Archive for Maio, 2006

Carta aberta dun galego

Luns, Maio 29th, 2006

Publicamos pola súa interese, este testemuño que un neto de Galicia fíxonos chegar hai ben pouco. Imaxinamos que a historia que relata, há ser moi familiar a moit@s de vós. Sirva este espazo pra lembrar a todos aqueles galegos e galegas que baten día a día coa incomprensión de leis e burocracias. Sirva tamén pra animarvos a enviarnos os vosos testimonios a Planeta Galego.

Hola paisanos mis abuelos son gallegos, mi padre por nacer en Cuba ( solo hasta los seis meses, que fue llevado a Galicia ), a mi me discriminan, me dicen que solo soy nieto.

En la embajada me han tratado como peruano, me dicen que mi padre es cubano, y al irse por la guerra civil a la Argentina por trabajo al quedarse huérfano, peor que la discriminación, no le querian reconocer su nacionalidad española. Imagínense mi padre, que tuvo que pasar hambre y perder lo más sagrado que uno tiene como es que te destrocen tu familia.

España nunca le dio nada, y cuando la Xunta le envio su pasaje de “Reencontros“, la embajada seguia discriminándonos, tanta cólera más la muerte de mi madre con cáncer le provocó un derrame. Me dió un poder para que no se pierda el pasaje y vea sus fincas y casita en Vila de Cruces, pero el abogado del consulado, siguió en lo mismo discriminándome y no dejándome viajar. La única esperanza que tenía mi padre, para conseguir sus medicinas de manera urgente se esfumaba, yo tenía que mentirle, pero otro derrame casi al año lo mató.

Ahora me tienen con el cuento de la visa, para los nietos, pero, ¿cuando voy?. Sigue la burla, “que falta esto”, “que todavia no lo implementan”, y yo me pregunto, porque permiten ese ensañamiento con una familia gallega que luchó y entregó todo por una España así, que discrimina inhumanamente a sus propios hijos de sangre.

Por favor reflexionen y si pueden enviarme un contrato para poder viajar y cumplir el sueño de mi padre de ver una Galicia donde pueda vivir su familia y yo conocer donde nacieron sus padres, sus abuelos y de donde me nace el alma, y que una ley muy injusta me quiere matar.

Si ese pasaje se puede recuperar, ya que la visa para los nietos, aunque yo soy hijo de un gran gallego como me decia mi padre a mucha honra, ya que los españoles de la época se iban a Cuba a trabajar. No por eso va a perder su nacionalidad mi padre de dos gallegos trabajadores y honestos. Por eso, discriminarme asi es injusto, como lo corrobora el abogado Valle Riestra que me hizo un documento donde prevalece la constitución española. por eso por favor paisanos, aqui esta un hijo de gallego, que reclama Justicia, pero ya ahora, esta bien que ayuden a bolivianos, ecuatorianos,
argentinos etc., pero mis tatarabuelos gallegos, abuelos gallegos y mi padre desde el cielo reclaman den la mano tambien a los de su propia sangre, al que ama de alma y de corazón Galicia por el amor que le tuve a mi maravilloso padre y por el amor a Galicia que el me inculcó.

Un abrazo paisanos y que Dios nos ilumine y bendiga. Que todos los hijos de gallegos no sean jamas discriminados y estemos todos juntos. Viva Galicia .

Martin Sarmiento.

Un gaiteiro por amor

Luns, Maio 29th, 2006

Continúa neste artigo o tema que encetaramos no anterior “Unha noite na eira” e do que recomendamos vivamente a súa leitura.
Coñecemos agora a historia da gaita da mao, dun músico cubano, descendente de galegos e asturianos. Grazas á Ramón Paredes, por esta nova achega.

El gaitero que me ha informado sobre la historia de la gaita en Cuba es ahora banquero en el Ocean Bank de Miami. Pero en La Habana, Armando Rodríguez Ruidíaz estudió guitarra clásica en la ENA (Escuela Nacional de Artes), de donde se graduó en 1972.

Estudió composición con José Ardévol, y obtuvo más tarde un premio de composición
musical de la UNEAC (Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba)
en 1978, con una obra para violín y orquesta que le estrenó el violinista Evelio Tieles con la Sinfónica Nacional. Es además el compositor de numerosas obras para guitarra, editadas en Cuba e interpretadas en el extranjero por grandes instrumentistas, como Flores Chaviano, Carlos Molina, Max Lifchitz y otros.

En 1998, escuché en televisión el Kirie de una misa popular, compuesta por él, que dio inicio a la ceremonia de coronación de la Virgen de la Caridad del Cobre celebrada en Santiago de Cuba durante la visita del Papa Juan Pablo II a la isla. Es una gran sorpresa encontrarme de nuevo con la obra de este músico que ahora me retrotrae a los terruños de la patria de mis padres, Galicia.

La razón por la que él se interesó en el instrumento es que también desciende de abuelos gallegos –y asturianos–, que le hablaban mucho de sus costumbres. ”Yo oía la gaita en discos de 78 revoluciones, y al tener oportunidad de viajar, fui a la Coruña y me compré una gaita, que no fuera muy cara, compré también métodos de gaita que están publicados en gallego o en bable (asturiano). Tuve que estudiar gallego para aprenderla”, dice Gutiérrez Ruidíaz.

El vocablo gaita viene de ”gaits”, que significa cabra en la antigua lengua germánica. Tiene un sonido como de balido de cabras. O puede que haya sido el instrumento de los pastores de estos animales. Pero su zumbido puede provocar satisfacción o repulsión. ”Nadie parece tener una posición ambigua con respecto a la gaita, simplemente la aman o la detestan”, dice una enciclopedia.

Rodríguez Ruidíaz se compró cada vez gaitas más sofisticadas. “Son de la familia Seivane de la Coruña, hay que encargar la construcción, y la hacen a la medida del cuerpo de uno; los materiales son de madera de granadillo, una de las mejores, porque no todas las maderas vibran de la misma forma, unas son más melodiosas y otras mas duras. Hay diferencias, entre una de palisandro y otra de granadillo, pero el ébano se quiebra con mucha facilidad”.

El compositor ha tocado obras suyas para gaita, de música contemporánea con banda magnetofónica, y también en grupos regionales. ”Voy a la Fiesta de Santa Marta de Ortigueira y a varias romerías. Cuando llegué a Galicia fue como si llegara a mi tradición”, confiesa. “Adoro a Galicia, lo siento profundamente. Mis abuelos nunca pudieron regresar, pero sentí que estaba regresando por ellos”.

Una de las cosas a que se dedica es a rastrear la historia de la gaita. El instrumento principal de la gaita, dice, llamado ”puntero” en castellano, ”punteiro” en gallego y ”chanter” en inglés, es verdaderamente un oboe primitivo. El puntero de la gaita es exactamente igual a un popular instrumento utilizado con mucha frecuencia en el Medioevo y el Renacimiento, llamado chirimía o dulzaina en castellano, ”chawm” en inglés y ”mizmar” o ”zurna” en árabe.

Es tan antigua la gaita, que los bereberes, los vascos, los albanos, los georgianos, todos tocaban la gaita, lo que sugiere que existió antes del neolítico. Eran como unos tubos de caña con un resonador de cuerno en el extremo de los tubos. En culturas antiguas, como la sumeria y la egipcia, aparecen instrumentos parecidos. Y entre los griegos el ”aulos” se usaba en el culto a Dionisio. Los ”auletas” griegos utilizaban una banda de cuero atada alrededor de la cabeza, llamada ”phorbeia” para facilitar la técnica de ”respiración continua” que tenían que practicar para poder tocar, antes de que se les ocurriera usar una bolsa que guardara la columna de aire que produce el sonido.

Hay innumerables alusiones a la gaita por los antiguos. Y a partir del siglo XII se encuentran más menciones literarias de la gaita. Hasta que de repente, inunda Europa durante el siglo XIII. ‘Uno de los ejemplos más importantes de este auge es la representación de las gaitas en las ilustraciones de las Cantigas de Santa María, en lengua galaico-portuguesa, bajo la tutela del Rey Alfonso X `El Sabio’, informa Rodríguez Ruidíaz.

Pero aunque los celtas –escoceses, irlandeses, bretones, galeses, gallegos y asturianos– parecen haberse apropiado de la gaita en la época actual, aprendo con este músico notable que es en realidad común a muchas culturas.

Unha noite na eira

Luns, Maio 22nd, 2006

Ramón Paredes Rocha fíxonos chegar este artigo publicado nun xornal estadounidense sobor da recuperación das tradicións no seo da emigración galega, máis concretamente do rexurdir que está a ter a gaita na illa de Cuba.

UNA NOCHE EN LA SIEGA DEL TRIGO

‘Unha noite na eira do trigo / Ao refreixo dun branco luar / Unha nena choraba coitada / os desdens dun ingrato galán. / Afrixida e queixosa decía / xa no mundo non tenho a ninguén / vou morrer se non ven os meus ollos / os ollinhos do meu doce ben”, (`Cántiga’, Manuel Curros Enríquez).

(“Una noche en la siega del trigo, / al reflejo de un claro de luna, / una nena lloraba angustiada, / el desdén de un ingrato galán. / Afligida y quejosa decía, / ya en el mundo no tengo a nadie, / moriré si no ven estos ojos, / los ojitos de mi dulce bien”.) Esta es la primera estrofa del poema de Curros Enríquez que me cantaban mis padres, ya musicalizado, sin saber yo por qué era tan importante. Era casi un himno semioficial de la emigración gallega, que llegó a Cuba en grandes grupos desde fines del XIX hasta los años 30, contó Armando Rodríguez Ruidíaz en una conferencia magistral que dio sobre la gaita, su historia y su presencia en Cuba en el programa de Herencia Cultural Cubana, en el Instituto de Estudios Cubanos y Cubano Americanos de la Universidad de Miami.

”Sabemos que las sociedades gallegas de Cuba jugaron un papel fundamental en el resurgimiento (llamado “Rexurdimento” por los gallegos) de la cultura gallega a finales del Siglo XIX”, dijo Rodríguez Ruidíaz. ‘Una de las primeras fue la Real Academia Galega, fundada en La Habana el 30 de septiembre de 1906 por Manuel Curros Enríquez y Xosé Fontenla Leal, entre otros. Curros Enríquez, uno de los tres principales iniciadores (junto con Rosalía de Castro y Eduardo Pondal) del renacimiento de la lengua y la identidad cultural gallegas, vivió durante los últimos años de su vida en La Habana, donde trabajó como periodista para el `Diario de la Marina’ hasta su muerte en 1908”.

En el aspecto musical, la gaita que tradicionalmente consta de varios tubos sonoros de madera, unidos a una bolsa de piel de animal, fue el símbolo de la cultura gallega en Cuba, al extremo de que una publicación de fines del XIX se llamaba así: ”La Gaita Gallega”. Pero después de 1959, todas las asociaciones gallegas fueron expropiadas y las actividades se redujeron al mínimo. Los objetos confiscados, entre ellos las gaitas, desaparecen. No se sabe mucho de este instrumento por un tiempo; pero, por sorpresa, el disertante informa que recientemente ha habido una gran aceptación de la gaita entre los cubanos.

Cita a Xenia Reloba, en su artículo ¡Olé en salsa cubana!. Ella dice que por dos décadas, lo que se exaltó como danza folclórica fue la tradición afrocubana y cesaron los bailes españoles. “A partir de finales de los años 80 vinieron mejores tiempos. El gobierno español estrechó la comunicación con las sociedades de la Isla, que ahora suman 17. La huella de España [festival], cuya primera edición se celebró en 1989, fue un punto de partida”.

El día 17 de mayo de 2003 se celebraron Las Letras Gallegas en el Centro Gallego de La Habana, cita Rodríguez Ruidíaz, de un artículo en la revista digital Cubanet. Ese es también el día que lo celebra la Xunta de Galicia en España. Actuó ese día en la velada el ”Grupo Montepedrini”, de cubanitos adolescentes que tocaron gaitas, panderetas, tambores y otros instrumentos gallegos. Al año siguiente, en julio de 2004, tocaron los gaiteros en la Iglesia de Reina, o del Sagrado Corazón, para celebrar el Día de Santiago, el 25 de ese mes. Comenzó la celebración con cinco jóvenes gaiteros, entre ellos una muchacha, que reemplazaron al solitario y anciano señor de años anteriores.

Pero hasta en la Plaza de Armas hay gaiteros. Uno es el hijo de un jamaiquino, el holguinero Wilber Calver, quien toca la Mazurca de Bretoña en la gaita mientras se oye tras él la percusión. Lo mismo se baila una muñeira que una danza en honor a Ochún, le dijo a su interlocutora, Nora Sosa, en la Bohemia Digital. Y siguió tocando Son Mariñán, para que se vea que con gaita se puede bailar el son. Calver es parte del grupo que fundó en 1999, Afro Cuban Celtas, muñeira con batá. Quizás los gallegos se revuelvan en sus tumbas del Cementerio de Colón, pero yo me siento reconfortada con ese instrumento, que Rodríguez Ruidíaz aprendió hace unos años para hacerle honor a la cultura de sus ancestros. Más el domingo próximo sobre este músico, compositor reconocido, guitarrista, banquero y ahora también gaitero.

El regreso de los nietos (por W. Burns)

Luns, Maio 22nd, 2006

Planeta Galego debrúzase desta volta pola blogosfera pra achegarvos este interesante contributo sobre o retorno dos netos dos que marcharon algún día e que reproducimos co amábel permiso do seu autor.

El regreso de los nietos

Nicolás Dotta es argentino. Ha emigrado a España para estudiar y labrarse un futuro que tenia difícil en su país como otros mucho compatriotas tras la crisis del 2001. En el año 1890, su bisabuelo hizo el camino inverso, de Galicia a Argentina, con el mismo fin. Nicolás lleva consigo las memorias manuscritas de su bisabuelo, que le ayudan a entender y sobrellevar esta aventura.

“Tenía miedo a los paisanos cuando les veía llegar con esos cuchillos y la fama de matones”. Lo cuenta Manuel Rodríguez, gallego emigrado a Argentina en 1890, en las memorias escritas “de viejo” para sus nietos. Manuel era comerciante, siguiendo los pasos de su padre, pero lejos de su familia en Porriño (Pontevedra). Su tienda estaba en el campo, en un lugar de paso a mitad de camino entre el rico norte de Tucumán y Buenos Aires, donde los viajeros de la época descansaban y compraban. Un lugar aislado, solitario en las noches, donde tenía miedo de los cuatreros e indios que en ocasiones intentaban robarle. “Él se tenía que defender con revólveres, parecido a una película del Far West” nos relata en Madrid su bisnieto, Nicolás Dotta.

Nicolás, nació en Rosario hace 30 años. Conoce muy bien la historia de su bisabuelo. Lleva consigo las fotocopias de los dos tomos de memorias escritas con caligrafía de un hombre mayor que salió muy de niño de la escuela. Recuerda que los cuadernos habían estado en su casa desde siempre, herencia de su padre, pero nunca los había leído. Tres semanas antes de viajar a Madrid se interesó por ellos y los leyó. “Ahora me dan fuerza” dice Nicolás. “Creo en las señales de la vida. Me ayudan a sentirme apoyado y me dan la idea de perseverancia para atravesar todos los obstáculos que se me dan ahora”. Hijo de un médico y una maestra de escuela, estudió Economía y trabajaba en su ciudad como administrativo contable, aunque los problemas económicos surgidos tras la crisis de 2001 le hacían vivir “con la soga al cuello”. “Agarré los principales años de la crisis cuando acabé la universidad en el año 2000”. Cuando decidió marchar en octubre de 2005 para realizar su “proyecto de vida”, Nicolás no conocía a nadie en Madrid. “Estoy retomando el espíritu aventurero de mi bisabuelo”.

El bisabuelo Manuel hizo las américas igual que otros muchos españoles de la época. Entre 1881 y 1914 más de 700.000 se marcharon a Argentina para buscarse un porvenir difícil de encontrar en su país. Nacido en 1872, a los 18 años Manuel quiere “hacerse un hombre” y decide emigrar a Argentina, donde su hermano Perfecto, dos años mayor que él, estaba ya instalado. Empezó de cero, trabajando de ayudante en una tienda de ropa en Córdoba. Allí dormía y comía junto con sus compañeros, todos ellos españoles. Una vida difícil con muchas horas de trabajo.

“Me va saliendo trabajo y agarro lo que haya” dice Nicolás. Él vino a España en el camino inverso de su bisabuelo. Trabaja a la vez que estudia un master de Acción Solidaria, su verdadera vocación. “Quiero dedicarme a la cooperación” dice Nicolás. Su visado es de estudiante, por lo que para sobrevivir realiza trabajos informales principalmente en hostelería. Durante tres meses “estuve trabajando por la mañana en la captación de socios de una ONG. Por la tarde iba a la universidad y todo el fin de semana lo pasaba trabajando en una pulpería gallega como camarero. Lo que me quedaba de tiempo era para estudiar. Estaba fundido”. Ahora va a empezar a trabajar en una casa de comidas del barrio de La Latina, sin papeles, por supuesto.

Manuel prosperó en los negocios e hizo su vida en la tierra que le acogió. Nuevos negocios, historias de amigos, de desencuentros y de amores en las 200 páginas de memorias. En un capítulo más, en un par de hojas, cuenta a sus nietos la historia de la conquista de la que sería su mujer. Para conquistar a su pretendiente “hacía ensillar mi caballo y le hacía unas pasadas a mi simpatía, por delante de la puerta de su casa, así que Carmen salía a la puerta”. Carmen, también gallega, tuvo cuatro hijos que pariría en Galicia, entre ellos a Blanca, la abuela de Nicolás.

“Hay montones de historias de españoles como la de mis abuelos. Se debería tener más presente con los inmigrantes que ahora venimos” se queja Nicolás. “Son muchas las trabas burocráticas”. “Colas de días” para conseguir los permisos de trabajo o de residencia. Edgardo Quintas, argentino de la Asociación Nietos Esperando, explica que miles de nietos e hijos de españoles nacidos en el extranjero, no tienen la nacionalidad española y tardan una media de dos años para obtener un visado de trabajo. 40.000 argentinos entre 2001 y 2004 se trasladaron a España tras la crisis, miles de ellos descendientes de españoles. Existe “voluntad de todos los partidos políticos por resolver el tema de los nietos de emigrantes y de los españoles retornados” dice Quintas, que reclama los derechos de los nietos en el Estatuto de Españoles en el Exterior que el gobierno español está redactando.

El presidente de la Asociación Fillos (hijos, en gallego), Manuel Casal, traslada el vínculo sentimental con España de los descendientes de españoles y de los retornados, que en numerosas ocasiones no es recíproco. Muchos de ellos en Argentina se consideran españoles y cuando llegan aquí legalmente son considerados argentinos. Casal remarca una frase que se repite en la web de la asociación, donde facilitan el reencuentro a familias de las dos orillas del atlántico: “Quiero morirme siendo español”.

“Soy lo que siempre dicen de Argentina, mitad español, mitad italiano” dice Nicolás. Como tantos otros de sus compatriotas, se nacionalizará como italiano para vivir en España, porque a diferencia de la legislación española, Italia le reconoce la nacionalidad y dejará de ser un extranjero de fuera de la Unión Europea. “No me siento como un inmigrante. La gente me trata muy bien. También por cuestiones físicas se nos trata mejor que a otros inmigrantes” dice Nicolás. Su aspecto europeo, con pelo y ojos claros, confirman sus palabras. “Me siento culturalmente muy cómodo. La vida es muy parecida a Rosario”. Entre risas, Nicolás recuerda para hacer comprender mejor la unión cultural: “yo de chico veía Verano Azul”.

“En serio, vivo la experiencia como un viaje de regreso” dice Nicolás. Se le ve emocionado cuando habla de ese vínculo escrito que ha encontrado con sus antepasados y con la tierra de donde partieron. En un futuro “me gustaría publicar estas memorias completadas con otros escritos”. Esos escritos podrían ser su experiencia como inmigrante en España.

Tirado de: Primera Plana.

Os cen acentos e cen cores de Fillos

Luns, Maio 15th, 2006

Nova iniciativa de Fillos co gallo do Día das Letras.

Como xa saberedes, pois leva varios días anunciado na nosa web, Fillos está a desenvolver unha nova e orixinal iniciativa pra facervos partícipes da conmemoración, este vindeiro mércores 17 de maio, do Día das Letras Galegas. Todos os anos por estas datas, o galego vístese de gala e recibe unha homenaxe merecida por parte de institucións e persoas de toda a Galiza.

Fillos, na súa condición de portal da diáspora galega non podía deixar pasar a ocasión de lembrarvos esta celebración e asi como xa vimos facendo dende hai varios anos, argallamos algo especial pra esta data.
Trátase da iniciativa Cen acentos, cen cores coa que queremos homenaxear tanto ao persoeiro ao que está adicado este ano o día das Letras, Manuel Lugrís Freire coma a todas as persoas que forman parte da nosa Comunidade Virtual ás que invitamos a enviarmos um poema, “Amor” do devandito Lugrís, ou calquer outro texto en lingua galega.

Sinalar que a eleición deste escritor e xornalista tén un significado especial pra nós, pois Lugrís Freire ao igual ca outros grandes vultos, xa homenaxeados coma Curros Enríquez ou Luís Seoane tén unha relación moi estreita coa emigración galega. El mesmo, marchou pra Cuba con 20 anos e foi alí, na Habana onde puido tomar contacto coa literatura e con boa parte da intelectualidade galega.

Coa nosa iniciativa, dende Fillos pretendemos amosar, por boca dos nosos membros aló onde estén, dende Arxentina a Alemaña ou dende os Estados Unidos á Euskadi, a diversidade e sonoridade das ducias de acentos, de procedencias que conforman a nosa Comunidade, distintas orixes e visións do mundo, máis que partillan un feito común, o sentimento de galeguidade.
Pra rematar, salientar a boa acollida que a nosa iniciativa está a ter na Galiza, xa que logo a Xunta, o portal de información xeral Vieiros ou a blogosfera galega (o “Blogomillo“), tiveron a ben facerse eco do noso traballo.

Sen dúbida, un motivo máis pra participar dela, así que se aínda non enviaches a túa aportación ao noso correo fillos@fillos.org, non tardes!

No a las Letras (Gallegas)

Luns, Maio 15th, 2006

Posto que esta semán celébrase o Día das Letras Galegas, eis um artigo ligado a lingua galega, iso sim, um anaco diferente dos que adoitan aparecer nestas datas, máis centrados em louvar as marabilhossas virtudes da nossa lingua que em dar pé ao debate sério sobre os dados que revelan a súa precária situaçom, coma p. ex. a perda de falantes continua que está a sofrer.

E é que, as vezes semelha que están falando dum finado, incluso os que nom o aturan atopan algo bonito que dizer dele, máis eu, pola minha banda vou esquecer ao Lugrís Freire que ao parezer é o persoeiro cuja trajectoria vai permitir a um bo feixe de galegos saír “de puente” á praia estes días e tentarei debruçarme sobre umha questom máis terreal, máis práctica e coido eu máis vencelhada ao futuro da língua ca todos os actos institucionais que estes días som.

Falo logo da Educaçom e máis concretamente da Educaçom em galego pola que o novo Governo autonómico semelha máis decidido a pular coa posta em marcha dumha oferta de ensino em galego pra os pais e nais que assim o desejen, poidan escolarizar @s cativ@s na língua do país. Por outra banda asinalar que con esta medida nom fai máis que cumprir cun dos pontos do Plano de Normalizaçom Lingüística aprovado por unanimidade no Parlamento da CAG (Comunidade Autónoma de Galicia).

Máis Galiza é diferente tamén nisto, e assim a posibilidade de que um neno poida aprender, jogar ou erguer-lhe a saia as nenas e ser reprendido tudo elo em galego está a ser obxecto de polémica.
O por qué? Bom, nom é doado atopar respostas, e máis se nom se procuram. Nós pugémonos maos á obra e coa ajuda da Internet atopamos um monte delas. Han ser elas as que dean sentido ao cabeçalho deste artigo. As análises e as conclussoms sobre como é possível que pra algums e algumhas resulte estranho e até rejeitavel falar, pensar, estudar ou em definitiva viver em galego na Galiza é algo que deixo pra outros.

Ao que vou, umha parte representativa deses cidadaos tiveron a bem valoriçar esta iniciativa do bipartito por meio dum foro que pujo a sua disposiçom, a ediçom electrónica dum diario galego de grande tirada. Entre as respostas, habia de tudo, mais sería injusto deixar de reconhecer que eran maioría os que se opunham a que voçé, eu ou Anxo Quintana (que disque agora tén gemeos) puidésemos fornecer aos filh@s dun modelo de ensino no que o galego fosse a lingua veicular.

Porém, aínda que moi numerosas, as respostas á pergunta do jornal (“¿Qué le parece el plan de la Xunta que permite a los escolares recibir toda la enseñanza en gallego?”) pivotaban dende eixos moi semelhantes e tristemente reconhecíbeis, abondava con ver coma as encabeçaban os seus autores: “No al gallego”, “Atraso secular de nuevo”, “estrechez mental”, “una cafrada”, “ABERRACIÓN” (con maiúsculas), “lamentable” ou sen dúvida, o meu favorito “aislamiento hitleriano”.

Já metidos em farinha, as queixas de tantos e tantas galegas encaixarían máis ou menos nalgumha destas tres linhas argumentais:

“Se trata de la última argucia de los nacionalistas para debilitar y romper España”, que eu chamei, em sincera homenagem ao extremista vigués (denantes de esquerda, agora de dereitas, sempre moi seu) linha Pío Moa.

Eis algumha das pérolas que tiveron a bem ceivar algums dos asiduos a esta linha:

La última genialidad de los totalirios del nazional socialismo galaico, pretende no ya ocupar parte de Asturias y León para hacer la “Gran Galizaherría””
” Rediós, ahora comprendo lo del plan educativo: pretenden adoctrinar ese-eses desde pequeñitos, para lanzarlos a la Blitzkrieg en cuanto tengan edad de conducir un Panzer, disparar un chopo, y hablar del hecho diferencial ese.”

“Es intolerable que sólo un idioma sea impuesto obligatoriamente a la sociedad, desterrando otro que ha sido usado por los gallegos durante al menos 600 años, por motivos políticos, para fomentar el separatismo.
Llevamos dos años de continuas aberraciones políticas, que conducen rápida e inexorablemente a la ruptura de la patria española, y al recorte de nuestras libertades.”

“Me parece lamentable que mis futuros hijos tengan que aprender un idioma a la fuerza, como andaluza acojida en esta tierra de la que tanto presumo cuando voy a mi andalucía,”

“¿Tiene ventajas ser diferente?.Entiendo que todo lo que suponga un esfuerzo en el aprendizaje a los estudiantes solo beneficia al fracaso escolar.
.Entiendase que incluso en gramatica puede influir en la correcta escritura (es el caso del uso de la B y la V en muchas palabras) Puede adquirirse vicios que influyen negativamente para elfuturo

“Fatal, volvemos a la tribu pasando por el feudalismo después de las mafias políticas.”

A segunda linha argumental (linha Xan das Bolas), há-lhes soar a boa parte dos leitores e das leitoras deste artigo e é que se pensaban que a associaçom galego=aldeia=inhorancia desaparecera, han descobrer que diso nada, que nada coma falar castelhano, inglés ou farsi, todo agás galego, pra chegar longe nesta vida…

“Mi Opinion es Que Deverá continuar el Castellano Pues es Nuesta Lengua Madre Y No la Podemos Olvidar.”

“mal por que el fallo que hai en galicia es que se preocupan tanto en los centros educativos de insertar el gallego que la gente no lo abla por que esta asta las narices de que halla tantos profesores rompiendoles la cabeza.yo como alumno preferiria que me dejaran elegir ami y que no me lo inpongan.yo creo que los profesores estan para en señar y no para inponer ideales.”

“Si mal no recuerdo hace 30 anos atras, cuando alguien llegaba a cualquier Ciudad gallega, al que le oian hablar gallego lo miraban por encima del hombro y le tildaban de paleto o aldeano…Pobre de los paletos que estan en la xunta, perdon: Junta al pensar de la forma que lo estan pensando. Esto se llama caminar para atras, hacia el futuro.”

“Resido desde hace muchos años fuera de galicia, y siento verguenza ajena, cuando escucho a un paisano mio chapurrear el castellano.Primero aprender hablar español y despúes el gallego.
Por lo tanto el plan de la Xunta no me parece acertado, la imegen de un gallego fuera de su tierra, hablando mal español, es lamentable. Parece que “ladra” mas que “habla”.”

“El atraso más grande de Galicia es que a nuestros niños los líen con un idioma que no les sirve para nada,la enseñanza debe ser libre y abierta, no cerrada e impuesta a un idioma.Soy gallega pero sobre todo española.¿Me quieren responder los que se hacer llamar galegistas, porqué cuando llegué a Vigo hace 30 años en el colegio me insultaban y humillaban por que hablaba en gallego? esos niños hoy son galegistas y dicen hablar el galego de galiza. !que risa me dan! Dejen en paz a los niños que bastante tienen con estudiar en castellano. Dejen de imponer ideas raras a los universitarios , que ellos mismos elijan sus ideales.Sin imposiciones ni presiones. galicia libre.”

“Completamente inútil e imnecesario. Yo nací pobre en la galicia de hace 50 años y entonces los ricos hablaban castellano -aunque muy mal- asi que me esforcé en hacer lo mismo que ellos ya que entonces el hablar gallego era signo de incultura e ignorancia ademas de evidente pobreza y no me arrepiento. De hecho, los chavales mas listos de entonces eran también los que mejor hablaban el castellano fuesen ricos o pobres.”

“Si las clases en gallego fuesen impartidas en un gallego 100% correcto (lo cual sería lo logico) entonces nadie acabaría la carrera en tiempo normal pues antes tendrian que aprender el gallego y eso, negados como somos los gallegos para los ideomas, tardaría un par de años !”

Pra rematar um terceiro argumento, a (nula) utilidade do galego perante outras linguas máis “prácticas” coma, nom podia ser doutro jeito, o castelhano de Castilla. Linha “Curuñesa”

“No es por nada pero la dictadura acabó hace casi 30 años y el gallego continua en una situación igual de precaria que hace tiepo pues su futuro, desaparecer, es inébitable. Porque molestarnos en luchar por una causa perdida.”

“Que me va a parecer. ¡¡ UN AUTENTICO DISPARATE !!
Enseñen inglés hombre y déjense de perder el tiempo con algo que no vale para nada. ¡¡ que pena de país con “pensantes” así.”

“en una epoca adonde se busca la globalizacion, en galicia se busca limitar los futuros profesionales. Servira de algo saber hablar gallego si estas disputando una plaza en una multinacional ??”

“Me parece un atraso. Luego los niños no saben ni escribir ni expresarse en castellano

“Entre que nuestros hijos dominen el gallego o el castellano que dominen el castellano que le habrirá posibilidades más universales.”

“Creo que esto hará que tengan menos oportunidades ya que no sabrán correctamente el castellano. Cuantos más idiomas sepas es mejor.”

Velaí um resumo (sim amig@s, había máis) do que pensa boa parte do “personal” quando a alguem se lhe ocorre con evidente mala intençom, que na Galiza débese poder viver em galego. Coitados!!!!!!!!!!!

Estaca de Bares

Luns, Maio 15th, 2006

Estiven varias veces en Bares, e sempre desexo volver.
Este é o relato dunha das primeiras veces que tiven o pracer de percorrer a beleza agreste destas terras do septentrión galego.

Cando volvemos de Narón , desviámonos un pouquiño e visitamos Estaca de Bares
(Non acabo de saber se é con b, como apareceu sempre nos mapas, ou con v como está escrito nos indicadores
da zona , anque penso que Bares deriva do “burum” do latín , e daquela sería con b )

Primeiro fomos ao “semáforo” (telégrafo de bandeiras ou luces para facer sinais ós barcos, segundo o
diccionario).
Polo que me explicaron, normalmente estaba entre dous ou máis faros.
Hoxe está convertido en hotel ( na publicidade din que é o hotel que está máis ó norte de España). Só ten
5 ou 6 habitacións, que se enchen sobre todo no inverno, porque a xente viaxa alí para ve-las
impresionantes tormentas no mar.

Logo baixamos de novo e fomos á punta de estaca de Bares, latitude 43º 47´ 4´´ Norte, (o punto máis
boreal da Península) e lonxitude 7º 41´ 3´´ Oeste.

Nesta punta hai un faro que están rematando de restaurar, un edificio de pedra amplo e fermoso, e
por detrás del, baixando cara a punta que entra no mar, está a batería de sereas que se empregan para
sinalar o perigo na rota marítima, cando a brétema fai inservibles as luces do faro.

Logo os carreiros baixan case ata o mar, como en Fisterra, entre penas de granito redondeadas polo
temporal, os toxos e algunha madreselva.

Pola esquerda e pola dereita, impresionantes acantilados flanquean a Estaca , e miles de gaivotas
aniñan entre as rochas.

De volta baixamos ata o porto de Bares, un tradicional pobo mariñeiro de casas pequenas e xuntas,
construído ao abeiro dos ventos, a carón dunha pequena e fermosa enseada, onde fondean pequenos barcos de
pesca, e dunha solitaria praia de areas douradas. Bares foi, segundo Federico Maciñeiras porto fenicio, e tamén vila romana.

Volvendo cara a Viveiro puidemos contemplar as impresionantes paisaxes da Ría do Barqueiro, de augas
esmeralda e praias brancas, que destacan entre o verdor escuro dos piñeirais e da vexetación costeira.

Baixamos ata O Barqueiro, outro típico porto mariñeiro, un pouco máis grande que o de Bares, dentro
da ría, onde os percebeiros vendían percebes ós turistas que abarrotaban os restaurantes e terrazas.

Dende alí vense as praias do Vicedo (Xilloi, Arealonga…)

Creo que esta é unha das máis fermosas rías de Galicia (despois da de Muros, claro ;-))

Xa estivera alí outras veces, pero cada vez que vou, volto para a casa co pensamento cheo de imaxes dunha
beleza virxe e salvaxe que non se atopa noutros lugares.
Estaca de Bares, pero especialmente o seu porto é unha viaxe ao pasado, outro mundo.

Mª Luisa Álvarez

Abril (por X.M. Pereiro)

Luns, Maio 8th, 2006

Co amable permiso do autor, reproducimos unha das últimas columnas do Si Home Si de Xosé Manuel Pereiro, cun repaso moi interesante ao que significa históricamente o mes que imos deixar atrás.

Abril é o mes máis cruel, reza o verso quizais máis popular de T.S. Eliot Onte a antonte, 25 e 26, foron días de efemérides, e tamén houbo outra o 14. Para os eses amantes das cifras redondas impulsadas por organizadores de conmemoracións e publicistas, os 75 anos da proclamación da II República Española, os 25 da Revoluçao dos Cravos en Portugal e os 160 dos Mártires de Carral en Carral (Galicia). En España e Portugal celebran dúas eclosións de esperanza, remataran como remataran. Aquí, unha derrota, para variar.

O único deses momentos históricos que vivín, claro, foi o 25 de abril. Era un rapaz tan rapaz que nin viaxar puiden a Portugal, como os meus maiores, e limiteime a mirar cos ollos abertos e co nariz pegado ó cristal do televisor, como un neno ó escaparate dunha pastelería, aquelas sorprendentes imaxes de militares amados pola xente á que liberaran. Daquilo quedoume o arreguizo de emoción que aínda sinto cando escoito Grândola, vila morena. As sensacións que teño do que foi a II República, que debeu ser en España un momento de euforia semellante, están mesturadas coas da tristeza de como rematou, ou máis ben de como a remataron, á República e a moitos con ela. Tamén se me siguen poñendo os ollos de guerra cando vexo imaxes daquela, ou falo con sobreviventes. Onte estiven nos actos de conmemoración dos Mártires de Carral e é difícil describir o sentimento que me produciron.

En primeiro lugar quizais por unha certa confusión conceptual. A celebración organízaa tradicionalmente a Real Academia Galega, a pesar que non tén unha connotación cultural, senón política. O parto sanguento do galeguismo, unha revolta liberal que uns intelectuais converteron en algo máis. En segundo, porque é un feito histórico relevante que non sae na historia. Na de España, por suposto, igual que recordo que os comuneros Padilla, Bravo y Maldonado saían no libro da asignatura correspondente, mesmo con ilustración, todos dignos subindo ó cadalso, pero os Irmandiños non aparecían nin polo forro. Padilla & co. teñen unhas excelentes rúas no barrio de Salamanca de Madrid, e os Irmandiños unha un tanto cotrosa –con perdón- en Vigo, que coñecemos gracias á que está na zona das copas. Tampouco está no imaxinario colectivo (a revolta, non a rúa), quizais por un fallo do chamada industria cultural. A revolta de 1846 produciu apenas a obra teatral de Manuel María Abril de lume e ferro. Noutro sistema cultural, a historia duns románticos que durante un mes escaso pretenden erguer unha rebelión polas libertades, o relato das idas e vidas duns exércitos e doutros por Galicia adiante, o retrato descritivo do asalto final a Compostela, casa por casa, e final dramático do asunto, daría para un peliculón. A historia da independencia norteamericana que sae en Revolución non é máis interesante, e tamén comezou como unha revolta contra uns impostos. Pero, claro, alí o chico era Mel Gibson.

Evidentemente, a culpa non é de Mel Gibson ou da súa falta, ou de que escollera a figura de Braveheart e non a de Pardo de Cela para facer unha superproducción. Quizais é que a ninguén lle apeteza conmemorar derrotas. Pero o bo de non ter victorias que celebrar é que tampouco tés víctimas ás que procurar esquecer.

Judíos procedentes de la sinagoga de Aranda al refugio de las montañas gallegas

Luns, Maio 8th, 2006

Outra achega de Antonio Valcárcel sobre a realidade xudea na Idade Media.

Pocos pueblos como Aranda de Duero con tanta historia de convivencia entre las tres culturas: Islámica, judía y cristiana que hayan convivido al amparo de leyes y fueros que permitieron a los moradores de la Villa convivir con cierta tolerancia y respeto entre tan “dispares” culturas y religiones. Pero, hasta hoy en día, está cubierto bajo un tupido velo que oculta ciertos puntos oscuros y que los investigadores o historiadores deben de revelar. A lo que yo, humildemente, trato de aportar con sendas investigaciones y referencia documentales que descansas en los archivos. Y que son testigos mudos, pero escritos, de ciertos acontecimientos y avatares derivados de una convivencia no ajena o análoga a otros pueblos de España. No exentas lamentablemente de sufrimientos, crímenes, expropiaciones que en particular fue testigo el cinturón pétreo que constreñía a la Villa de Aranda de Duero y a su vez protegía del invasor de los ataques desde el exterior. Dentro… las más amargas hieles segregadas por las vísceras, colaterales de la envidia de quienes ansiaban el poder absoluto en detrimento de la libertad y la democracia.
El Edicto de expulsión de los judíos españoles fue promulgado como todos sabemos por los Reyes Católicos D. Fernando e Isabel. Un fatídico día 31 de Marzo de 1492. El Edicto ofrecía a los judíos que aún no habían abrazado el cristianismo, la posibilidad de convertirse, y ésta opción se mantuvo hasta el último momento e incluso la conversión desde el país de acogida. Los que ofrecieron resistencia a la conversión, se obligaban por tanto, a liquidar sus patrimonios a precios exiguos a subastadores sin escrúpulos, que adquiría sus patrimonios. Otros realizaban paripés de compra de los bienes, con objeto de protegerlos, por si un día deseaban regresar a la tierra de sus ancestros. Pero… si lo hacían de judíos la pena era capital, muchos regresaron ya convertidos al cristianismo por fe ó interés de recuperar sus casas, bienes y poder visitar su camposanto donde descansaban las osamentas de sus parientes y antepasados. Cuyos epitafios y nombres de los yacientes estaban gravados en las lápidas de granito con el buril del cantero, aún conservaban sus nombres…, tras apartar las hierbas que tapaban las lápidas se erigían éstas solemnes, apuntado al cielo. Ahora hace 504 años de su expulsión, llevarían ahora por tanto, dos milenios de presencia ininterrumpida. Al llegar a Aranda vieron que aquellos que compraron sus bienes pretendían pedir cantidades astronómicas y comenzaron nuevos procesos judiciales de reclamación de sus bienes a tenor de la ley del Decreto de Expulsión que les garantizaba la recuperación de su patrimonio si abrazaban el Catolicismo y lo demostraban con la partida bautismal correspondiente.

No ha habido ojos humanos que tantas lágrimas hayan derramado, hasta quedar enrojecidos, que los ojos de los judíos. Y si fuésemos capaces de ver el corazón, veríamos que llevaban el color del sufrimiento. Tomaron el camino del exilio por mar y por tierra y mientras caminaban unos nacían y otros morían, los predicadores salían al camino ofreciéndoles la salvación de sus almas y el alivio de sus penas. Otros de peor índoles les esperaban en los páramos del campo y observaban a aquellos judíos que sus prendan ofrecían connotaciones de opulencia, pese a que a los judíos se les prohibía ataviarse con “calzas de soleta” y ropajes felpados, y se les obligaba a llevar en el hombro izquierdo, y siempre al descubierto en poblado, la famosa “redondela bermeja” que tantas vidas había costado al judaísmo. Empero, que no se llevase en despoblado, por razones paradójicas de seguridad, con el fin de evitar que el pueblo les diese muerte. El día de la expulsión descosieron la “redondela bermeja” de su hombro y la guardaron algunos, en señal de reliquia por el sufrimiento que les aportó, otros la quemaron ó la tiraron al “río Duero”. Los asesinos imaginaban, y con acierto, que en sus estómagos e intestinos escondían sus monedas, oro y piedras preciosas. Y sin compasión los mataban vilmente, y abrían sus tripas en busca de los tesoros escondidos.

Siempre hay en todo camino un buen samaritano y éste fue D. Iñigo de Barahona, para los judíos de Aranda el receptor, comprador y cuidador de la Sinagoga y su camposanto. Un día fue llamado por los rabinos D. Mahiz Corcoz y D. Bueno Abolafia y con el dinero que le brindó la comunidad judía compró la Sinagoga, con la esperanza de que las negociaciones de Isaac Ben Yehudá Abarbanel, Tesorero de Alfonso V de Portugal; y Seneor Tesorero de la Santa Hermandad proyectaron, entre otros, sus influencias con los Reyes Católicos para evitar el Edicto de Expulsión. Y bajo estas premisas de negociación donde la esperanza era abrazada, pero no alcanzada. Mahiz Corcoz y Bueno Abolafia recogían todos los instrumentos de culto y los rollos de la Torá y dejaban el hueco de la pared vacío. Los candelabros que alumbraban los siete días de la creación del mundo construidos de ricos ornamentos orfebres con incrustaciones de ricas piedras preciosas y oro. Pero como no les estaba permitido sacar oro ni moneda, con un buril desencrustraron las piedras preciosas y el oro de los candelabros los machacaron hasta laminarlo en formas cómodas para que no lacerasen sus gargantas y estómagos, envueltas en masa de pan ázino y untadas en aceite de oliva, las iban tragando.
El Bachiller Alonso de Torres se presenta una mañana del último día de Julio con una orden para que preste su apoyo al judío Symuel de Soto, y a sus criados, amigos y parientes todos judíos y residentes en Aranda de Duero, y que les acompañe y ampare hasta que salgan de estos reinos. Le pregunta Symuel si le puede enseñar el Decreto de expulsión a lo que el bachiller Alonso de Torres le entrega un documento amputado cuyo pedazo rezaba lo siguiente: “ (…), somos informados de los inquisidores e de otras muchas personas, religiosas, eclesiásticas e seglares; e consta e parece seer tanto el daño que a los christianos se sigue e a seguido de la participación conversación o comunicación que an tenido e tienen con los judíos, los cuales se precian que procuran siempre, por cuantas vía e maneras pueden, de subvertir de nuestra Sancta Feé Católica a los fieles, e los apartan della e traénlos a su dañada creencia e opinión, instruyéndoles en las crencias e ceremonia de su ley, faciendo ayuntamiento donde les lean e enseñen lo que an de tener e guardar segund su ley; procurando de circuncidar a ellos e a su fijos; dándoles libros por donde recen sus oraciones… ”.
Agachó la cabeza Symuel de Soto, se rascó la cabeza a través de la Kipá, y cogió un libro de su ley que recogía la doctrina del Talmud y La Torah, azotó a la mula y comenzaron la peregrinación con aquellos enseres que si les estaba permitido llevar…, a algún lugar del exilio en dirección al Este del Reino de Portugal para después pasar como lo hicieron los de Soto a tierras gallegas entre Galicia y Zamora.
Un dominico gritando salió a su encuentro mostrando un crucifijo negro.
-¡Besa la Santa Cruz, judío y serás salvo!

-Maldito día se dijo, Iñigo de Barahona, el día que adquirí la Sinagoga-
Los cofrades de Santa Ana vieron con buenos ojos la posibilidad de convertir la Sinagoga en su iglesia. Sin embargo, un documento de escribanía impedía tal posibilidad. No fue óbice para que la Cofradía de Santa Ana formada por muchos conversos y por la fuerza de la violencia tomase la Sinagoga y la ocupase de forma ilegal y la convirtieron en iglesia.
El corregidor de Aranda de Duero, a petición de la Cofradía de Santa Ana instó al Corregidor a que averiguase si Iñigo de Barahona compró la sinagoga. Y con artimañas, y vulnerando una vez más la legalidad, ganó la cofradía del provisor un mandamiento que le dio la posesión de la sinagoga de los judíos y esto ocurrió el 1493-03-06 y fue incorporada a la iglesia de los cofrades de Santa Ana. Pero, en la fecha que se producen las reclamaciones se hacen sin la defensa de D. Iñigo de Barahona. Pesaba sobre él un edicto de expulsión y desterramiento de la Villa de fecha 1492-06-28 por ciertas palabras y enojos que había tenido con Gonzalo de Quemada, ambos vecinos y regidores de la misma Villa, siendo el verdadero “culpable” Gonzalo de Quemada. La mala suerte perseguía a D. Iñigo de Barahona, pero esa mala suerte no estaba escrita en las estrellas, eran pura conspiración auspiciada por ciertos intereses y poderes de la Villa. Gonzalo García de Quemada era un hombre cruel y egoísta en el año de 1495-08-21 se tropieza con una comisión del corregidor de Aranda sobre que Gonzalo se apoderó de los bienes de sus hermanos: Alonso e Isabel García de Quemada esta monja profesa del Monasterio de Calabazanos y los bienes eran de herencia de sus padres. La demanda fue efectuada por su otro hermano, D. Francisco García de Quemada, deán de Logrofio.

Es aquí cuando las influencias de Gonzalo García de Quemada y sus relaciones con los hombres poderosos de la iglesia comienzan a darle la espalda. El paño que absorbía todas la sangre y lágrimas que dejaba tras de si él Gonzalo García de Quemada comienza a acartonarse y pese a que algunos de sus amigos aún se fiasen del clan, como fue el caso de Rodrigo de Prado, que actuó como fiador del Antonio, hijo de Gonzalo, que fue condenado por ciertas cuchilladas que dio a Sancho de Salcedo y fueron tomados los bienes de Rodrigo de Prado en la cuantía que correspondía como fiador del hijo de Gonzalo García de Quemada. Al parecer las cuchilladas que recibió Sancho de Salcedo fueron propinadas a cuenta de que éste tenía tomada a sus hijos una parte de la bodega subterránea que les correspondió en la herencia de Pedro García Lapuente, su abuelo.

Gracias a los judíos que fueron expulsados del reino; Iñigo de Barahona era un hombre rico y que ostentaba el cargo de Procurador. Se juntó con otros conversos: Pedro de Santa Cruz y Francisco de Mena y se personaron ante el procurador fiscal, Diego Romaní para comprar los oficios de regidores de la Villa de Aranda. El estigma de su etnia no era ni siquiera disipado por sus caudales, La Santa Inquisición los investigaba muy de cerca, tanto a él, como a sus socios y amigos. Pedro de Santa Cruz fue acusado de judaizar y puesto ante El Santo Tribunal de la Inquisición y la pena fue de prisión. Corría el año de 1503 y tras cumplir condena Pedro de Santa Cruz realiza una reclamación ante los corregidores de Soria y Aranda de Duero para que “ciertos tesoreros” le paguen las cantidades de las rentas que fueron a su cargo para la paga de la gente de las guardas y de que no le dan cuenta ni razón por haber estado preso en la cárcel de la Inquisición. Iñigo de Barahona temblaba y se preguntaba si Pedro de Santa cruz y, si durante el interrogatorio y malos tratos que recibió…, su lengua se disparase como un arcabuz contra sus amigos, declarando pelos y señales; tal vez con la intención de evitar el potro y demás instrumentos de tortura..

El lector se puede preguntar que pese a tan traumáticos acontecimientos la raza judía guarda un odio extremo a los cristianos ó si esto a su vez fue recíproco y la historia demuestra que en tales situaciones siempre existe el milagro del perdón. Y para ejemplo, traigo a colación al converso burgalés don Pablo de Santa María que habitó la Aljama burgalesa. Pablo de Santa María pertenecía a una familia hebrea de noble alcurnia, aunque de muy parvos medios de fortuna, que se trasladó a Burgos capital a mediados del siglo XIV. Nació En el año de 1350, y desde muy joven se inició en los estudios rabínicos, y a los veinte años estudió leyes y Filosofía moral, conociendo a Avicena y a otros escritores árabes y judíos. Fue designado Rabino Mayor de la judería de Burgos con la aprobación del Rey Juan II. Abrazó el catolicismo y en el año 1416 fue nombrado obispo de Burgos.

Nota: El tema y documentación que he investigado posee material suficiente como para redactar una novela de carácter histórico y forma parte de mi obra inédita: “Los Judíos de Aranda de Duero”. Por tanto, sirva el presente estudio como una sonda que ha detectado un asunto de carácter histórico que aconteció en la Villa de Aranda del Duero. Significando una laguna importante en la historia de los judíos españoles en Aranda, que, ¡ojalá!, despierte el interés de historiadores y escritores. Y saquen a la luz aquellos fatídicos días de expulsión a tenor de un Edicto de los Reyes Católicos que manchó la historia de España y en este caso en particular afectó a Aranda de Duero.

Antonio Valcárcel Domínguez