Archive for the ‘Planeta Galego’ Category

Migracións e medios de comunicación: aumentar o contacto, mellorar as prácticas

Martes, Novembro 9th, 2010

A facultade de Ciencias da Comunicación da Universidade de Santiago de Compostela acolle esta semana o VI Foro Cidadanía e Medios de Comunicación, centrado nesta ocasión nas migracións. Entre os obxectivos do congreso está analizar as mensaxes que crean os medios sobre a migración co propósito de xerar boas prácticas entre os profesionais da comunicación. Tamén se busca coñecer a dinámica dos medios dos que dispoñen os migrantes como comunidades de diáspora co ánimo de recoñecer e valorar a súa cultura e as iniciativas de participación nos medios. Finalmente, traendo estas reflexións e debate ao ámbito galego, quérese pór de relevo o coñecemento da experiencia migratoria galega como elemento de encontro e proposta de valor á hora de comunicar políticas de recursos e dereitos ou elaborar información.

Entre os traballos máis destacados que se presentarán destaca, por exemplo, a achega do investigador brasileiro Denis P. Reno, que falará sobre As redes sociais como aliadas de grupos migratorios, ou a da francesa Isabelle Rigoni, cun relatorio titulado Migración, comunicación, mundialización e diversidade cultural.

Haberá tamén mesas redondas, como a que reunirá a Marga Tojo (Galicia Hoxe), Sonia Torre (La Región Internacional), Mónica Alzate (USC) e Carlos Punzón (La Voz de Galicia) para debater o tratamento das migracións na prensa. Ou o que tratará a emigración galega na radio, coordinado por Mónica Rebolo. Para rematar, o venres 12 pola tarde, desenvolverase un obradoiro sobre Usos das redes e outros medios de comunicación por colectivos migrantes coordinado por Maria Fidalgo da Plataforma polo Emprego.

Os ‘fillos’ irlandeses organízanse na rede

Venres, Novembro 5th, 2010

A diáspora irlandesa é unha das máis numerosas en todo o mundo (calcúlase que ao redor de oitenta millóns de persoas son descendentes de irlandeses), tamén é das que manteñen con máis intensidade e orgullo un sentido de identidade propia. Irlandeses, coma os galegos, hainos en case todos os países, pero é evidente que foron os Estados Unidos, Canadá e Australia os seus destinos maioritarios. Hai varias iniciativas que, ao xeito de Fillos.org, procuran establecer contacto a través das novas tecnoloxías entre os irlandeses, fillos e netos de irlandeses, repartidos por todo o planeta e fomentar as súas ligazóns coa súa terra de orixe. Cómpre ter en conta que na actualidade, despois de anos de milagre económico a mala situación da economía irlandesa está provocando que de novo milleiros de persoas emigren da illa a outros países.

Xa Manuel Casal no seu traballo O papel de Internet na conservación da cultura e identidade galegas entre os descendentes de emigrantes referiu os distintos instrumentos que dende os primeiros tempos de popularización de internet empregou a comunidade irlandesa en todo o mundo para comunicarse, coma o IrishChat, a Virtual Irish Community ou IrishRoots. Se cadra o mellor exemplo de espazo de encontro e intercambio é o portal Irishabroad, con case 250 mil usuarios en todo o mundo. A iniciativa púxose en marcha en 1998 por parte da comunidade irlandesa en San Francisco e é precisamente nos Estados Unidos onde reúne á meirande parte dos seus integrantes.

Pero a diáspora irlandesa continúa a organizarse na rede: RendezVous353 creouse en febreiro deste ano e xa conta con máis de dez mil membros rexistrados (crecendo a un ritmo altísimo, no último mes duplicou o número de usuarios). Recentemente incorporou un novo espazo que ten como obxectivo conectar a empresarios de orixe irlandesa en todo o mundo, procurando apoiar a recuperación da economía do país. A páxina foi creada por M. McLaughlan e Richard O’Donnell co apoio doutras persoas da zona de Limerick. Ten unha estrutura semellante a Facebook e a outras redes sociais, e a través del os membros comparten novas, preguntas, fotos ou vídeos con persoas que se cadra viven no outro lado do océano. É por iso que xa é coñecida como o facebook irlandés, aínda que a páxina inclúe moitos outros elementos distintos ao da pura rede social, como blogs, foros e espazos de noticias. A páxina recibiu xa o apoio de coñecidos persoeiros (moitos músicos, por exemplo) de Irlanda e tamén líderes locais de orixe irlandesa (políticos, empresarios, artistas) en distintos países.

Outra páxina de recente creación é irishgathering.ie, un espazo creado para “celebrar a singularidade da cultura irlandesa e da súa herdanza” e para “promocionar a Irlanda en todo o mundo como unha nación de creatividade, dinamismo empresarial, habilidade literaria, xenio deportivo e lenda musical”. Na súa declaración de intencións, a páxina anima a os fillos de irlandeses en todo o mundo a se converter en “individuos extraordinarios”, animando a os seus familiares e amigos de orixe irlandesa a “iniciar unha viaxe épica para conectarse globalmente ás súas raíces irlandesas”, restablecendo a súa ligazón con Irlanda e cos seus clans (apelidos) de orixe. O espazo facilita, polo tanto, a conexión entre os descendentes de Irlandeses que residen noutros países cos familiares que teñen na illa e inclúe apartados dedicados á xenealoxía e á heráldica. O obxectivo da páxina é chegar aos cen mil rexistrados en seis meses.

Os descendentes de irlandeses nos Estados Unidos nunca perderon o hábito e o interese por seguir a actualidade do que sucedía na illa. Así, era habitual que, reunidos dos pubs irlandeses en Nova York ou Boston, se lanzasen sobre os xornais, o Irish Independent ou o Sunday World ou mesmo algún semanario local, aínda que estes chegasen con máis de tres días de atraso. Tamén eran moi seguidos os semanarios que os propios emigrantes irlandeses editaban en América, coma o Irish Voice ou o Irish Echo, creado en 1928. É por isto que na actualidade os irlandeses en todo o mundo lean por milleiros as edicións irlandesas dos xornais irlandeses (o Independent, o Cork Examiner, ou o Ireland), que nalgúns casos contan con máis lectores de fóra de Irlanda que no propio país, ou que teñan como páxina de consulta frecuente a Irish Internet Encyclopedia.

A diáspora irlandesa comezou moi cedo a empregar Internet para comunicarse. En 1987 (!!!) comezou a distibuírse o The Irish Emigrant, un semanario de información dirixido en principio aos traballadores irlandeses da empresa Digital que vivían fóra da terra e que se difundía de xeito gratuíto por correo electrónico. Comezou con 15 lectores e en 1994 xa chegaba a 2600 subscricións, da que xa só unha pequena parte eran empregados da empresa. O semanario era lido mesmo por persoas que non tiñan contacto ningún coa Internet, pois era impreso e distribuído entre familiares e amigos. O seu creador, Liam Ferrie, comezou nese momento a traballar a tempo completo no xornal e comezou a cobrar unha pequena cota anual (40 dólares) aos subscritores, o que apenas fixo baixar o número de envíos. Tres anos despois, o semanario volveu facerse gratuíto e comezou a vivir da publicidade e sobre todo dos anuncios por palabras. Hoxendía o xornal conta con 18 mil subscritores en 120 países e emprega a seis xornalistas a tempo completo. Ademais, conta cunha edición impresa e de pago en Boston, de 72 páxinas, que vende ao redor de 15 mil copias cada semana. E é que o incremento dos lectores dos xornais dixitais en Internet non fixo descender a tirada dos diarios e semanarios editados pola diáspora irlandesa nos Estados Unidos. O Irish Echo, por exemplo, do que falaba antes, mantén unha difusión de 60 mil exemplares.

Desde hoxe non se permeten comentarios anónimos en PlanetaGalego

Luns, Xaneiro 22nd, 2007

Debido ao abuso que algúns usuarios están a facer do sistema de comentarios anónimos deste medio de comunicación, vémonos na obriga de restrinxir esta posibilidade aos redactores rexistrados. Se desexas enviar novas e comentarios a PlanetaGalego deberás poñerte en contacto coa redacción en pg ARROBA fillos PUNTO org.

O tono agresivo, insultante, a escritura contraria ás máis básicas normas da netiqueta, etc. que algúns visitantes anónimos levan tempo empregando levounos a tomar esta decisión. Lamentamos que isto supoña un recorte das posibilidades de expresión doutros lectores que saben comportarse, e invitámolos a que nos soliciten unha conta para publicar comentarios co seu nome. Non é preciso que sexa o seu nome real, pero precisamos que sexan identificados dalgunha forma e que a redacción coñeza de quen se trata aínda que non apareza e-mail nin nome real algún publicado nos seus comentarios, por precaución legal.

Da memoria esquecida, recuperada e perdida de novo

Sábado, Decembro 30th, 2006

Recentemente lin no Capítulo 0 unha historia feita de lembranzas sobre o campo de concentración franquista da Probra do Caramiñal que me deixou abraiado e, ó mesmo tempo, espertou en min memorias da miña nenez.

De pequeno, e como fan os nenos de tódolos pobos da Galiza, eu trisquei arriba e abaixo por “castelos” de madeira, por edificios en construcción (nunca esquecerei a casa da cultura) e por edificios abandoados.

Nesta última categoría entra o cárcere que, baixo o nome de “Prisión preventiva”, agachaba un mundo distinto ó de fóra. Chegábamos alí armados con lanternas e cunha especie de medo reverencial nos intestinos, ese que agarra as entrañas e non deixa de apretar ata que marchas. Abríamo-la porta desvencillada e entrábamos nun espacio escuro, cheo de escombros e que fedía a mexos e a podre. Cada ruido facíanos saltar o corazón. Camiñabamos con coidado en falando en voz baixa e iamos dándolle nomes e utilidades ós cuartos. Supoño (non o lembro) que de visita en visita os nomes e os usos cambiarían. Salvo nas celas e no patio. As celas eran oscuras, sen ventás e cunha porta estreita e alta. A mín metíame medo no corpo só o pensar en quedar atrapado nunha delas, pero sempre acababa por entrar. E sempre sentía o mesmo nó na gorxa e na boca do estómago o ve-los grafitis feitos polos presos nas paredes: non eran grandes cousas, raias marcando os días (supoño) na maioría dos casos e outras coma “Mañana me fusilan”. Estas últimas parecían feitas con seguridade, sen medo, coa certeza do inevitable.

O patio era outra cousa. Cheo de malas herbas, co ceo aberto e liberador despóis da opresión de dentro. Ata que vías o paredón, cheo das feridas das balas. Dentro da nosa viaxe imaxinaria, diciamos que alí era onde se executaban os delincuentes. Dicíamolo cáseque ledamente, coma se fose o máis normal, e esquecendo ou ignorando a parte política. Co tempo, xa hai moitos anos, tiven ocasión de ollar certos documentos franquistas que dicían que, na provincia de Lugo “só” houbo catro fusilados (dos executados nas cunetas non dicía nada). A mín pareceume unha cifra moi baixa tendo en conta a dureza das represións e que había varias partidas de “fuxidos” nos montes que rodean o meu pobo. Intrigado e estranado a partes iguais, comenteillo ó meu pai, moito máis coñecedor da nosa historia que eu e con moitos máis testimonios de primeira man. O que me dixo deixoume marcado para sempre: primeiro, porque aprendín a non crer en todo o que leo e a ser crítico; segundo, porque, segundo me dixo o meu pai (¿por que non debería acreditar en el?) moitas veces, demasiado a miúdo, chegaban ruido de disparos dende o patio do cárcere.

Agora, o cárcere está sendo restaurado como museo etnográfico ou algo similar. Entrei este vrao a ver unha exposición sobre instrumentos musicais de todo o mundo e aproveitei pra repeti-lo paseo que facía cos meus amigos aínda que desta fose ca miña muller. Espliqueille todo o que vos acabo de contar, salvo unha cousa. Ó baixares ó soto e chegar onde as celas (que xa non están) entráronme arrepíos. Igualmente busquei os grafitis dos presos, por se quedase algún, pero non os atopei. Saimos ó patio, todavía a monte, e busquei as marcas do paredón: nada. A memoria perdida. Foiseme o medo infantil que tiña no corpo e invadiume un, non sei se adulto, pero sí polo menos consciente, a perde-la nosa historia e a que volva a repetirse.

PlanetaGalego.info ofrece un novo espazo para contactar coa Galicia emigrante

Venres, Novembro 18th, 2005

Planeta Galego, a revista on-line da diáspora galega, ofrece un novo espazo para contactar cos galegos da emigración. Este espazo está dirixido as empresas e asociacións que desexen promocionar os seus produtos ou servizos, así como eventos e campañas sociais ante unha audiencia tan numerosa como son os galegos e galegas que se atopan fóra das nosas fronteiras.

O perfíl dos nosos visitantes, galegos e os seus descendentes desde calquera parte do mundo, é unha vantaxe importante para darse a coñecer non só a nivel local senón internacional, a cal se reflicte nas máis de 16.000 visitas que recibimos cada mes. A calidade dos nosos artigos relacionados coa historia, política e actualidade galega, así como con temas relacionados coa emigración, fan de Planeta Galego un punto de referencia para todos os galegos da diáspora.

Para anunciarse en PlanetaGalego.info e consultar os nosos prezos deben escribirnos por correo electrónico á Asociación Cultural Fillos de Galicia.

Renovando PlanetaGalego

Luns, Setembro 5th, 2005

Durante este mes de setembro imos realizar importantes melloras no web de PlanetaGalego. Entre elas por fin contaremos cunha interfaz completamente en galego, ademais de conservar as actuais posibilidades de acceder en castelán, inglés e português. Pregámosvos saibades excusar os posibles problemas técnicos e de visualización que poida haber durante os traballos de mellora e actualización do web. Grazas.

PlanetaGalego supera os 200 artigos publicados

Mércores, Agosto 10th, 2005

O artigo titulado “Entrevista cos patrocinadores de Fillos” foi o que fixo o número 201 dos publicados nesta a nosa revista online. Entre os artigos máis lidos figura en primeira posición “Retorno Amargo”. PlanetaGalego cumpriu recentemente os 2 anos e desde entón forn medrando tanto as visitas como as lecturas ás nosas páxinas.

Queremos darlles as grazas aos nosos redactores por facer posible este medio de comunicación da nosa emigración e invitar a todos os galegos do mundo que queiran expresar a súa voz neste medio para que nos envíen os seus artigos.

Proximamente haberá importantes melloras en PlanetaGalego que esperamos sexan do agrado de todos os milleiros de lectores que nos visitan cada mes.

Galicia en el Festival Internacional del Cine de Mar del Plata

Xoves, Marzo 24th, 2005

Es uno de los once festivales internacionales competitivos no especializados acreditados por la Fédération Internacional des Associations des Producteurs de Films (FIAPF) y el único en ese nivel en todo el continente americano.

20° FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE -MAR DEL PLATA, ARGENTINA (10 al 20 de marzo de 2005)

Más de trescientos films participantes “ilustraron la validez de mantener políticas activas de promoción en las industrias de la cultura”; en palabras de Jorge Coscia, presidente del Instituto Nacional de Cine y Artes Visuales, quien consideró a la ciudad de Mar del Plata, “el ámbito de la integración” donde cada país “pueda promover su producción cultural como derecho inalienable de su propio sentido de existencia”. Además destacó la importancia de los subsidios al cine nacional, ya que “nos integran sin riesgo económico para las partes” y describió al evento como un “espacio propicio a la diversidad cultural”.

Dieciocho salas de exhibición, diecisiete films en concurso, largometrajes y cortos de distintas procedencias, géneros y temáticas ( la mirada femenina, terror, ciencia-ficción, restrospectivas,documentales, cortometrajes, entre otros) lograron reunir nuevos exponentes y directores consagrados, como Emir Kusturica, Oliver Stone, Thomas Vinterberg e István Szabó.

Miguel Pereyra, presidente del Festival, manifestó que el objetivo fue “mostrar lo que este subcontinente puede crear, a pesar de sus escasos recursos y no pocas dificultades económicas” y estimó que en esta edición se ha profundizado la verdadera identidad del festival “enraizada en la América Latina”, coincidente con la creación del Mercado del Film del Mercosur , a partir de aportes del sector público y el privado.

“RAÍCES”, ESPAÑA EN EL FESTIVAL.

El programa “Raíces” del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, se puso en marcha dos años atrás, como parte de “El Mapa del Cine Español” , con la intención de ofrecer una muestra que integrara películas de cada una de las regiones. Esto se concretó tras establecer convenios con aquellas autonomías del territorio peninsular, con capacidad de producción fílmica propia.

En esta 20° edición del Festival, los protagonistas excluyentes fueron Cataluña y Galicia, quienes, en el mes de enero, constituyeron junto con la Argentina, un fondo para incentivar el acercamiento y la integración de las tres industrias del cine.

LA PRESENCIA DE GALICIA.

“El año de la garrapata” (dirigida por Jorge Coira Nieto, su primer largometraje), “La promesa” (dirigida por Héctor Carré y protagonizada por Carmen Maura) y “Camino de Santiago. El origen” ( de Jorge Algora).

“CAMINO DE SANTIAGO. EL ORIGEN” (2004)
64´, VDAD x 35mm, Color

Director: Jorge Algora
Producción: Adivina ProduccionesSL – Televisión de Galicia SA – Telecable Compostela SAU (La Coruña)
Guión: Jorge Algora, X. Antón Moure, Fran Martínez
Elenco: Fernando Sánchez Dragó, Vicente Méndez, Jesus Salgado

“Desde el origen, nuestra galaxia, la Vía Láctea, marca una dirección sobre la tierra hacia el fin del mundo. Gente de todos los tiempos ha recorrido ese camino señalado por las estrellas, en una apasionante búsqueda del sentido de la vida.”

Siglo XIII, Francia. Al joven Mathieu lo despiden, su madre viuda y tres ancianos de negro. Parte solo y liviano: lleva consigo el bordón, propio del peregrino, una cruz de madera al cuello – herencia de su padre – y un rústico cuaderno. A lo largo del viaje, repasará con la punta de sus dedos, los símbolos ancestrales allí ilustrados. Las mismas marcas que encontrará en el camino, inscriptas en construcciones megalíticas y en los bloques de los muros de los templos.

De pronto, la figura de un narrador irrumpe para dar paso al relato documental y, a partir de ese momento, la película se desarrollará en dos planos que irán alternándose; la historia del joven peregrino y el comentario o explicación del fenómeno: claro y mesurado, describe el peregrinar como viaje iniciático, explica el origen del camino y sus símbolos, narra la historia de los templarios y la búsqueda del Santo Grial.

El espectador se deja llevar por las bellísimas imágenes de los paisajes y de las edificaciones religiosas, como las del impactante octógono de Nuestra Señora de Eunate. Mathieu avanza en su periplo, a medida que avanzan las fichas en los casilleros del Camino de la Oca, que juegan peregrinos y caballeros, mientras beben en las posadas del camino

Y aparecen los prototipos: el maestro constructor que sienta las bases para la construcción de un templo, el aprendiz que recibe la aprobación del maestro junto con la piedra grabada, los caballeros templarios a quienes se les ha encargado la entrega de un manuscrito, los bandoleros que atacan y despojan a Mathieu de sus escasos bienes, los religiosos que lo auxilian y curan, el perseverante caballero en busca del Grial, el amable tabernero…

Patas de oca, laberintos, espirales, cruces…los símbolos se repiten luminosos en la mente del protagonista y en la pantalla. Mathieu arriba finalmente a destino…al final de la tierra que avanza hacia el mar, justo cuando el sol se pone. Como antaño, todos nos abstraemos en la contemplación de los últimos rayos. Finibus Terra. Finisterre. Fin.

La emigración argentina: nuestros ausentes de hoy

Venres, Outubro 15th, 2004

El exilio es uno de los mayores temores que afrontamos muchos hombres. Con el nombre de “extrañamiento” integró el repertorio de penalidades que los hombres, puestos a jueces, nos asestamos recíprocamente.

El exilio es uno de los mayores temores que afrontamos muchos hombres. Con el nombre de “extrañamiento” integró el repertorio de penalidades que los hombres, puestos a jueces, nos asestamos recíprocamente.

No por casualidad, en muchos códigos solía proponerse como una alternativa a la muerte. Dos castigos con una raíz común: la penuria de ser privado para siempre del disfrute de los afectos arraigados, de la tierra nutricia y aún de la lengua y la caricia materna.

Platón nos cuenta en la Defensa de Sócrates que, ya declarado culpable, el viejo maestro es invitado a elegir su propio castigo. Sabiendo que su exilio aliviaría a sus enemigos, absolviéndolos de matarlo pero liberándolos igualmente del asedio del “tábano”, Sócrates analiza esa posibilidad. Pero sólo para descartarla de plano.

“¿Cómo podría yo vivir en otra tierra, privado del trato de mis vecinos, entre gentes que no me conocen?”
“Y si no he podido ganarme vuestro afecto, a pesar de haber nacido y crecido entre vosotros, ¿cómo puedo aspirar siquiera al respeto de los ajenos?”

Juzga, Sócrates, el exilio peor que la muerte.

¿Cómo es posible que alguien elija por su propia voluntad, no presionado por la amenaza de un castigo irreversible, cortarse las raíces que lo atan a la sucesión de sus generaciones y a la historia familiar y sus escenarios? ¿Cómo optar por esta muerte menor, enmendable, es cierto, pero que consiente exigirse un dolor continuo? Y, sobre todo, ¿por qué hacerlo?

Me parece que los emigrantes exitosos, (pienso en nuestros padres) tienen una noción del tiempo que va a contramano de la nostalgia. En ellos, el futuro se convierte en la única dimensión “habitable”. Trazado un proyecto, toda aspiración a concretarlo es una inspiración y una motivación. Como si, realmente, desde el futuro su royecto “los aspirara”, sin permitirles ya volver la cabeza, llorar lo perdido.
El emigrante se domicilia en el futuro y desde allí ordena su vida. Una vida que comienza a ser toda “futuriza”, diría nuestro Julián Marías.

No hay, en esta elección legítima, olvido ni postergación del pasado. Se trata de adoptar el otro sentido para el tiempo que pasa y nos arrastra. Por eso la vida se jalona de metas, aún a veces sólo tretas para engañar la soledad del extrañamiento.

“Cuando ahorre lo suficiente”. “Volver triunfador, realizado.”
En el tema y en la estructura de estos anhelos hay, también, una clave que nos deja comprender por qué y quiénes eligen emigrar. Los relatos de emigrantes insisten en la pobreza de la que se viene, en la esterilidad de los sueños que se cambia por un futuro maravilloso y posible. Tanta miseria y ahogo como para que la primaria, instintiva, animal, adhesión al terruño, ceda ante la posibilidad de una vida de protagonista, de una biografía elegida.

Lo que otra vez nos lleva al tema del futuro vivido en anticipo.El exiliado político, en cambio, el amenazado por el extrañamiento, no concibe un futuro fuera de su patria, de su ideal de patria. Tiene con su espacio natal sólidos vínculos simbólicos y ha proyectado en él sus valores. Esa mayor densidad y riquezas simbólicas denuncian la presencia de lo urbano, nos indica que estamos hablando de ideales políticos y sociales, del modo de convivencia que define la vida en las ciudades.

Sócrates rechaza la salida fácil del exilio en nombre de su amor por Atenas. Porque es sin duda ateniense su ministerio de preguntar, interrogar, incomodar y él sabe que en el futuro ese acucioso oficio definirá a su ciudad y a su tiempo. La Atenas de Sócrates no es intercambiable con ningún otro horizonte y entregará mansamente la vida como prueba de esa convicción.

Pero, en la misma plaza, un campesino, un marino o un artesano, atenienses como Sócrates y como el mismísimo Pericles, al enterarse de su elección por la cicuta, no entienden que el filósofo haya elegido morir antes que afrontar un futuro desconocido en esas lejanas tierras cuya promesa llena, para ellos, el corazón de fábulas.

Ellos son emigrantes. Llevan en sus baúles la vieja cultura y la gratitud por la nueva vida que se han prometido. Ya están viviendo de futuro.

Sócrates no avizoraba lejos de Atenas sino el amargo rencor de la expulsión y los pedazos de una historia interrumpida.
Habitualmente no somos los prototipos que, en este artículo, expresa Sócrates. Tampoco somos en forma pura los simples atenienses dispuestos a la aventura, a construir sobre terreno de futuro. Lo más probables es que haya en nuestra psiquis ingredientes de ambos prototipos.

Emigrantes a ratos, exiliados a veces, desarraigados siempre, nuestros ausentes de hoy son una pregunta desesperada por el sentido mismo de la vida.

Roberto Eiriz Estévez (hoxe@terra.com)

La emigración argentina: nuestros ausentes de hoy

Luns, Decembro 22nd, 2003

El exilio es uno de los mayores temores …

El exilio es uno de los mayores temores que afrontamos muchos hombres. Con el nombre de “extrañamiento” integró el repertorio de penalidades que los hombres, puestos a jueces, nos asestamos recíprocamente.
No por casualidad, en muchos códigos solía proponerse como una alternativa a la muerte. Dos castigos con una raíz común: la penuria de ser privado para siempre del disfrute de los afectos arraigados, de la tierra nutricia y aún de la lengua y la caricia materna.
Platón nos cuenta en la Defensa de Sócrates que, ya declarado culpable, el viejo maestro es invitado a elegir su propio castigo. Sabiendo que su exilio aliviaría a sus enemigos, absolviéndolos de matarlo pero liberándolos igualmente del asedio del “tábano”, Sócrates analiza esa posibilidad. Pero sólo para descartarla de plano.
“¿Cómo podría yo vivir en otra tierra, privado del trato de mis vecinos, entre gentes que no me conocen?”
“Y si no he podido ganarme vuestro afecto, a pesar de haber nacido y crecido entre vosotros, ¿cómo puedo aspirar siquiera al respeto de los ajenos?”
Juzga, Sócrates, el exilio peor que la muerte.
¿Cómo es posible que alguien elija por su propia voluntad, no presionado por la amenaza de un castigo irreversible, cortarse las raíces que lo atan a la sucesión de sus generaciones y a la historia familiar y sus escenarios? ¿Cómo optar por esta muerte menor, enmendable, es cierto, pero que consiente exigirse un dolor continuo? Y, sobre todo, ¿por qué hacerlo?
Me parece que los emigrantes exitosos, (pienso en nuestros padres) tienen una noción del tiempo que va a contramano de la nostalgia. En ellos, el futuro se convierte en la única dimensión “habitable”. Trazado un proyecto, toda aspiración a concretarlo es una inspiración y una motivación. Como si, realmente, desde el futuro su proyecto “los aspirara”, sin permitirles ya volver la cabeza, llorar lo perdido.
El emigrante se domicilia en el futuro y desde allí ordena su vida. Una vida que comienza a ser toda “futuriza”, diría nuestro Julián Marías.
No hay, en esta elección legítima, olvido ni postergación del pasado. Se trata de adoptar el otro sentido para el tiempo que pasa y nos arrastra. Por eso la vida se jalona de metas, aún a veces sólo tretas para engañar la soledad del extrañamiento.
“Cuando ahorre lo suficiente”. “Volver triunfador, realizado.”
En el tema y en la estructura de estos anhelos hay, también, una clave que nos deja comprender por qué y quiénes eligen emigrar. Los relatos de emigrantes insisten en la pobreza de la que se viene, en la esterilidad de los sueños que se cambia por un futuro maravilloso y posible. Tanta miseria y ahogo como para que la primaria, instintiva, animal, adhesión al terruño, ceda ante la posibilidad de una vida de protagonista, de una biografía elegida.
Lo que otra vez nos lleva al tema del futuro vivido en anticipo.
El exiliado político, en cambio, el amenazado por el extrañamiento, no concibe un futuro fuera de su patria, de su ideal de patria. Tiene con su espacio natal sólidos vínculos simbólicos y ha proyectado en él sus valores. Esa mayor densidad y riquezas simbólicas denuncian la presencia de lo urbano, nos indica que estamos hablando de ideales políticos y sociales, del modo de convivencia que define la vida en las ciudades.
Sócrates rechaza la salida fácil del exilio en nombre de su amor por Atenas. Porque es sin duda ateniense su ministerio de preguntar, interrogar, incomodar y él sabe que en el futuro ese acucioso oficio definirá a su ciudad y a su tiempo. La Atenas de Sócrates no es intercambiable con ningún otro horizonte y entregará mansamente la vida como prueba de esa convicción.
Pero, en la misma plaza, un campesino, un marino o un artesano, atenienses como Sócrates y como el mismísimo Pericles, al enterarse de su elección por la cicuta, no entienden que el filósofo haya elegido morir antes que afrontar un futuro desconocido en esas lejanas tierras cuya promesa llena, para ellos, el corazón de fábulas.
Ellos son emigrantes. Llevan en sus baúles la vieja cultura y la gratitud por la nueva vida que se han prometido. Ya están viviendo de futuro.
Sócrates no avizoraba lejos de Atenas sino el amargo rencor de la expulsión y los pedazos de una historia interrumpida.
Habitualmente no somos los prototipos que, en este artículo, expresa Sócrates. Tampoco somos en forma pura los simples atenienses dispuestos a la aventura, a construir sobre terreno de futuro. Lo más probables es que haya en nuestra psiquis ingredientes de ambos prototipos.
Emigrantes a ratos, exiliados a veces, desarraigados siempre, nuestros ausentes de hoy son una pregunta desesperada por el sentido mismo de la vida.

Roberto Eiriz Estévez