. es inexplicable el sentir por mis venas las secuelas que el hambre y el frío dejaron en mis genes.

Al volver de España mi hermano me trajo una remera de Galicia que hablaba de la morriña que sienten los galegos por su tierra. No había palabra mas exacta para expresar lo que yo siento.

Hace unos años que estoy planeando el regreso, intente sacar la nacionalidad española con la nueva ley pero no hay caso. Como mi padre nació en Francia se pierde la linea y no puedo pedirla y en Francia me dicen que como mi abuelo era español tampoco me corresponde la francesa. Como quiero ir a filmar un documental no puedo ir como turista, y con la nueva directiva de retorno se complica mas ir y quedarse ilegalmente.

Por momentos siento que quienes viven hoy en España olvidan que la guerra civil dejo mas de 1.000.000 de desplazados, y la segunda guerra cientos de miles de exiliados por el hambre. Muchos vinieron a Latinoamérica que los cobijo como una madre. Aquí se desarrollaron con la convicción de volver alguna vez a su Tierra natal. Eso nunca sucedió, pero el saqueo y el despojo si. Los vencedores de la guerra civil juntos con los que se rindieron firmaron pactos e hicieron acuerdos, negociaron. Al 1.000.000 de desplazados, quienes perdieron todo bien material y familiares, nadie les pregunto. A mi abuelo nadie le devolvió su casa, aun en pie. Nadie le devolvió la nacionalidad a mi padre que cruzo los Pirineos el la panza de mi abuela, en pleno invierno, como miles de familias españolas. Hasta cuando ultrajaran la memoria de mi abuelo hablando de reconciliación. Hasta cuando se hablara de reparación sin reparar nada y se dictaran leyes restrictivas que no devuelven dignidad a las familias de los expulsados.
Desde Argentina, el único país en el mundo que se atrevió a juzgar las atrocidades cometidas por el fascismo de derecha, a sus generales en vida, revolviendo las fosas comunes, hurgando en el pasado. Veo con pena una España que recién hoy empieza a destapar las ollas, y el olor a podrido apesta. Ya no hay tiempo, los exiliados siguen muriendo, los asesinos también envejecen sin ser juzgados. Las estatuas y los símbolos de la barbarie siguen allí, los hijos y nietos de los expulsados somos adultos y reclamamos justicia por nuestros muertos, por nuestros vivos.
Voy para allí, quien sabe, tal vez…. a recuperar lo que es mío…. la memoria de mi abuelo.

4 Responses to “La morriña se lleva en la sangre”

  1. pototo di:

    Sebastian:

    Nada más exacto a lo que siento lo volcado en tu relato.
    El sentirse extranjero en su tierra, el mandato al que te referís al querer pisar la tierra de tu viejo, de tu abuelo, es algo que no se puede describir con palabras.
    Estoy en la misma que vos, con un poquito más de suerte, ya que conocí a mi viejo hasta los 6 años, luego falleció.
    Desde entonces, el sentirme gallego, es un impulso que no puedo comprender, todo lo referente a Galicia, hizo que, ya pasados 36 años desde que lo perdí, me interiorice y de alguna manera me mantuvo cerca de él.
    Por esas cosas de la vida, hoy a mis 42 años, aún no pude viajar. Vivir en Argentina hace difícil las cosas, estoy en eso, seguramente el año próximo podré dar -por fin- ese abrazo que mi padre no pudo volver a darle a sus hermanos que quedaron allá. Es mi mandato. Estoy firmemene en eso.
    Publiqué en fillos una carta “El valor de una amistad” -está en favoritos- leela y podrás ver que el transcurso del tiempo no agota la morriña ni los mandatos.
    Como vos decís, eso se lleva en la sangre, y la vida es una rueda muy grande.
    Esa carta a la que me refiero, me trajo muchas satisfacciones, incluso me vinculó -sin buscarlo- con gente de la TV de Galicia que vinieron a mi casa a hacer un reportaje que salió en Mayo último.
    Bueno, sólo quería decirte lo cerca que me siento de lo que te pasa, agradecerte por mantener viva tu galleguidad y a no bajar los brazos, vas a poder hacer el documental que querés. Vas a cumplir con tu mandato. Tu abuelo, de alguna manera, sin rencores, va a volver a pisar el suelo de su tierra.
    Un abrazo

    Ricardo
    rfernandez@grupolaserdisc.com

  2. rdservia di:

    Sebastian estimado amigo, Ricardo, ante todo les envio un afectuoso saludo comparto lo que escribieron y les cuento que compartimos la misma nacionalidad, soy Argentino, 49 años hijo y nieto de GALLEGOS…

    Sebastian seguramente podras realizar ese documental y podras pisar a terra nai, de eso estoy seguro porque como lo escribistes llevas la morriña en la sangre eso es mas que suficiente para lograr lo que te propongas…
    Ricardo jamas pierdas la esperanza, eso que relatas me paso y un dia logre lo que tanto nos cuesta, abrazar parte del alma que esta ahí en Galicia…

    Sebastian como sabras no todos los que quieren regresar a Galicia, a España tienen y sienten eso que compartimos nosotros, la morriña, la nostalgia, no pedirle a Galicia, a Galicia agradecerle esos abuelos y padres que nos dio…

    Tuve la suerte en el 2001 de pisar Galicia, recorrer y llorar hasta donde no se imaginan… mi abuelo se vino de Galicia a Argentina, mas tarde se vino mi abuela y a los 17 años se vino mi papa ellos nunca regresaron, fallecieron, mi padre fallecio cuando yo tenia 17 años.
    Mis abuelos alla dejaron a dos hijos, mi tia Aurora y mi tio Manuel el dia que regrese sin avisarles me pare en la puerta de la casa de la tia y ese pedazo de camino hacia los brazos de ella los camine lentos pero en el aire, entienden lo que les escribo, era como que mi papa regresaba y en ese abrazo jamas podre explicarles que senti, no se puede explicar…no se puede escribir.
    Camine tal vez por ese camino que muchas veces camino mi papa, pase por al lado del Horreo de la casa, senti, agradeci, llore, toque y levante piedras del camino, los olores, los colores, en silencio con el alma llena de satisfacion de haber logrado lo que tanto queria y deseaba, estar al lado de algo que tira, algo de lo que muy pocos entienden, el amor a Galicia, a terra nai.

    Y como bien dice Ricardo en una parte del parrafo sin rencores lograras realizar el documental y seguramente lograras pisar la tierra de los abuelos, espero que ese dia nos escribas desde Galicia.

    Saludos y un abrazo, compartiendo morriñia, nostalgias y recuerdos de los ya no estan pero nos siguen haciendo vibrar…
    Rubén…


    Rubén D. Servia
    Asoc.Cultural Fillos de Galicia
    http://www.galeguidade.net
    galeguidade@fillos.org
    San Fernando – Pcia.Bs.As. – Rep.Argentina
    Noia – Concello de Lousame – Parroquia de Fruime
    Aldea de Aldaris – A Coruña – Galicia

  3. pototo di:

    Sebastian, Rubén:

    Saco varios factores en común entre nosotros
    Somos descendientes de Gallegos
    Sentimos la morriña de una manera similar
    Somos todos argentinos
    Estamos cerca
    y me dije…

    y si nos encontramos?

    Dejo el guante

    celular 155-175-7433
    mail ricanfer@hotmail.com
    Otro dato: Soy socio del centro galicia – todos los finde estoy ahí-
    El lugar es lo de menos

    Abrazo

    Ricardo

  4. ,aria di:

    Los Deus son muy conocidos en Mugardos, uno de ellos llamado Evaristo se dedica a la política, tal vez pueda ayudarte con tu filmación.