El médico judío orensano de los Reyes Católicos

Trabajo de investigación de Antonio Valcárcel sobre Juan de Guadalupe, personaje histórico originario de Castrocaldelas.

I EL MÉDICO DE ORIGEN JUDÍO JUAN DE GUADALUPE, NATURAL DE LA ALJAMA DE CASTRO DE CALDELA (OURENSE), MÉDICO DE LOS REYES CATÓLICOS

Desde Hipócrates de Cos (460 a.c.), y su código deontológico que sentenciaba con una de sus reglas: “No realizarás la operación de la piedra y la dejarás en manos expertas.” Con el antiguo Egipto nos llegan noticias de la litiasis de oxalato cálcico y estrumita, a tenor de los cálculos renales (piedras) hallados en el interior de las osamentas de las momias. Indicándonos de que ésta enfermedad a amenazado y enfermado a la humanidad desde tiempos arcaicos. Y quizás incluso antes, los tratamientos sometidos a reacciones químicas por medio de plantas medicinales, y otros procedimientos como el carbono procedentes de las cenizas de algunos animales que eran utilizadas por los físicos españoles: Juan de Guadalupe, Julián Gutiérrez, Gabriel Álvarez Abarca, etc. Quizás producían cambios en el PH de la orina y por tanto actuaban de disolventes de los alcalinos térreos, eliminando por ende los cálculos renales responsables del mal de Yjada (Litiasis Vesical), era cosa común en la época. Pero el primer Litotomiota conocido, Amonios de Alejandría año 247 a.c. utilizaba remedios análogos. Y en el siglo X un médico árabe llamado Avulcasis realizó la primera litotricia endoscópica “ciega” mediante la introducción en la vejiga de un aparato llamado “mashaba rebilia” que fragmentaba la litiasis en su interior. En sus textos encontramos las descripciones completas del instrumental necesario para realizar esta intervención así como la talla vesical. Este autor fue el primero en documentar la talla vesical en mujeres (cosa excepcional en el contexto de la sociedad árabe medieval)

Sea por tanto una de las patologías más antiguas que se conocen. Los galenos antiguos hasta llegar a los modernos métodos que aporta la Urología actual ha llovido a raudales y aunque los avances constatados desde los aciagos tiempos, su metodología por erradicar el mal a tenor de la avances científicos. Quizás no hallan diferido tanto, a la sola excepción de los últimos adelantos como son la Litotricia extracorpórea por ondas de choque, que aportan técnicas acordes al desarrollo y avance actual de la ciencia, no han sido tantas las opciones terapéuticas.
Pero, no pretendo realizar un articulo o ensayo acerca de la Urología de la cual se me escapan muchos y grandes aspecto, por se un profano en la materia. No en balde, y por haber sido galardonado con la Medalla de Bronce en el Salón Internacional de Inventores de Ginebra: Sector Médico, sin ser licenciado en medicina. Y por tener parte de culpa de este artículo el Dr. David Simón Lorda, Médico Psiquiatra (Director Provincial del SERGAS), con el cual tuve el honor de conocer a través de la “red de redes” (Internet), y aportarle algunos datos referentes a los médicos judío/conversos de la provincia de Orense. Que sin duda, este artículo le aportará algunos datos para su próxima obra.
Sólo soy una mente inquieta que busca la verdad, a la que le gusta la investigación de ciertas ciencias. Y por tal aportación dentro de la Urología y concretamente de la Andrológica, por lo que a mí respecta en cuanto a la invención de un dispositivo que actúa sobre el sistema corporovenoso oclusivo del pene y que no viene al caso reseñar, al menos por el momento. Ya que la atención del artículo la debo de centrar y con objeto de ampliar datos históricos en torno a la figura del Dr. Juan Guadalupe siglo XV, quizás uno de los sabios más importantes que Galicia haya dado al mundo de la ciencia médica y que hasta ahora se desconocían de la dimensión de gran científico y autor de una magnífica obra, que rellena una laguna importante en su biografía. Por tanto, entre yo y él Dr. Guadalupe nos une la nación gallega y el enredo por mi parte de investigar en cosas análogas.

El Fray José-Santiago Crespo del Pozo, O. de M. Realiza un estudio genealógico amplio de los famosos galenos orensanos cuyo padres y hermanos: GUADALUPE y que aún quedan datos somnolientos en los archivos por descubrir. El erudito padre Crespo del Pozo hace un breve reseña en cuanto a la figura del progenitor de esta ilustre saga de médicos Orensanos de Castro de Caldelas: Juan de Guadalupe y que ahora en este breve trabajo de investigación aporto datos de gran interés encendiendo algunas luces que hasta el momento han permanecido apagadas. Debido a la ingente cantidad documental en general, y escasa en particular, entorno a los Guadalupe, entre otras cosas; la dificultad de seguimiento de la investigación de algunos de estos miembros de tan ilustre familia. Debidos a los cambios de identidad que realizaban por diversas causas, entre ellas la persecución. He intentado concatenar algunos datos en el árbol genealógico, aspectos que hasta la fecha, han permanecido en el sueño de Morfeo, por tanto será una ampliación breve, pero importante, que amplia el estudio genealógico hasta ahora realizado por unos y otros investigadores.

Juan de Guadalupe obtuvo el Título Nombramiento de Alcalde Examinador Mayor de Físicos de todos los físicos, cirujanos, boticarios, especieros, herbolarios y de los enfermos de lepra de San Lázaro del Reino de Castilla y León el día 22-12-1474 (ES.47161.AGS/31.1.1.667//RGS,1454/1475-1,19)
Sabemos a tenor de la documentación encontrada en el Archivo General de Simancas con el Código de Referencia: RGS,149004,103 un Título para que el adelantado Pareja, y sus hijos, paguen a maestre Juan de Guadalupe, físico de SS.AA. Y a la mujer e hijos de Gonzalo Sánchez de Guadalupe, su hermano, cierta cuantía que debe por un contrato.
Se abre y derivado de este documento, que el apellido de Guadalupe iba antepuesto del apellido Sánchez.
Juan de Guadalupe estuvo casado con Inés González, a la luz de otro documento de fecha del 15-05-1498, hallado en el Archivo General de Simancas. Que se trata de una reclamación derivada de fe testamental (herencia de Juan de Guadalupe), ante el corregidor y escribano de Segovia. Que les toca por herencia entre sus dos hijos y cinco hijas que hubo de su matrimonio a petición del Dr. Julián Gutiérrez de Toledo físico de SS.AA, alcalde mayor y examinador de los físicos y cirujanos del reino. Al parecer la reclamación corresponde a los derechos de autor de la obra atribuida injustamente al Dr. Julián Gutiérrez de Toledo. Que al parecer deriva de una reclamación que efectúa la viuda de Dr. Guadalupe y que le reclama los derechos de la obra titulada: “CURA DE LA PIEDRA E DOLOR DE E YJADA E COLICO RENAL.”
Debemos de entender que estamos ante un pleito por apropiación indebida por los derechos de autor que corresponden en parte o total a su autor: Dr. JUAN DE GUADALUPE, y quizás las demás obras o tratados de medicina que son atribuidas al Dr. Julián Gutiérrez de Toledo sean del mismo autor orensano, es decir del Dr. Guadalupe. Y lo único que hizo el Dr. Gutiérrez de Toledo fue encontrar en la Corte los tratados que la viuda reclama como parte de la herencia de Juan de Guadalupe. El Dr. Gutiérrez de Toledo como dato anecdótico concluyo toda la obra que se le atribuye durante los dos a cinco años después de la muerte de él Dr. Guadalupe.

Hoy en día los colegios de médicos de urología atribuyen erróneamente a un autor que en el mejor de los casos la única relación con Guadalupe sea que ocupó la plaza de titular como de físico de SS.AA algunos años después de la muerte del Dr. Juan de Guadalupe. Y que el Dr. Gutiérrez, simplemente la relación era debida a que fue examinado o alumno del el Alcalde Mayor de los Físicos del Reino de Castilla y León Dr. Guadalupe. Y aquellos libros polvorientos que ocupaban los estantes de la biblioteca de la Corte fueron robados y al ser descubierto a tenor de las pruebas documentales fueron objeto de reclamación de la viuda del autor.
.
¿Quién era el Dr. Julián Gutiérrez de Toledo?

Nació en Toledo en la segunda mitad del siglo XV. Estudió y se graduó en Medicina en la Universidad menor de la misma ciudad, donde alcanzó gran prestigio como médico. Fue Alcalde examinador de la Corona para la inspección de las farmacias y conceder el ejercicio a los médicos. Más tarde, miembro del Protomedicato. Por su valía fue nombrado médico de cámara de los Reyes Católicos, acompañándolos en sus viajes y asistiendo en sus últimas horas a la reina Isabel. Debió fallecer hacia 1520.

Escribió tres libros: De potu lapidis preservatione. Toledo 1494; De computatione dierum criticorum, Toledo, 1495 y Cura de la piedra y dolor de la Yjada o/y cólica renal, Toledo, 1498, obra esta última de la que ya ha cumplido el 5° centenario de su publicación y es la primera monografía urológica escrita en lengua vernácula en la historia de la Medicina. Por su valor científico y su carácter recopilatorio y novedoso, le han hecho acreedor a ser considerado uno de los diez mejores textos de la Medicina europea por el Historical Committee of the European Association of Urology.

Julián Gutiérrez, aun llegado el año de 1498 estaba sin publicar el tratado “Cura de la piedra y dolor del Yjada y/o cólico renal.” Esta obra se divide en 5 tomos que tratan desde la prevención de las litiasis hasta el tratamiento de las mismas. Describe las causas de la litiasis en base a la teoría de los humores así como las trece causas de mal y veinticinco de buen pronóstico del mal de la piedra. En cuanto a la prevención, documentó 16 preceptos dietéticos básicos, así como evitar los accidentes del alma (furor, tristeza, exceso de trabajo, exceso de sexo. También hace referencia al tratamiento del dolor de cólico utilizando hierbas como el opio o el beleño, o tratamientos para disolver las piedras (cenizas de escorpión o de liebre degollada, vísceras de cabrón picado etc.).

Como se vera toda la obra del Dr. Julián Gutierrez de Toledo fue publicada de forma rápida un año o dos después de la muerte de Dr. Juan de Guadalupe que debió de fallecer en el año 1493 ó 1494, y en el año 1494 le sustituye en la plaza de Titular Merced del Oficio de Alcalde Examinador Mayor de los Físicos, Cirujanos, Boticarios, Ensalmadores, Herbolarios y Especieros, y de los enfermos de lepra de San Lázaro por el Dr. Gabriel Álvarez Abarca, físico, catedrático de prima en el estudio de Salamanca, en lugar del Dr. Juan de Guadalupe, físico de SS.AA. Y la reclamación de la viuda se efectúa como he dicho en Segovia en el año de 1498.

Existen pruebas suficientes como para esclarecer que estamos ante otra apropiación indebida de un científico que se atribuye como propio algo que no le corresponde. Por tanto vuelvo a exhortar a las autoridades gallegas a que defiendan la figura y dignidad del Dr. Juan De Guadalupe como autor de las obras médico científicas que se le atribuyen erróneamente al Dr. Julián Gutiérrez de Toledo. Siendo su autor el orensano Dr. Juan de Guadalupe padre a su vez de los otros dos protomédicos: Dr. Antonio López de Guadalupe y el también Dr. Paulo de Santa Cruz que también adopto el nombre de Alonso de Miranda que obtuvo la dignidad de Capellán Real.

Del estudio del Fraile José Santiago del Pozo se observan algunos cambios por ejemplo:
Consta como esposa del Dr. Juan de Guadalupe Doña María de Almeida y es de indicar que se trata de la misma Doña Inés González pues en su testamento no hace mención a segundas nupcias. En la familias judío/conversas los cambios de nombres solían ser muy frecuentes, con objeto de eludir la acción del Santo Oficio de la Inquisición. La familia Guadalupe es posible que tuviesen algunos problemas con el Santo Oficio, hasta que consiguieron los privilegios y dignidades que les otorgaron por los méritos alcanzados y reconocidos por Carlos V que los hizo nobles con carta de Privilegio de Ejecutoria y Nobleza.

Fray José Crepo del Pozo en sus notas genealógicas de esta familia dice:

Guadalupe: Notabilísima familia Orensana, de la que procedieron famosos médicos de los Reyes Católicos, del Emperador D. Carlos V y del pontífice Adriano. Pasados del judaísmo a la fe Católica, recibieron numerosos honores y dignidades del Emperador en el mismo día de su coronación como tal en la ciudad de Bolonia, elevándolo al rango de nobles y dándoles blasón heráldico, así a ellos como a sus descendientes, como tendremos ocasión de ver. Procedentes de la Villa de Castro Caldelas, pasaron a Cúrense, donde fueron dueños de la casa nº 1 del Instituto (hoy de Lamas Carvajal), en la cual parece haber morado el célebre Díaz Cadórniga. Tuvieron casa también en Regueirofozado, antes de llegar a Rairo (en las inmediaciones de Ourense), que luego pasó a los marqueses de Leis, por lo que en el Archivo de estos se conservan tantos papeles de los de dicho linaje de los Guadalupe, con buena parte de los cuales se ha podido reconstruir la genealogía de esta tan notable como desconocida familia gallega. Tuvieron enterramiento en la Iglesia conventual de San Francisco, de Ourense, aunque otros se hicieron enterrar en la de Santo Domingo, como veremos.
Por un escudo de alianza, cuyo dibujo se conserva en el Archivo Histórico Provincial de Ourense, se advierte con toda claridad que los GAUADALUPE emparentaron con los Novoa, Cadórniga y los Puga, de tanto arraigo y abolengo en la ciudad y Provincia de Ourense. La de San Francisco era la de la Veracruz.

*Fuentes consultadas: Archivo General de Simancas, Historia de Galicia tomo XXI, Historia de la Urología Fundación Puigver.

Antonio Valcárcel Domínguez

Comments are closed.