Galicia en el Festival Internacional del Cine de Mar del Plata

Es uno de los once festivales internacionales competitivos no especializados acreditados por la Fédération Internacional des Associations des Producteurs de Films (FIAPF) y el único en ese nivel en todo el continente americano.

20° FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE -MAR DEL PLATA, ARGENTINA (10 al 20 de marzo de 2005)

Más de trescientos films participantes “ilustraron la validez de mantener políticas activas de promoción en las industrias de la cultura”; en palabras de Jorge Coscia, presidente del Instituto Nacional de Cine y Artes Visuales, quien consideró a la ciudad de Mar del Plata, “el ámbito de la integración” donde cada país “pueda promover su producción cultural como derecho inalienable de su propio sentido de existencia”. Además destacó la importancia de los subsidios al cine nacional, ya que “nos integran sin riesgo económico para las partes” y describió al evento como un “espacio propicio a la diversidad cultural”.

Dieciocho salas de exhibición, diecisiete films en concurso, largometrajes y cortos de distintas procedencias, géneros y temáticas ( la mirada femenina, terror, ciencia-ficción, restrospectivas,documentales, cortometrajes, entre otros) lograron reunir nuevos exponentes y directores consagrados, como Emir Kusturica, Oliver Stone, Thomas Vinterberg e István Szabó.

Miguel Pereyra, presidente del Festival, manifestó que el objetivo fue “mostrar lo que este subcontinente puede crear, a pesar de sus escasos recursos y no pocas dificultades económicas” y estimó que en esta edición se ha profundizado la verdadera identidad del festival “enraizada en la América Latina”, coincidente con la creación del Mercado del Film del Mercosur , a partir de aportes del sector público y el privado.

“RAÍCES”, ESPAÑA EN EL FESTIVAL.

El programa “Raíces” del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, se puso en marcha dos años atrás, como parte de “El Mapa del Cine Español” , con la intención de ofrecer una muestra que integrara películas de cada una de las regiones. Esto se concretó tras establecer convenios con aquellas autonomías del territorio peninsular, con capacidad de producción fílmica propia.

En esta 20° edición del Festival, los protagonistas excluyentes fueron Cataluña y Galicia, quienes, en el mes de enero, constituyeron junto con la Argentina, un fondo para incentivar el acercamiento y la integración de las tres industrias del cine.

LA PRESENCIA DE GALICIA.

“El año de la garrapata” (dirigida por Jorge Coira Nieto, su primer largometraje), “La promesa” (dirigida por Héctor Carré y protagonizada por Carmen Maura) y “Camino de Santiago. El origen” ( de Jorge Algora).

“CAMINO DE SANTIAGO. EL ORIGEN” (2004)
64´, VDAD x 35mm, Color

Director: Jorge Algora
Producción: Adivina ProduccionesSL – Televisión de Galicia SA – Telecable Compostela SAU (La Coruña)
Guión: Jorge Algora, X. Antón Moure, Fran Martínez
Elenco: Fernando Sánchez Dragó, Vicente Méndez, Jesus Salgado

“Desde el origen, nuestra galaxia, la Vía Láctea, marca una dirección sobre la tierra hacia el fin del mundo. Gente de todos los tiempos ha recorrido ese camino señalado por las estrellas, en una apasionante búsqueda del sentido de la vida.”

Siglo XIII, Francia. Al joven Mathieu lo despiden, su madre viuda y tres ancianos de negro. Parte solo y liviano: lleva consigo el bordón, propio del peregrino, una cruz de madera al cuello – herencia de su padre – y un rústico cuaderno. A lo largo del viaje, repasará con la punta de sus dedos, los símbolos ancestrales allí ilustrados. Las mismas marcas que encontrará en el camino, inscriptas en construcciones megalíticas y en los bloques de los muros de los templos.

De pronto, la figura de un narrador irrumpe para dar paso al relato documental y, a partir de ese momento, la película se desarrollará en dos planos que irán alternándose; la historia del joven peregrino y el comentario o explicación del fenómeno: claro y mesurado, describe el peregrinar como viaje iniciático, explica el origen del camino y sus símbolos, narra la historia de los templarios y la búsqueda del Santo Grial.

El espectador se deja llevar por las bellísimas imágenes de los paisajes y de las edificaciones religiosas, como las del impactante octógono de Nuestra Señora de Eunate. Mathieu avanza en su periplo, a medida que avanzan las fichas en los casilleros del Camino de la Oca, que juegan peregrinos y caballeros, mientras beben en las posadas del camino

Y aparecen los prototipos: el maestro constructor que sienta las bases para la construcción de un templo, el aprendiz que recibe la aprobación del maestro junto con la piedra grabada, los caballeros templarios a quienes se les ha encargado la entrega de un manuscrito, los bandoleros que atacan y despojan a Mathieu de sus escasos bienes, los religiosos que lo auxilian y curan, el perseverante caballero en busca del Grial, el amable tabernero…

Patas de oca, laberintos, espirales, cruces…los símbolos se repiten luminosos en la mente del protagonista y en la pantalla. Mathieu arriba finalmente a destino…al final de la tierra que avanza hacia el mar, justo cuando el sol se pone. Como antaño, todos nos abstraemos en la contemplación de los últimos rayos. Finibus Terra. Finisterre. Fin.

Comments are closed.