Archive for Xullo, 2005

O Museo do Pobo Galego reclama apoio para a música tradicional

Mércores, Xullo 27th, 2005

(tirado de www.gaiteirosgalegos.com/xoops) O Padroado do Museo do Pobo Galego observa con preocupación a tendencia a promover con recursos públicos a introdución de formas de expresión musical que considera alleantes e prexudiciais para o patrimonio sonoro tradicional

Nos últimos anos vénse practicando desde algunhas administracións unha política encamiñada a impulsar e difundir as chamadas bandas de gaitas, que están a introducir instrumentos, modos e ritmos importados, que pouco se compadecen co que é específico de Galicia.

Evidentemente, nada hai que opoñer á creación e á innovación neste ámbito, cando estas son o froito da investigación e da evolución dunha tradición enxebre e arraigada no pobo. Mais non se pode ficar indiferente cando aqueles elementos importados, amparados por organismos públicos e apoiados nunhas prácticas formativas alleantes, van desprazando inexorablemente o que é xenuíno e representativo da nosa tradición.

A convención para a salvagarda do patrimonio cultural inmaterial, adoptada pola UNESCO, recoñece “a importancia que reviste o patrimonio cultural inmaterial, crisol da diversidade cultural”, e propugna a súa salvagarda mediante “a identificación, documentación, investigación, preservación, protección, promoción, valorización, transmisión (basicamente a través da ensinanza formal e non formal) e revitalización deste patrimonio nos seus distintos aspectos”.

As tradicións musicais son un dos compoñentes principais dese patrimonio intanxible, que forma parte do herdo universal da humanidade. A música tradicional e os seus instrumentos son portadores de fondos valores culturais e espirituais de civilización, e transmisores de coñecemento.

Con estas consideracións, e en cumprimento dos obxectivos definidos nos seus Estatutos, o Padroado do Museo do Pobo Galego dirixiuse aos organismos comprometidos coa preservación do patrimonio tanxible e intanxible instando o rexeitamento das prácticas deturpadoras da herdanza cultural do noso pobo e o apoio efectivo ás entidades que se dedican á investigación, estudo e difusión deste acervo patrimonial, consonte o establecido no art. 65 da lei 8/1995 de Patrimonio cultural de Galicia.

Museo do Pobo Galego
San Domingos de Bonaval · 15703 Santiago de Compostela
T 981 583620 – F 981 554840 – correo e.: museodopobo@interbook.net

Lengua, Tierra y Porvenir

Domingo, Xullo 24th, 2005

Somos hijos de la lengua gallega. Así quedo establecido y proclamado ante la faz de los pueblos de la tierra, cuando el 25 de julio de 1920 se celebró, a instancias de las Irmandades de Fala, por primera vez el día de la patria gallega.

Desde entonces, y desde los tiempos, Galicia se asienta en un territorio de geografía entrañable, pero la filiación gallega viene de la lengua; se manifiesta en la cultura que ella expresa.

La cultura es un modo único, diferenciado, de ser en el mundo, No es el goce de los exquisitos pocos sino ese vínculo sutil, inapresable a veces pero de contundente presencia, que recorre e iguala la carne y la sangre del humilde campesino y del más encumbrado terrateniente. Del hombre de pocas letras y del ilustre sabio.

Amamantados en la Fala hemos recibido el bautismo en los valores que dan sentido y reciedumbre al modo gallego de ser con el mundo.

Puede este sencillo homenaje – y más que homenaje: canto de amor a la patria de la lengua y a sus hijos – puede, repito, parecer una exaltación nacionalista: Y puede que a algunos extrañe el tono y el estilo, después de los resultados de las últimas elecciones gallegas. Sin embargo, juzgo que es el momento más propicio para decir que las reformas políticas y sociales que una mayoría del pueblo gallego considera necesarias, deben producirse sin merma ni daño de los valores que nos expresan

No se trata de un mandato de tierra arrasada, sino de incorporar nuevas libertades y nuevas posibilidades, agregándolas a la vieja matriz del humanismo gallego. El de Rosalía y el de Castelao, cuyas ideas progresistas no entraron jamás en conflicto con su definición universal y gallega.

Las campanas de la Historia han llamado a avanzar.

El impulso del paso nos viene desde los talones, desde el suelo, desde la tierra de la doce Fala.

Feliz Día de la Patria y por mil primaveras más !!!!

Roberto Eiriz Estévez

Saúde e Terra

Desaparece a Consellaría de Emigración

Venres, Xullo 22nd, 2005

Finalmente fíxose realidade o ruxe-ruxe destas últimas semanas: o novo goberno PSdeG-BNG vai eliminar a Consellaría de Emigración, pasándoa de novo a unha Secretaría Xeral dependente de Presidencia.

Pódese ler o acordo de goberno e reparto de reposnabilidades neste documento publicado hoxe por Vieiros.

Los judíos de Monforte de Lemos y Orense

Xoves, Xullo 14th, 2005

Se dice y de ello me hago eco que fueron grupos de judíos de Monforte de Lemos a repoblar la villa de Ares, cercana a Betanzos, cuya iglesia parroquial de Santa Eulalia conserva arco de herradura, restos del edificio de la antigua sinagoga.

La expulsión de los hebreos de Galicia ocasionó un decrecimiento general y notorio del comercio. La Inquisición actuó duramente en Ourense, dejando el peor recuerdo el inquisidor Gamarra, y su amigo y delator inquisitorial, Pedro Pérez, Y como dice un verso cantado popularmente: ” Pedro Pérez ó maís bandullo van os dous hasta á cabo do mundo”
Pero Galicia, la tierra húmeda y verde donde los ganados apacientan relajado con el único ruido de los cencerros, esta tierra puede dar las mejores y las peores notas de la história, como persecuciones inquisitoriales…, hasta masivas emigraciones. Sin embargo, Galicia da a luz los mejores hombres y más destacados de las letras y las ciencias, que suelen quedar olvidados por un tupido velo que preexiste con la soledad de un Pueblo condenado al éxodo; al igual que el Pueblo Hebreo con el cual tiene lazos históricos y de sangre imborrables, pese a las amputaciones documentales y vestigios rotos a mazazos por quienes quieren borrar toda identidad e imponer su régimen. Sólo en Ribadavia en el siglo XIV más de la mitad de sus moradores eran hebreos más de 1.500 israelitas que habitaban el barrio cercano al Miño. Cuando los ingleses del general Lancaster atacaron Ribadavia en 1386, los moradores, sin guarnición militar, se defendieron bravamente, con ayuda de los judíos, que resistieron en la muralla de la Puerta Nueva y el Arrabal. Al cronista Froissart hubo de sorprenderle la encarnizada resistencia de los moradores y los judíos, quienes perdieron oro y plata en grandes cantidades al entrar a saco los ingleses. estos arrasaron la aljama, pero no quemaron la villa entera por creerla útil como plaza fuerte.
La familia Guadalupe alcanzaron elevadas dignidades, y tras convertirse al cristianismo quedaron en Galicia diluyéndose su sangre hebrea con la galega y por se tan meritorios algunos de sus miembros, de los cuales hasta en el siglo XVIII según algunos datos que poseo aún conservaban el apellido Guadalupes investidos con el hábito de San Bernardo en el Monasterio de Montederramo, como lo fue el ilustre archivero fray Guadalupe.
En la genealogía de esta familia ha encontrado el erudito José Santiago Crespo del Pozo, fraile O.M. datos de gran interés:
“Notabilisima familia orensana de la que procedieron famosos médicos de los Reyes Católicos, del Emperador D. Carlos V y del pontífice Adriano. Pasados del judaísmo a la fe católica.
– Juan de Guadalupe, protomédico de sus Altezas los Reyes Católicos, se había unido en matriminio con doña María de Almeida: t.p.h.a
1. D. Antonio López de Guadalupe, q.s.l.l
2. D. Paulo de Santa Cruz

D. Antonio López de Guadalupe fue doctor, cirujano mayor del Emperador D. Carlos V y su esposa Doña Isabel, asi como del pontífice Adriano. Nació en Castro Caldelas hacia el 1500,-estudió primero en la ciudad de Orense pasando luego a la Universidad de Salamanca para graduarse como doctor en medicina. Antonio conservó su mismo nombre en tanto que su hermano, siguiendo el ejemplo y la costumbre de muchos conversos, tomó el de Pablo de Santa cruz.
El señor Ferro Couselo dice que el Dr. Guadalupe no tuvo al parecer hijos, pero no le faltaron sobrinos. Sentimos disentir -dice el padre Crespo-, pero sabemos los nombres los nombres del célebre médico:
1- D. Pedro López de Guadalupe, q.s.l.l.
2- D. Antonio de Novoa, vecino de Sevilla y natural de Orense, pues éste pidió la certificación de armas de los Guadalupe, por ser hijo del licencoado Antonio López de Guadalupe y porque le pertenecían las Armas contenidadas en el privilegio. Fue entoncs cuando Diego de Urbina, bajo el reinado de Delipe II extendió su certificación en Madrid, a 11-XI-1592″.
De esta distinguida genealogía existen lazos de concatenación familiar hasta nuestro días, que en otra ocasión aportaré mas datos a tenor del interés mostrado por los lectores y redactores de esta gran comunidad virtual: Filos de Galicia.

Nota: Puedo disponer de los padrones del servicio real de Monforte de Lemos del año 1.556, donde los hijos de aquellos conversos en aquella épocas vivian en aparente paz, dentro de la sociedad monfortina.

Antonio Valcarcel Domínguez de Mazaira,
Investigador Genealogista.

Mi mamá nasió en Selta

Luns, Xullo 11th, 2005

Artículo de opinión de Ernesto S. Pombo publicado en La Voz de Galicia el 24/06/2005, acerca del voto emigrante.

TODO el debate que estamos alimentando sobre el voto de la emigración carece de un elemento fundamental. De sinceridad. Nos parapetamos en lo políticamente correcto y somos incapaces de abordar el asunto con frialdad. Así que vamos a tratar de hacer un ejercicio de honradez. Y hablar, con toda la claridad que sea posible del problema, que es lo que no hemos estado haciendo hasta ahora.

Por ejemplo, que levanten la mano los que creen que los emigrantes han de seguir resolviendo nuestro futuro. Que la levanten los que defienden que los residentes ausentes decidan el alcalde de Sada, el de Ribeira de Piquín o el presidente de la Xunta. Y vamos a contarlos a ver cuántos son. Probablemente nos llevemos una sorpresa. Cuatro y el del tambor.

Porque si todos fuéramos sinceros y nos dejásemos de sentimentalismos folklóricos y lacrimógenos deberíamos de empezar por preguntarnos qué es un residente ausente. ¿Es residente ausente el nieto de la señora María de Cuntis que nació en Bariloche, vive en Bariloche, se casó en Bariloche, trabaja en Bariloche y paga sus impuestos en Bariloche? ¿O es residente ausente la propia señora María que se fue para Jujuy en el año 37 y que sólo regresó, gracias a Encontros , para estar en la festa da empanada ? ¿O quizás es residente ausente el gallego convertido en un destacado empresario en Piriápolis, que da trabajo a 200 nativos y que tributa al fisco uruguayo?

Resuelto el escrutinio de estas elecciones, hemos de plantearnos el papel de los emigrantes en las decisiones de nuestro país. Porque la mala conciencia que tenemos por haberlos obligado a irse por el mundo para ganarse el pan, no puede obligarnos a llenarlos de concesiones innecesarias. No puede ser que mientras la emigración cae brutalmente sigan creciendo los residentes ausentes. Ni que desde la llegada de don Manuel se hayan triplicado.
Digámoslo claro. En Galicia tenemos que votar los que somos. Los que somos gallegos. Los que vivimos aquí, residimos aquí, trabajamos aquí, y pagamos nuestros impuestos aquí. La tradición popular gallega es sabia. Y siempre le escuché decir a mi abuela que o home é de onde pace e non de onde nace. Pero incluso más. Para la recuperación de los montes vecinales en mano común, se atendía al criterio que marcaba lo de casa, aberta e con fume. Cuando en la década de los setenta comenzaron a llegar al fútbol español los primeros extranjeros lo hicieron bajo la denominación de oriundos. A uno de ellos, creo que se llamaba Juan Carlos Touriño, se le preguntó por sus orígenes familiares.

-Soy gayego. Mi mamá nasió en Selta de Vigo.

Juan Carlos Touriño es un residente ausente. Probablemente habrá votado en las autonómicas del domingo.

¿Hay que mantener el voto emigrante?

Martes, Xullo 5th, 2005

La importancia decisiva que en las recientes elecciones autonómicas pudo haber tenido el voto de los emigrantes -el llamado CERA, Censo de Residentes Ausentes– ha resucitado la vieja discusión acerca de hasta qué punto es lógico que gallegos que conservan la nacionalidad pero que llevan muchos años fuera del país, plenamente integrados en sociedades ajenas y que tienen también derecho al voto allí puedan sin embargo determinar aquí el destino político. Para debatir sobre ello el Faro de Vigo (02/07/2005) sentó, cara a cara, a tres diputados electos, responsables de área en sus organizaciones políticas, las únicas con representación obtenida en las urnas.

No pocos ciudadanos gallegos se preguntan si hay que mantener el derecho de voto a quienes residen fuera, si es lógico que puedan decidir el futuro político de un país en cuya vida, de hecho, no participan o lo hacen muy poco…

Marisol Soneira (PSdeG). Yo creo que es lógico que voten, soy de las que piensa que un pasaporte no puede ser un mero trámite administrativo: la condición de español debe ser algo más que un mero trámite para poder entrar u salir de un país. Otra cosa, y eso debemos discutirlo, es si en todos los procesos deben votar todos, y si en algunos, unos que no son españoles deberían votar; ejemplo: la flota de cerco de Camariñas tiene pescadores peruanos que pagan impuestos allí, llevan allí a los niños al colegio y a ver por qué no pueden elegir al alcalde, pongamos por caso. Todo esto surge por las circunstancias que se dieron en estas elecciones, pero debo recordar que los emigrantes no decidieron nada, votaron el día 18; quienes decidieron fueron los gallegos de aquí. Asumamos la parte de la responsabilidad y no la carguemos sobre otros, que en términos aritméticos son una parte insignificante.

Diego Calvo (PPdeG). Estoy de acuerdo en la primera parte: creo que los residentes ausentes sí que tienen derecho a votar y deben ejercerlo siempre que haya lugar y quieran. Y además creo que han contribuido decisivamente a la construcción de este país durante muchos años y es un derecho que se tienen ganado, si bien no se lo pudimos dar con el derecho al trabajo en su momento y por eso emigraron. Ahora no les podemos recortar los plenos derechos de ciudadanía que les asisten. Y tampoco yo creo que decidan ellos: durante esta campaña, sobre todo en la última semana, se estuvo abriendo un debate sobre el papel que juegan, pero su participación no fue decisiva, ya que si el voto de los presentes hubiera sido otro el de ellos no habría decidido nada. Con los resultados tan ajustados fue otra cosa, pero son parte del censo y además habían votado antes y por tanto no se puede hablar de que hayan sido un elemento decisivo.

Carlos Aymerich (BNG). Lo que pasa es que tanto PP como PSOE siguen avalando un sistema y una legislación electoral que les conviene, permiten lo que no es sino un efecto óptico: los emigrantes votan antes pero su voto se computa después. El BNG propuso reformas legislativas en Madrid y en Galicia para que los emigrantes votasen en urna, con apoderados e interventores, para que su campaña electoral estuviese regulada, los gastos en el extranjero estuviesen controlados, vigilar cómo actúan la consellería y otros departamentos del Estado… Todo eso lo propusimos y PP y PSOE votaron en contra diciendo que esto no era urgente; pero el PP cayó en su propia trampa, porque fueron ellos los que promovieron una reforma en el Parlamento para ampliar el plazo para recibir y contar los sobres. Eso es absurdo ahora, no se necesita tanto tiempo salvo que unos y otros quieran hacer algo en este plazo, claro.

Marisol Soneira. Aquí a veces caemos en la tentación de anular todo lo que no sirve para nuestros intereses: esta vez hasta Fraga acabó criticando aquello que para él casi formaba parte de su ADN. Coincido con que éste es un sistema que hay que cambiar pero siempre hemos defendido también que una ley orgánica hay que modificarla desde el consenso; no podemos radicalizar las cosas: en Fisterra se anuló una elección por irregularidades, ¿hay que prohibir el voto a los fisterráns, o a los ancianos a los que las monjitas llevan a votar? No: la cuestión es que hay que establecer mecanismos que garanticen que los votos que llegan aquí son realmente la expresión de la voluntad del que vota. En cuanto al voto conjunto con el PP sobre los plazos para el escrutinio, tomamos una decisión política porque no tenemos ningún miedo al PP. Y no es de recibo que cuestionemos un sistema en el que todos participamos: todos fuimos a buscar el voto allí. No podemos aceptar las reglas, jugar el partido y cuando empezamos a perder cambiar esas reglas; si hay que cambiar, hagámoslo ahora: muchas veces faltamos al respeto a los emigrantes.

Diego Calvo. Estoy en desacuerdo con algunas cosas: en primer lugar hay que recordar que en el Parlamento se amplió el plazo para recibir los votos y escrutarlos porque antes no se respetaba la voluntad de los emigrantes, y no se respetaba porque, por problemas derivados no de ellos sino de las empresas que recogían y enviaban los votos, se retrasaban en su envío, y en ese proceso se perdían muchos votos. Por eso se amplió el plazo, con el respaldo de una enorme mayoría del Parlamento gallego para que cuantos más votos entren mejor. Decía Marisol que quizá ahora es momento de cambiar: sin embargo yo oí a la Vicepresidenta del Gobierno decir que el sistema funcionaba perfectamente y que no era necesario cambiarlo, así que a ver si se pone de acuerdo. Desde luego hasta ahora han tenido oportunidad en año y medio de cambiarlo y no lo hicieron. Creo que el modelo está consolidado, aunque eso no quiere decir que no se pueda mejorar. Y, en fin, no es verdad que Fraga haya cuestionado los resultados: de hecho, ha sido el presidente Fraga el que dio la orden de no impugnar a pesar de la anulación de más de cinco mil votos. Los resultados son legítimos.

Carlos Aymerich. Que entren los más votos posibles está bien, pero dentro de plazo: yo tengo muchos amigos y vecinos en Bastiagueiro que el día de las elecciones fueron a la playa y llegaron tarde. Y no pudieron votar. A partir de ahí es cierto que la Vicepresidenta dijo que todo había ido muy bien, pero Miguel Cortizo dijo en la televisión que el sistema permitía que alguien fuese a votar en nombre o lugar de otra persona ante los correos argentinos, uruguayos o venezolanos, e incluso que pueda votar por varios. Bien, decir que ése es un sistema modélico, que las cosas funcionan bien, que los resultados son respetables es mucho decir. Yo no quiero hacer sangre con esto, pero es inadmisible: el señor Fraga fue de viaje institucional pagado con dinero de la Xunta a hacer campaña política en Argentina y en Uruguay; el señor Touriño fue y resulta que tenía un invitado de excepción en un mitin, que era el Ministro de Trabajo: ¿qué casualidad, no?, el Ministro del que dependen las pensiones. El PSOE dice ahora “el PP se aprovechaba antes, ahora nos aprovechamos nosotros”. ¿Cuándo se empezó a hinchar el CERA? Pues tras la permisividad del PSOE antes de 1996, cuando la inscripción se hizo de oficio.

Además del debate sobre el procedimiento hay otro: el de si deben tener o no derecho a votar…

Carlos Aymerich. A ver, ¿tienen derecho a votar los emigrantes? Sí. ¿Qué se entiende por emigrante? ¿El nieto de una persona que emigró hace cincuenta años tiene derecho? Yo creo que no, que no lo debería tener. Porque ya está votando en Argentina, o en Uruguay o en Venezuela. Ése es el tema. Entiendo que en Galicia tenemos el drama de la emigración, y eso condiciona, y condiciona nuestra respuesta legislativa. Pero creo que sería prudente considerar el derecho a voto en la primera generación, y desligar, como en otros países, la nacionalidad del derecho de sufragio. Se puede tener doble nacionalidad, pero igual que no se pagan impuestos en los dos sitios, o no se hace el servicio militar en ambos, tampoco se podría votar en los dos. ¿Por qué no se hace?

Marisol Soneira. Insisto: el pasaporte no es un mero trámite. Nadie escoge donde nace, pero los hijos de los emigrantes eligen la nacionalidad, y desde el punto de vista de la relación eso es clave. ¿Es gallego quien vive y trabaja en Galicia? Sí, pero lo democrático es también que pueda elegirlo. Hemos de modificar la legislación, porque permite que se puedan hacer fraudes: de acuerdo. El debate no consiste en restar derechos, sino en garantizar que se puedan ejercer de un modo democrático, serio y sin manipulaciones. Y para conseguirlo hay que sentarse y debatir entre todos, pero nunca desde la perspectiva de restarle derechos a nadie. Quizá pueda irse a modelos de representación específica del colectivo de emigrantes, que ya lo pidieron.

Diego Calvo. Coincido en que no se pueden limitar sus derechos a las personas que tienen una nacionalidad. Cuando muchos emigrantes se fueron lo hicieron sobre todo porque aquí no había trabajo: son tan capaces de defender a Galicia como cualquier inmigrante que viene a trabajar aquí. No se puede decir que son gallegos los que trabajan y viven aquí y limitar los derechos a los que nacieron aquí y tuvieron que marcharse. Por cierto, hablando de representaciones, el único partido que llevó en sus listas a un representante de la emigración fue el PP, y es un modo de darle voz al colectivo de los gallegos en el exterior: el compromiso con la emigración se demuestra así, entre otros muchos. ¿Se ha de reformar la ley? Sí, pero sin recortar derechos.

La memoria que llegó en barco

Luns, Xullo 4th, 2005

Un equipo de antropólogos, historiadores, sociólogos, musicólogos y museólogos dará forma a partir de mañana al primer museo que recordará la multitudinaria llegada de gallegos a la Argentina.

Cuenta la historiadora y especialista en gestión cultural Isabel Barros que las pocas líneas que anunciaban en un diario nacional la inauguración del primer museo dedicado en la Argentina a repasar la oleada inmigratoria que llegó de Galicia en los últimos dos siglos fueron suficientes para que un sinfín de personas se comunicaran con ellos, deseosos de donar, prestar o acercar objetos, fotos, documentos, recuerdos, historias. No es extraño: casi un millón y medio de gallegos viven fuera de Galicia. Más de medio millón eligieron países de América y, de ellos, más de la mitad vive en la Argentina.
La comunidad gallega en la Argentina cuenta con más de 330 mil integrantes, según la Secretaría General para las Relaciones con las Comunidades Gallegas: más gallegos de los que tiene toda Europa (sin contar España), el doble de los que viven en Madrid, dos veces los que residen en Cataluña y 4,5 veces los que habitan el en País Vasco. Los gallegos de la Argentina llenan 4,5 veces el Estadio Santiago Bernabéu de Madrid o el Estadio Monumental de Buenos Aires y hay casi tantos gallegos en la Argentina como en toda la provincia de Ourense. Ahora tendrán un museo para recordar su llegada. Y detrás del proyecto se aglutina el trabajo de un puñado de académicos, investigadores y docentes universitarios que vienen dándole forma al proyecto.
El equipo, liderado por Barros, está conformado por antropólogos, historiadores, sociólogos, musicólogos y museólogos, que investigaron en profundidad las causas que llevaron a este colectivo emigrante a dejar su tierra y cuáles fueron las condiciones sociales, políticas, económicas y culturales que ofrecía la Argentina para convertirse en el principal país receptor en el mundo.
El resultado de ese trabajo podrá verse a partir de mañana en el Museo Nacional de la Inmigración cuando quede abierta al público la muestra “Gallegos, de Galicia a Buenos Aires 1860 – 1960” con la que el Museo de la Emigración Gallega en la Argentina (MEGA) dará su primer paso.
De este modo, en el antiguo Hotel de los Inmigrantes se expondrán más de un centenar y medio de objetos que pertenecen a esta colectividad que va imbricada en la historia argentina desde los tiempos de la colonia aunque desde mediados del siglo XIX eligió masivamente este país para afincarse.
Entre ellos habrá fotografías, documentación de la época, historias de vida, literatura, enseres, herramientas, instrumentos musicales y obras pictóricas. Además, se exhibirá un mediometraje que refleja diversos testimonios de aquellos emigrantes que llegaron al país con la última gran oleada, entre 1940 y 1960.
“Ésta es una propuesta novedosa hecha por los emigrados en la sociedad de acogida, a diferencia de otros museos existentes, que se constituyeron en las sociedades expulsoras”, explicó Isabel Barros a Planeta Galego.
– ¿Esta muestra inaugura el funcionamiento del museo o hubo otras menos masivas?
– El museo tendrá sede en el edificio que la Federación de Asociaciones Gallegas de la República Argentina tiene sobre la calle Chacabuco, en el barrio de San Telmo. Como ese inmueble de mil metros cuadrados todavía no está en condiciones de ser habilitado para el ingreso de público, hacemos esta presentación. Y para ello, elegimos un lugar simbólico: lo que fuera el Hotel de Inmigrantes por el que pasaron centenares de miles de gallegos apenas bajados del barco. A partir de agosto, completaremos los detalles pendientes para que la muestra recorra el país y luego, los objetos volverán a Buenos Aires.
– ¿Cuál es el origen de ese patrimonio de un centenar y medio de piezas que se van a exhibir?
– Teníamos una importante colección de documentos, fotografías y libros que pertenecen a la Federación y que retratan la descomunal producción intelectual de esta colectividad en la Argentina, sobre todo durante los años de la Guerra Civil y la posterior dictadura franquista. Pero a partir del anuncio publicado en la prensa, se acercó una infinita cantidad de gente que no frecuenta la asociaciones de la colectividad pero que sin embargo acercó materiales de un valor incalculable. Esos materiales serán exhibidos para mostrar cuánto de la identidad nacional tiene su origen en lo gallego.
– ¿Se pueden seguir donando o prestando cosas?
– Sí, se pueden donar y prestar, pero también se puede pedir información. Uno de los integrantes del equipo es experto en artes y restaurador y tiene la tarea de reconocer las piezas e indicarnos su valor.
– Para la colectividad gallega, la importancia del museo queda clara. Pero ¿qué relevancia tiene para los argentinos que no descienden de gallegos?
– No creo que este sea un museo solo para gallegos. Además, buena parte de los argentinos tienen un pariente gallego en su historia. Pero, lo más importante, este colectivo fue tan importante y tan grande que muchas pautas culturales y muchas características identitarias no se comprenden sin Galicia. No se entiende Buenos Aires sin Galicia, ni Galicia sin Buenos Aires.

Más datos: 4300-1790/7503 ó info@fedegallega.com.ar

De hacedores, objetos e historias

El Museo de la Emigración Gallega en la Argentina (MEGA), una iniciativa de la Federación de Asociaciones Gallegas de la República Argentina, desarrollará esta muestra con el respaldo de la Xunta de Galicia (el gobierno autonómico de la región), la Diputación de A Coruña, la Agencia Española de Cooperación Internacional, y también la adhesión de la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, la Legislatura porteña y el Senado Nacional.
La muestra “Gallegos, de Galicia a Buenos Aires 1860 – 1960” funcionará en el Museo Nacional de la Inmigración, de lunes a viernes, de 10 a 17; y los sábados y domingos, de 11 a 18, con entrada libre y gratuita.
Entre los objetos que se exhibirán, podrán verse frazadas y colchas confeccionadas en los telares artesanales de las pequeñas aldeas, la vajilla que empleaban al llegar, las herramientas con las cuales desarrollaban diversos oficios, así como los sabores de su cocina, la música, la cultura y las tradiciones de un pueblo que hoy es parte constitutiva de la realidad argentina.
Isabel Barros, la directora, es además de historiadora docente del Instituto Universitario Nacional de Artes (IUNA) y graduada en la Universidad Nacional del Sur (UNS). Master en Gestión y Políticas Culturales, fue secretaria de Cultura de la Municipalidad de Bahía Blanca entre 1983-1991.
El equipo que lidera está integrado por la socióloga Catalina Fratalocchi González (que forma parte del Proyecto trabajo, género y desarrollo en el contexto de la mundialización de FLACSO); el antropólogo y especialista en música Pablo Cirio (del Instituto Nacional de Musicología “Carlos Vega”); y el profesor de la Universidad de Buenos Aires y de la Universidad Católica Argentina de Salta José Luis López.
También forman parte del grupo el historiador Ruy Farias, integrante de la Cátedra de Estudios Gallegos de la UBA y doctorando por la Universidad de Santiago de Compostela (España); la cineasta Cristina Fasulino, autora del filme El sur de una pasión; la productora de artes escénicas Graciela Rodríguez, el diseñador gráfico Jorge López; la artista plástica y docente del IUNA Guadalupe Pardo; y el restaurador y experto en artes Miguel Chiloteguy.

Hijos ilustres de Galicia borrados de la memoria

Venres, Xullo 1st, 2005

En una aldea recódita de la Galicia rural a la sombra de los carballos. Y un olor a hierba cortada que anega los pulmones de un bálsamo que abre las puertas del subconsciente con recuerdo a nostalgía.

Donde ni siquiera Pascual Madoz García aquél que fue Ministro de Hacienda y que presentó la Ley de desamortización civil y eclesiática, no tuvo a bién recoger en su obra: “Diccionario Geográfico Estadístico Histórico de España y sus posesiones en Ultramar, a la Aldea de Vilanova de San Pedro de Gabín (Montederramo) Ourense. En esta aldea nace Benito Moxón casado con Ana Domínguez el día 11 Julio de 1731. De este matriminio nace en Villarejo de Fuentes (Cuenca), día 9 de octubre de 1732 el sabio Benito Dionisio Moxon Domínguez, hermano coadjutor de la Compañia de Jesús en el colegio de Villarejo de Fuentes, siendo expulsado por decreto de Carlos III y el Papa Clemente XIV. Aquél suceso como todo exilio o expulsión supuso un calvario para las 34 casas y colegios de la Compañia, de las cuales 6 estaban en Galicia. Benito Dionisio Moxón tenía conocimientos de medicina y farmacología, por lo cual le sirvió para ejercer el cargo de farmacéutico en el Colegio de Alcalá, en el mismo Colegio que estudió San Ignacio de Loyola, despues residió en Italia, fue agregado como profesor de química a la Universidad de génova. Públicó una obra titulada PHARMACOPOEN MANUALI REFORMATA (Génova 1784). Sus hijos Benito y José lograrón las más altas cuotas en sus correspondientes ramas del saber, aunque en el caso de José como veremos más adelante su más grande descubrimiento se ve apropiado indebidamente por un científico naturista dinamarqués, Juan Cristián Oersted. Benito ejerció de cirujano y estuvo a las órdenes y servicio de Napoleón en la Batalla de Marengo, en la cual fueron derrotados los austríacos. En 1806 se doctoró en la facultad de medicina de Génova; visitó después París, Montpellier, algunas ciudades de Inglaterra, Berlín y Viena, y de regreso en su ciudad natal Génova fue profesor de anatomía y de fisiología en la misma universidad. En 1832 se estableció en París, en donde supo captarse la estimación de los médicosde aquella capital. Es inventor de un método para la extracción de la placenta en casos de hemorragía peligrosa. Escribió “LEGGI FISIOLOGICHE (Génova 1800), MÉMOIRE SUR I`UTILITÉ DE LA MUSIQUE (París, 1803), MÉMOIRE SUR LES EFFETS DE LA CASTRACIÓN SUR LES CORPS HUMAIN (Montpllier, 1804), llegó a ser general del ejercito francés, (…)
Una extensa obra bibliográfica de un valor incalculable de estos meritorio hijos de Galicia, ahora rescatados del olvido. Desde estas líneas exhorto al Alcalde de Montederramo a reconocer públicamente a estos hijos del Pueblo Gallego con las distinción de que alguna calle de Montederramo o Galicia lleven sus nombres.

Nota: Poseo más datos genealógicos de esta rama de los Moxón o Mojón y Domínguez. Por tanto este artículo debería de ser aún más amplio, prometiendo que en una próxima ocasión aportaré más datos. Y en lo concerniente a los familiares de Francia aportaré sus direcciones una vez comprobado el parentesco, afín de no molestar valdiamente a la familia francesa, que algunos de los cuales, el apellido Moxón no figura como primer apellido. La/s rama/s en Francia están y estuvieron ansiosos de encontrarse con sus parientes gallegos. Hoy en día algunos de los miembros de esta familia posee una incalculable fortuna y mejores relaciones a nivel de Estado Francés.

Antonio Valcárcel Domínguez de Mazaira