Los judíos de Monforte de Lemos y Orense

Se dice y de ello me hago eco que fueron grupos de judíos de Monforte de Lemos a repoblar la villa de Ares, cercana a Betanzos, cuya iglesia parroquial de Santa Eulalia conserva arco de herradura, restos del edificio de la antigua sinagoga.

La expulsión de los hebreos de Galicia ocasionó un decrecimiento general y notorio del comercio. La Inquisición actuó duramente en Ourense, dejando el peor recuerdo el inquisidor Gamarra, y su amigo y delator inquisitorial, Pedro Pérez, Y como dice un verso cantado popularmente: ” Pedro Pérez ó maís bandullo van os dous hasta á cabo do mundo”
Pero Galicia, la tierra húmeda y verde donde los ganados apacientan relajado con el único ruido de los cencerros, esta tierra puede dar las mejores y las peores notas de la história, como persecuciones inquisitoriales…, hasta masivas emigraciones. Sin embargo, Galicia da a luz los mejores hombres y más destacados de las letras y las ciencias, que suelen quedar olvidados por un tupido velo que preexiste con la soledad de un Pueblo condenado al éxodo; al igual que el Pueblo Hebreo con el cual tiene lazos históricos y de sangre imborrables, pese a las amputaciones documentales y vestigios rotos a mazazos por quienes quieren borrar toda identidad e imponer su régimen. Sólo en Ribadavia en el siglo XIV más de la mitad de sus moradores eran hebreos más de 1.500 israelitas que habitaban el barrio cercano al Miño. Cuando los ingleses del general Lancaster atacaron Ribadavia en 1386, los moradores, sin guarnición militar, se defendieron bravamente, con ayuda de los judíos, que resistieron en la muralla de la Puerta Nueva y el Arrabal. Al cronista Froissart hubo de sorprenderle la encarnizada resistencia de los moradores y los judíos, quienes perdieron oro y plata en grandes cantidades al entrar a saco los ingleses. estos arrasaron la aljama, pero no quemaron la villa entera por creerla útil como plaza fuerte.
La familia Guadalupe alcanzaron elevadas dignidades, y tras convertirse al cristianismo quedaron en Galicia diluyéndose su sangre hebrea con la galega y por se tan meritorios algunos de sus miembros, de los cuales hasta en el siglo XVIII según algunos datos que poseo aún conservaban el apellido Guadalupes investidos con el hábito de San Bernardo en el Monasterio de Montederramo, como lo fue el ilustre archivero fray Guadalupe.
En la genealogía de esta familia ha encontrado el erudito José Santiago Crespo del Pozo, fraile O.M. datos de gran interés:
“Notabilisima familia orensana de la que procedieron famosos médicos de los Reyes Católicos, del Emperador D. Carlos V y del pontífice Adriano. Pasados del judaísmo a la fe católica.
– Juan de Guadalupe, protomédico de sus Altezas los Reyes Católicos, se había unido en matriminio con doña María de Almeida: t.p.h.a
1. D. Antonio López de Guadalupe, q.s.l.l
2. D. Paulo de Santa Cruz

D. Antonio López de Guadalupe fue doctor, cirujano mayor del Emperador D. Carlos V y su esposa Doña Isabel, asi como del pontífice Adriano. Nació en Castro Caldelas hacia el 1500,-estudió primero en la ciudad de Orense pasando luego a la Universidad de Salamanca para graduarse como doctor en medicina. Antonio conservó su mismo nombre en tanto que su hermano, siguiendo el ejemplo y la costumbre de muchos conversos, tomó el de Pablo de Santa cruz.
El señor Ferro Couselo dice que el Dr. Guadalupe no tuvo al parecer hijos, pero no le faltaron sobrinos. Sentimos disentir -dice el padre Crespo-, pero sabemos los nombres los nombres del célebre médico:
1- D. Pedro López de Guadalupe, q.s.l.l.
2- D. Antonio de Novoa, vecino de Sevilla y natural de Orense, pues éste pidió la certificación de armas de los Guadalupe, por ser hijo del licencoado Antonio López de Guadalupe y porque le pertenecían las Armas contenidadas en el privilegio. Fue entoncs cuando Diego de Urbina, bajo el reinado de Delipe II extendió su certificación en Madrid, a 11-XI-1592″.
De esta distinguida genealogía existen lazos de concatenación familiar hasta nuestro días, que en otra ocasión aportaré mas datos a tenor del interés mostrado por los lectores y redactores de esta gran comunidad virtual: Filos de Galicia.

Nota: Puedo disponer de los padrones del servicio real de Monforte de Lemos del año 1.556, donde los hijos de aquellos conversos en aquella épocas vivian en aparente paz, dentro de la sociedad monfortina.

Antonio Valcarcel Domínguez de Mazaira,
Investigador Genealogista.

Comments are closed.