Archive for Febreiro, 2005

El Camino Iniciático de Santiago

Domingo, Febreiro 27th, 2005

Hablar del Misterio de Compostela, del Camino de Santiago, es recordar todas las tradiciones, leyendas y mitos riquísimos que rodean este importante venero espiritual, no sólo español, sino del mundo entero

¿Qué guarda Compostela, qué guarda Santiago, qué guarda todo el Camino en sí, qué hace posible que en este siglo de materialización, de descreimiento, en este momento en que se prefieren las cosas concretas y prácticas, se siga, no obstante, manteniendo una alta devoción por esos símbolos?

Intentaremos trazar brevemente a grandes rasgos el misterio de ese Camino tradicional, y el de esa cúspide de acceso que es Compostela.

HISTORIA Y MITO

Existe una historia tradicional, con algunas fechas y datos que solemos aceptar porque son las que tenemos al alcance, pero que son más los interrogantes que nos crea, que los que nos aclara.

El primer enigma es la propia personalidad del llamado Santiago el Mayor. Este Santiago hijo de Zebedeo y de María Salomé, se considera hermano de San Juan Evangelista y está junto al Señor en los primeros momentos de sus prédicas. Una vez ocurrida la crucifixión de Cristo, Santiago se dedica a enseñar; va primero a Judea y a Samaría y luego se le hace viajar a España. En un medio totalmente hostil, donde prácticamente nadie le escucha, dicen algunos que consigue diez discípulos; otros siete, otros tres, y otros – tal vez los más acertados – que el único discípulo que acompañó a Santiago en sus primeras prédicas en España, fue tan sólo un perro. Este perro que acompaña continuamente a Santiago en sus peregrinaciones es un punto clave, como veremos en varios momentos al intentar desentrañar este tema.

Como Santiago no logra éxito en España, retorna a Judea y allí cae bajo las manos de Herodes Agripa, quien lo hace decapitar. Unos pocos discípulos fieles que le quedan en Judea, salvan el cadáver del Maestro, lo colocan en una barca sin timón y dejan que el Destino la conduzca hasta donde debe llegar. Esta barca recorrerá un camino prácticamente inverosímil, y, sin embargo, va a encallar en una de las rías de Galicia, en los reinos de “Loba”, en una ciudad que los romanos llamaban Iria Flavia, hoy conocida como Padrón, a unos pocos kilómetros de la actual Santiago de Compostela. Los discípulos desembarcan con el cadáver de su Maestro y, según algunas versiones, lo colocan sobre un carro tirado por bueyes que, al igual que la barca, van a dejar que siga solo su curso. Tras recorrer un trecho, los bueyes se niegan a caminar más; por ello deciden que ése es el punto ideal para enterrar al Maestro.

Pero hay versiones más complejas que cuentan que los discípulos, con el cadáver de su Maestro, se van a presentar ante una extraña Reina que gobernaba en aquel entonces en Lugo: la Reina Loba, cuyo nombre concuerda con la simbología de esa misma región: Lugo. Piden a la Reina Loba que les permita enterrar el cadáver del Maestro, éste que ella ya había conocido cuando sus prédicas en Espana. La Reina les tiende una trampa y los envía a un sitio donde, en lugar de bueyes pacíficos que conduzcan el carro, hay unos toros feroces. Llegan los discípulos fervorosos con su carga, y simplemente con símbolos mágicos, con su fe y su sola presencia, domestican los toros que quedan transformados en dulces bueyes. Los atan a su carro y eligen un sitio para enterrar a su Maestro. Algunos dicen que fue en un Monte Sagrado, el llamado Monte Aro; otros opinan que fue en el mismo Palacio de la Reina Loba, quien quedó completamente consternada al ver que aquellos a los cuales ella había enviado a la muerte, regresaban y le aseguraban que su Palacio era el sitio elegido.

Sin embargo, según la tradición más antigua, cuando los discípulos desembarcan dejan a su Maestro apoyado sobre una enorme roca, y este cadáver que todavía guarda una gran fuerza y una tremenda magia, derrite la roca cual si fuese mantequilla, formando un hueco con la forma del cuerpo humano y quedando en el acto convertida en sarcófago. También cuenta esta tradición que no sólo el sarcófago de piedra va a ser un símbolo, sino que los discípulos, mientras llevaban el cuerpo de su Maestro a tierra, se cubrieron los pies de pequeñas conchas que constituirán el símbolo de quien ha hecho un único trayecto y ha encontrado lugar donde quedarse.

La historia no tiene más datos hasta por lo menos 800 años después. Se pierde todo vestigio, hasta que en el 813, un ermitaño llamado Pelagio comienza a ver por las noches unas luces extrañas, estrellas, resplandores en lo alto de un montículo, y evitando tomar resoluciones propias invita al Obispo Teodomiro, de Iria Flavia, a que viera de qué se trataba. El obispo desentierra lo que allí se encuentra y, cuál no sería su sorpresa al reconocer a Santiago el Mayor…

¿Cómo es que, a pesar del tiempo transcurrido, quienes por fin lo encuentran tras ocho siglos, reconozcan perfectamente a Santiago el Mayor? Se levanta sin embargo una pequeña capilla en homenaje al milagro que se ha producido, y desde entonces Santiago va a realizar una serie de proezas que influirán poderosamente en la mentalidad de todos los pueblos pirenaicos. A partir de ese momento estos pueblos se van a dirigir en peregrinación hacia el lugar del hallazgo, como si ese lugar tuviese fuerza suficiente para otorgar a hs hombres un poco de fuerza, un poco de magia.

La batalla de Clavijo contra los moros, en el año 844, ve reaparecer a Santiago montado en un fantástico caballo blanco, a la vez que arremete furiosamente con su famosa espada, esa que hoy nosotros llamamos la “Cruz de Santiago”. Esa espada que es también una cruz, es el símbolo con el cual Santiago lucha contra todos sus enemigos.

En el 899, Alfonso III edifica una Basílica a Santiago; hacia fines de la década del 1000, y como esta antigua Basílica había sido arrasada por Aimanzor, una vez eliminado el peligro de los moros, se comienza a levantar la verdadera Catedral; la Basílica más antigua queda sepultada en la parte interior cual si fuese una cripta profunda. El obispo de Santiago, Diego Gelmírez, también se dedica en cuerpo y alma a toda la tradición, al sentido mágico de la peregrinación, y logra incluso que se decrete el 1100 como Año Santo Compostelano, por el Papa Calixto II, en el cual la festividad de Santiago coincide con el día domingo.

La Catedral de Santiago no está construida según una línea recta, sino que presenta una ligera desviación hacia el norte y hacia la izquierda, inclinación que también se advierte en su pórtico. Esta torsión, coincidente con la del eje de la Tierra, perduró en casi todas las iglesias hasta finales de la Edad Media, y es la típica de la mayoría de los dólmenes megalíticos precedidos por galerías.

Como con los años la primitiva Catedral ofrecía un pórtco muy estrecho en relación a la gran cantidad de peregrinos que llegaban, se encargó al Maestro Mateo – otro extraño personaje – la ampliación del pórtico occidental; asi nació el Pórtico de la Gloria. En su parte inferior aparecen los símbolos del mundo animal; luego viene el mundo humano de la Iglesia, con los profetas del Antiguo Testamento a la izquierda y los Apóstoles a la derecha, mientras que en lo alto de la columna central se encuentra Santiago. Por fin, en la parte superior se muestran el Cristo y los Cuatro Evangelistas.

SIMBOLOS

Comenzaremos por analizar la denominación de Santiago de Compostela. La palabra Compostela nos ofrece varias vías de interpretación. La más conocida nos dice que “Compostela” deviene de “Campus Stellae” (Campo de la Estrella), haciendo referencia a las luminosidades, a las estrellas que se veían sobre la tumba del Santo, antes de que se descubriese en el siglo IX. Esta versión resulta bastante factible porque todo el Camino de Santiago, desde Jaca hasta Compostela, está jalonado de pueblos, localidades y pasos de montaña que llevan la denominación de “estrella” o “estela”, como si el Camino de Santiago fuese una ruta estelar que debe terminar en un punto especial: el Campo de la Estrella, con el Monte de la Estrella y con el Santo de la Estrella.

Otra explicación del nombre surge del latín “compositum”, cementerio; y dado que allí se encontró al Santo, esto hace de Compostela un cementerio sagrado.

Otra posibilidad es la de hacer derivar el nombre de un término alquímico: “compost”; al realizar la Gran Obra, al trabajar en el caldero mágico, sobre el compuesto se presentaba una “estrella”, si es que la Obra estaba bien realizada.

Y aún podemos citar la versión de Charpentier, según la cual Compostela podría derivar del vocablo “Compos” que significa en lenguas antiguas “Maestro”; así, Compostela significaría el Maestro de la Estrella.

El caso es que, según cualquiera de las versiones, el sitio de Compostela es altamente simbólico y no obedece al azar.

En cuanto al nombre de Santiago, tal vez en francés encontremos más fácilmente el símbolo que, no obstante, se vierte inmediatamente al castellano, dado que estas lenguas tienen raíces comunes. En francés Santiago es “Jacques”, y esta denominación – en inglés, “Jack” – se utilizó durante muchísimo tiempo, no como nombre propio, sino como adjetivo para designar a unos hombres especialmente sabios en todo lo referente a construcciones, medidas matemáticas, sentido de la arquitectura sagrada.

Todos estos sabios eran “Jacques” o “Yago”, como se fue poco a poco pronunciando en español. Incluso se conserva un término vasco: “Jakin”, que sigue significando sabio y que tiene una raíz idéntica al Jacques y al “Yago”. Completando la simbología y el nombre de Jacques o de Yago, vemos que no sólo designa a los sabios arquitectos, sino que va a estar unido a una forma especial de pronunciar “ganso” en francés: “Jars”.

Así, Santiago puede ser San Yago, como lo diríamos en español, pues nunca pronunciamos San Santiago. Ya sea que lo veamos en francés, en vasco, en inglés, en español, lo importante es que este nombre designa algo más que una simple persona; parece referirse a un conjunto de seres, es un adjetivo que se aplica a muchas personalidades que gozan de iguales características, tal como los nombres genéricos de “Menes”, “Zoroastro”, etc.

Tampoco debe extrañarnos el que haya existido una categoría de “Jacques” o de “Santiagos” para referirse a una jerarquía especial de hombres: constructores, sabios arquitectos, conocedores de profundos secretos de la Naturaleza; lo cual no elimina en absoluto la primitiva existencia de Santiago el Apóstol o de Santiago el Mayor, en el cual el Cristianismo apoya toda la peregrinación por el Camino. Y no debemos olvidar el nombre de Jaca, el “Jacques” que abre el Camino en España.

Todo el Camino de Santiago, no hace más que reflejar en la tierra un milagro mucho mayor que se da en el cielo. Así como la Vía Láctea dibuja un trazo estelar, se ha pretendido con el Camino de Santiago reproducir ese trazo para los hombres en la tierra. Así como la Vía Láctea desemboca en la constelación del “Can Mayor”, así en el Camino de Santiago, el que precede al Santo que va a llegar al montículo sagrado, es el can, el perro. Así como la Vía Láctea era conocida antiguamente como el Arco Iris del Dios Lug para los celtas, también en todo el Camino de Santiago hay una mitología entremezclada con este Dios Lug, que es a veces lobo, semejante al perro, y a veces cuervo (el ave mensajera).

Lug es un Dios oscuro, es negro, tanto como el pelaje de un lobo en la noche o como las plumas de un cuervo. Pero hay un doble misterio: cuando Lug está en la tierra, cuando va por el Camino de Compostela, el lobo, es perro; cuando va por el Camino fantástico del Cielo, Lug es cuervo, tiene alas y puede guiar, señalar en lo sideral.

Desde las épocas prehistóricas, el hombre ha tenido conciencia de que existen en la tierra puntos de energía especial. De la misma forma que nuestro cuerpo presenta puntos en los que podemos medir el pulso vital, también la tierra, como gran cuerpo vivo, tiene sitios donde el pulso vital interno, las fuerzas telúricas, laten con muchísima más fuerza. Aprovechando estos puntos, en la Antigüedad solían marcar caminos que eran como las venas y arterias por las que circula nuestra sangre.

De esta forma, el hombre que surcaba estos caminos, a la par de moverse por un afán místico y por llegar a la meta, también iba tocando puntos vitales.

Tal vez uno de los símbolos más antiguos de la cruz sea aquel en el cual se simplifica y se une esta fuerza horizontal que une puntos vitales de la tierra, y la otra fuerza vertical que, viniendo desde las estrellas, irradia también energía sobre la tierra. Así, habría puntos terrestres doblemente favorecidos. Por un lado, toda la energía terrestre que mana como si fuese un enorme río. Por otro lado, la energía cósmica que cae también sobre el mismo sitio, y aquí nos encontramos con el punto central de la cruz, donde se puede aposentar un templo.

Es curioso comprobar – y Compostela no es una excepción – que generalmente donde hay catedrales, o templos, o sitios que promueven peregrinaciones a lo largo de tiempo, no existe sólo un templo, sino que a medida que se excava, aparecen más antiguas construcciones y generalmente el fondo de la excavación coincide con pozos sagrados, cuevas sagradas o pequeñas oquedades en la montaña. Compostela no es una excepción porque a la vista está la catedral más vieja, otra más vieja, aun restos de un templo romano y un pozo de los celtas.

Evidentemente, la elección de un sitio, el hecho de escoger siempre el mismo para levantar un templo, obedece tal vez a ese secreto de las fuerzas telúricas y las fuerzas estelares combinadas. Tal es el caso específico de Compostela, y tal es incluso el caso del Camino que ha sido considerado siempre como sagrado.

El Camino de Compostela no es el único que va de este a oeste, recorriendo casi con total perfección un paralelo terrestre (el paralelo 42), sino que hay otros dos caminos más al norte: uno que recorre Francia en esa dirección, y otro que recorre Inglaterra también en la misma dirección. Es interesante constatar que las ciudades del camino francés y las del inglés presentan gran cantidad de coincidencias en los nombres, en los símbolos, en las construcciones. Todos estos caminos pasan por sitios cubiertos de construcciones dolménicas, por ciudades donde se hace referencia al perro o al lobo; todos estos caminos terminan en el Oeste, sobre el mar, en rías, en sitios escarpados de difícil acceso, pero a la par de fácil y cómodo resguardo a la hora en que una embarcación tuviese que penetrar allí.

Y si estos caminos coinciden con paralelos que marcan rutas especiales de energía en la tierra, la pregunta es casi inevitable: ¿Quiénes trazaron estos caminos?, ¿quiénes eligieron estos caminos que son tanto más viejos que el Camino cristiano de Santiago? Porque cuando las peregrinaciones de Santiago comienzan, este Camino ya está hecho; porque cuando en el siglo IX se encuentra a Santiago el Mayor, todas las ciudades ya tienen sus nombres de “estrella”, de lobo, de oca o de cuervo. ¿Quiénes tuvieron la habilidad fantástica de poder determinar un camino sobre un paralelo terrestre casi sin ningún error?, ¿quiénes pudieron reunir tantos símbolos y reflejarlos en todos los nombres que fueron jalonando este camino?

Los investigadores han encontrado una serie de elementos interesantes; la mayor parte de los símbolos de estos caminos que van hacia el Oeste, hacia el mar, son símbolos marinos. La concha de Santiago es un símbolo marino. Y hay otro símbolo marino importantísimo que es el de la oca. Desde épocas legendarias, entre los celtas y preceltas, existe un símbolo sagrado, de recogimiento propio, de cofradías y hermandades: es el de la oca o del ganso, especialmente la pata de la oca o del ganso que, al caminar, deja impresa una marca muy semejante al tridente de Poseidón que fue determinativo de todas aquellas culturas consideradas atlantes. El Camino de las Estrellas coincide con el Camino de la Oca y la Concha.

Todos estos pueblos, todos estos caminos, además de tener este símbolo de la pata de oca y de la concha (que si se mira detenidamente también es una pata de oca), tiene asimismo una serie de tradiciones marinas. Ellos llegaron de alguna parte y tuvieron que desembarcar en puntos altos de la tierra, huyendo de un gran cataclismo, una gran inundación. Vemos que las tradiciones de los celtas repiten las mismas del antiguo Egipto, de la India y de Grecia: el gran cataclismo de la Atlántida y los sobrevivientes que con sus conocimientos, su tradición y su forma de vida, escogieron para continuar su obra los puntos más altos que tenían a su alcance.

¿No fue posible que escogiesen los montes Cantábricos, los Pirineos, los montes Atlas en Africa, que se prolongasen en sus correrías hasta el Cáucaso, hasta el Tibet…? Lo cierto es que siempre que localizamos focos de civilizaciones antiguas, aparecen en núcleos montañosos, coincidiendo en sus memorias ancestrales.

Uno de los principios que albergaban estos antiguos pueblos, era el correspondiente al símbolo del laberinto, en otras palabras, al del Camino. ¿Qué es el laberinto, que no sea un camino? Tal vez el más conocido es el de la antigua Grecia, el Laberinto de Creta que había que recorrer con una fórmula mágica y del cual no era tan fácil salir. Pero no hay pueblo que no tenga laberinto; Egipto tiene su laberinto, del cual nos habla Herodoto, pero que jamás se ha encontrado. También los tuvieron los celtas, y no sólo los tuvieron sino que aparecen grabados en todas las piedras del Camino de Compostela y las de los caminos que están situados al norte, en Francia e Inglatena.

¿Qué es este Laberinto? Como símbolo del Camino es lo que obliga al hombre a moverse, lo que le arranca del estatismo, es un símbolo de Iniciación. Todas las civilizaciones que pretendían hacer crecer al hombre, lo obligaban a dar ese primer paso, a transitar un Camino, un laberinto, a vencer una serie de pruebas.Y si estos caminos coinciden con paralelos que marcan rutas especiales de energía en la tierra, la pregunta es casi inevitable: ¿Quiénes trazaron estos caminos?, ¿quiénes eligieron estos caminos que son tanto más viejos que el Camino cristiano de Santiago? Porque cuando las peregrinaciones de Santiago comienzan, este Camino ya está hecho; porque cuando en el siglo IX se encuentra a Santiago el Mayor, todas las ciudades ya tienen sus nombres de “estrella”, de lobo, de oca o de cuervo. ¿Quiénes tuvieron la habilidad fantástica de poder determinar un camino sobre un paralelo terrestre casi sin ningún error?, ¿quiénes pudieron reunir tantos símbolos y reflejarlos en todos los nombres que fueron jalonando este camino?

Los investigadores han encontrado una serie de elementos interesantes; la mayor parte de los símbolos de estos caminos que van hacia el Oeste, hacia el mar, son símbolos marinos. La concha de Santiago es un símbolo marino. Y hay otro símbolo marino importantísimo que es el de la oca. Desde épocas legendarias, entre los celtas y preceltas, existe un símbolo sagrado, de recogimiento propio, de cofradías y hermandades: es el de la oca o del ganso, especialmente la pata de la oca o del ganso que, al caminar, deja impresa una marca muy semejante al tridente de Poseidón que fue determinativo de todas aquellas culturas consideradas atlantes. El Camino de las Estrellas coincide con el Camino de la Oca y la Concha.

Todos estos pueblos, todos estos caminos, además de tener este símbolo de la pata de oca y de la concha (que si se mira detenidamente también es una pata de oca), tiene asimismo una serie de tradiciones marinas. Ellos llegaron de alguna parte y tuvieron que desembarcar en puntos altos de la tierra, huyendo de un gran cataclismo, una gran inundación. Vemos que las tradiciones de los celtas repiten las mismas del antiguo Egipto, de la India y de Grecia: el gran cataclismo de la Atlántida y los sobrevivientes que con sus conocimientos, su tradición y su forma de vida, escogieron para continuar su obra los puntos más altos que tenían a su alcance.

¿No fue posible que escogiesen los montes Cantábricos, los Pirineos, los montes Atlas en Africa, que se prolongasen en sus correrías hasta el Cáucaso, hasta el Tibet…? Lo cierto es que siempre que localizamos focos de civilizaciones antiguas, aparecen en núcleos montañosos, coincidiendo en sus memorias ancestrales.

Uno de los principios que albergaban estos antiguos pueblos, era el correspondiente al símbolo del laberinto, en otras palabras, al del Camino. ¿Qué es el laberinto, que no sea un camino? Tal vez el más conocido es el de la antigua Grecia, el Laberinto de Creta que había que recorrer con una fórmula mágica y del cual no era tan fácil salir. Pero no hay pueblo que no tenga laberinto; Egipto tiene su laberinto, del cual nos habla Herodoto, pero que jamás se ha encontrado. También los tuvieron los celtas, y no sólo los tuvieron sino que aparecen grabados en todas las piedras del Camino de Compostela y las de los caminos que están situados al norte, en Francia e Inglatena.

¿Qué es este Laberinto? Como símbolo del Camino es lo que obliga al hombre a moverse, lo que le arranca del estatismo, es un símbolo de Iniciación. Todas las civilizaciones que pretendían hacer crecer al hombre, lo obligaban a dar ese primer paso, a transitar un Camino, un laberinto, a vencer una serie de pruebas.

El Camino de Santiago, aunque no es un Laberinto, como tramo casi recto que va desde Jaca hasta Compostela, está inscrito en un enorme y doble laberinto que tiene una mitad en Francia y otra mitad en España, con todo un conjunto de ciudades que responden al principio del laberinto por su nombre, y que responden a los principios del Dios Lug o del Cuervo. Este símbolo del Laberinto nos permite ver que el Camino de Santiago tenía algo más que el simple llegar hasta el final, hasta Compostela. No era tan importante llegar a Compostela como hacer el Camino; era importantísimo estar en él, vencer sus pruebas. Y tampoco son casualidad los siete puertos de montaña, siete escollos o siete pruebas que hay que pasar para vencer en Compostela.

Tampoco es de extrañar que Compostela esté en un punto que coincide con tradiciones tan antiguas como por ejemplo el desembarco de Hércules o el de Noé, ambos en Galicia. ¿Son tal vez leyendas y mitos?

Aunque es un poco utópico hablar del desembarco de Hércules en Galicia, todavía perdura en la región el relato de cuando Hércules, habiendo domesticado los bueyes de Gerión, llegó a esta tierra.

En cuanto al desembarco de Noé en Galicia, sería parte del riquísimo mito universal del Diluvio, que hace referencia al hundimiento de la Atlántida o sus últimos restos, hace unos doce mil años. Es natural que hubiesen existido navegantes que tuvieron que desembarcar en alguna parte… Y aceptaremos también que el nombre de Noé – como tantos otros – es un nombre genérico que puede haber designado a muchísimos navegantes, quienes tras la catástrofe, llegaron a distintos puntos de la costa gallega.

Citaremos una coincidencia curiosa: Noé llegando a Galicia, a la ría de “Noya”, recuerda otro Noé que mencionan los mayas americanos, cuando tras una gran catástrofe en el mar, trajo consigo una serie de conocimientos que ellos no poseían. ¿Qué conocimientos traía? Agricultura, ganadería, construcción… Este Noé que desembarca entre los mayas conoce las uvas, el vino; y a las uvas y al vino todavía los mayas los siguen llamando “noé”.

Estos supervivientes, en general, trataron de transmitir a estos pueblos todos sus conocimientos. ¿Cómo lo hicieron? Hay una fórmula típica que los antiguos utilizaban para enseñar: la de las cosas que no se mueven, las fórmulas de construcción, de la piedra tallada, del signo labrado en la piedra de modo que ni el tiempo ni las tempestades puedan borrarlo. Y esa fónmula fue bastante buena, porque hasta el día de hoy seguimos leyendo, aunque a veces sin entender aquellos viejos lenguajes.

Hay, con referencia al Camino de Santiago, una explicación que nos penmitiría retomar esta tradición antiquísima de los hombres que llegan del mar, que imparten sus enseñanzas, y que a pesar de haberse asentado entre nuevos pueblos, parecen añorar perpetuamente su mundo perdido en el mar y en el Occidente, y trazan continuamente caminos hacia el Occidente, hacia el mar, caminos para reencontrarse con los antepasados.

Estos hombres vivieron durante miles de años con estos recuerdos y creencias. Y en España, particularmente, hubo siempre una gran propiedad para guardar y atesorar símbolos, mitos, tradiciones, y aun para luego cristianizar esos mismos recuerdos, mitos y tradiciones con tanta naturalidad y frescura de espíritu, como si fuese la cosa más sencilla del mundo.

Así, cuando los primeros cristianos comienzan a convivir con los hombres españoles del Pirineo, se encuentran con que éstos ya tienen profundas tradiciones y hablan de un Camino, de un Campo de la Estrella al cual se llega por un laberinto que es necesario recorrer para renovarse por dentro. Estas vivencias son imposibles de arrancar; lo que se hace es cristianizarlas. Hay dos Ordenes que se van a encargar de ello: la de Cluny y la del Temple, que a partir del año 1000 en adelante, se encargan de todas las construcciones, mientras que los símbolos comienzan a tomar ahora una significación en total consonancia con el cristianismo.

Hay varias hipótesis que explican de dónde surge el fantástico “Crismón” que jalona todo el Camino de Santiago: esa estrella de seis puntas que se forma con la X y con la P (Ji y Ro: iniciales del nombre de Cristo). También se cree que con dos patas de la Oca, una puesta hacia arriba y otra hacia abajo, obtenemos la X y la barra que la corta verticalmente, cosa que por otra parte es uno de los tantos símbolos del corazón del laberinto, del punto fantástico donde el que había recorrido el Camino por fin podía recibir aquello que había ido a buscar.

Es así que muchos de esos viejos símbolos: la estrella, la concha, la pata de oca, el cuervo, el lobo, el perro, se transforman en símbolos cristianos y que se adaptan a la peregrinación cristiana.

Las Ordenes religiosas que traducen los símbolos para el cristianismo van a conformar verdaderas cofradías, fraternidades de constructores: “los hijos del Maestro Santiago”. De un Maestro Santiago que ya no se sabe muy bien si fue el que llegó en la barca, el que luchó con los moros, o si se trata sólo de un mito simbólico. Los “hijos del Maestro Santiago” tienen una habilidad: saben tallar sus símbolos, y otra cuestión fundamental: saben reconocerse. Cada uno de los símbolos que ellos dejan en la piedra es una firma, una fórmula de hermandad, de reconocimiento. En muchas catedrales y castillos de Espana, se ven aún estos signos tallados en la piedra.

Estas fraternidades se crean en base a un nuevo sentido del trabajo, y aparece una de las más importantes accesis místicas: la de la obra, aquello que se hace con las manos, lo que se talla profundamente, aquello que perdura y es capaz de transmitirse.

Y la Obra continúa viva… El Camino de Santiago sigue embriagando la imaginación de los hombres con sus símbolos y sus misterios. Aún es posible revivir aquel sentido de aventura espiritual, de renovación interior que se obtenía a lo largo del Camino. Aún hay quienes sueñan con transformarse y vuelven sus pasos esperanzados hacia esos puntos de la tierra, donde las energías se han conjugado para conformar un verdadero puente de unión entre los hombres y Dios.

Hace falta vencer, una vez más, la mayor de las pruebas: el temor a lo desconocido, el temor a la muerte, representada en el Sol que cae y desaparece en el Occidente, allí donde acaba el Camino… Hay que arriesgarse, como los antiguos hombres que sobrevivieron a terribles catástrofes, a sobrevivir en este momento histórico de tinieblas. Hay que atreverse a caminar hacia el Occidente, allí donde cada cual pierde su nombre de ilusión, para reencontrarse con su verdadero ser; también los Iniciados perdían la vida para ganar la Vida…

Terminadb el recorrido del Camino de Santiago, nos esperan extranos túmulos y monumentos sepulcrales, casi al borde del mar, en Noya. ¿Son verdaderas tumbas, o piedras sagradas cuyas inscripciones nos recuerdan ias viejas marcas de reconocimiento iniciábco? El viajero queda allí, solo, y el cansancio abre puertas desconocidas ante la mente y el sentmiento; los ojos se pierden entre los petroglifos, buscando la vieja senal del hombre peregrino del Misterio, ansioso del retomo a su patria celeste.

Aquelas matanzas de antes

Domingo, Febreiro 27th, 2005

Lembranzas da matanza, unha tradición fortemente arraigada a cultura galega. Por Jesús A. Díaz Estévez (Suso).

A matanza é unha tradición fortemente arraigada na nosa cultura, sentíndose orfos e desvalidos os veciños que non realizan dito festexo, aínda que hoxe xa se está a converter en algo natural. As tradicións vense arrastradas á sua vez polas modas, cómprices éstas sen querelo da perda dos valores mais significativos da nosa cultura.

Perviven as lembranzas daqueles anos nos que a matanza significaba un momento especial e desexado, no que se conxugaban os sentimentos de rabia e alegría, de traballo e esparcemento, momentos significativos e memorables que marcaron innumerables xeracions, participando da acción dun drama envolto da dose de comedia necesaria.

Os veciños avense a servir coa sua presencia e traballo o labor que se encomenda á comunidade nestes actos, tempos de morte que buscan a semente da vida.

Desconfía o porco da noite na que non ceará, ¿o que pensará?, ¿o que me acontecerá?

Arrecia o frío na tupida mañá do longo inverno, vístese de lá o verdugo da necesidade, o matarife da carne, o actor do nodo que asumirá o seu papel con frialdade, impartindo mestría, convertendo en rutina o xélido acto de arrinca-lo palpitar, a naturalidade do respirar, o impulso do camiñar, adueñándose do poder, da maxia, do invisible velo da vida.

Aquelas mañás xeadas, convertíanse nas cómprices da morte, decorando o escenario do crime. Os homes da aldea son chamados ó convite, prepáranse os útis necesarios para converte-la ceremonia nunha rotina inmemorial; todos teñen o seu sitio e cada un forma parte dese puzzle necesario para compreta-la escea. Fréganse as mans con ardor os encarregados de agarrar ó animal, deles depende que o traballo sexa rápido e limpo ou se convirta nun pesadelo. A destreza dalguns e a forza doutros complementan a mestría do executor.

O carro está no seu lugar, toca soltar ó porco do seu pecho e guialo nese derradeiro e curto viaxe do que nunca tornará, pero xeralmente éste desconfía do barullo que lle rodea e non se deixará empurrar. É hora de que os homes o forcen a camiñar, cólleselle polo rabo, agárranselle as orellas, obrígaselle, resultando inútil o seu tento por permanecer inmóbel. A forza dos executores arrástrano ó matadoiro, entran en xogo os demáis convidados, atribuíndolles a eles a seguranza das extremidades e unha vez suxeito e inmobilizado, achéganse cunha vasixa e unha cebola as mulleres que han de aproveita-lo sangue. Mentres, todos permañecemos impasibles e observantes da operación que se realizará, segurando os perniles ata que éstes perden a forza, ata que se estiren nese derradeiro esmorecer.

Escóitase o ensordecedor berro da desesperación, do desprendemento da vida, da morte impartida, acompañada polo distendido ambente festivo.

Torna a avoa que non soporta ver tan cruel execución, ela que o criou con todo o seu saber e agarimo non quere ser testemuña do sufrimento, busca un lugar onde esperar a que todo pase e na sua volta non cella no seu pensamento a imaxe da lembranza, o son do roncar agarimoso que lle brindaba cando a ela lle tocaba alimentalo .

Mentres os preparativos continúan para chamusca-lo cadáver, os cómprices da ejecución achéganse á mesa da celebración, mesa de licores e sabores, mesa de comentarios e recordos.

Corre o licor-café, dispútanse os figos fariñentos, as uvas pasas e as pastas de nata, fálase da mestría do matador, da debilidade do novo que se estrea nas lides de agarrar ó porco, brotan os risos ca lembranza do ímpeto mostrado polo que se bota ó animal e caise no seu tento de agarrarlo. Escápase o alento condensado polo frío e impregnado co arrecendo do licor, entre risos e palabras ocas énchense as bocas deses sabores imprescindibles nesta celebración.

Atrás queda o tempo de recuperar forzas. Retoman as labores co chamuscado do animal, utilizando para iso a palla e os fentos ben secos; inconfundible música a que nos brinda a palla ó arder, e característico cheiro o que desprende o fento no seu perecer. Búscanse eses recunchos difíciles de chamuscar e achéganse a eles as manchas de palla acendidas, preparadas para libera-la pel do seu vello. Quéntanse ben as uñas e arríncanse, desposuíndo ó animal do seu apoio terreal. Acabado o rito do lume, utilízase a auga no seu lavado, ese lavado que borra a negra cor da cinza sen desfigurar o ton deixado polo fume, a pele erosionada polo calor. Aínda desprende vapor, aínda permañece quente a vítima deste rito.

Unha vez limpo é a hora do mestre forense, do carniceiro experto que desfiará os entresixos do corpo ríxido. Afíanse os coitelos e prepáranse os recipientes nos que depositan esas vísceras tan esperadas pola pota que non deixa de ferver.

O peito é o comenzo dunha árdua labor, dunha arte herdada dos ancestros; cuns trazados retilíneos ábrese o corpo deixándono-lo paso libre para o valeirar deses riles – que son os primeiros buscados polas mans sabias que acariñan o interior – ata chegar ó seu obxectivo, sorprendéndonos esas veces que somentes atopamos un ril. Continúase coa retirada das tripas, empregando para iso un exquisito coidado, evitando calquera maniobra que poidese danar e verter o purín. Entón, un a un, sácaselle o corazón, o fígado e os pulmóns. Por último aprovéitaselle o sangue que se verteu no interior e que se usará xunto coa do sacrificio para facer esas filloas tan apreciadas.

Chega a hora da comida e é o momento de proba-los manxares criados con agarimo para levar á mesa e encher os estómagos famentos. Prepárase un cocido coas xugosas berzas e as saborosas patacas, cócense algunhas das vísceras, e énchense os pratos de colorido. O viño axuda a empurra-la ración, e o pan contribúe a recoller eses pequenos anacos que se desmigaron. A sobremesa é a culminación dun copioso xantar no que as xugosas filloas de sangue desaparecen coma se dun primeiro prato se tratase.

A tarde vóltase cansina, a dixestión cóbrase a sua factura e á xente cústalle despegarse da cadeira; son minutos para parolar, para beber alguns licores que axuden a dixerir o suculento prato. Mais as tarefas non dan descanso e é hora de lavar esas tripas que tan bo apaño nos farán no fumeiro.

Diríxense ó lugar comunitario para face-las labores de limpeza, encamíñanse as mulleres cos seus útis de traballo, estenden as tripas pola canle de pedra e aturan nas suas mans a fría auga que empurra o lixo e deixa oco para engadi-la zorza, o pemento e a carne. Os chourizos logo cubrirán as cabezas con ondas de cor no ceo, enriba da fermosa lareira.

Acábase a xornada coa chegada da noite, permañece colgado o corpo inerte do porco, aberto en canle para escorregar ata a última pinga de sangue, esa sangue que sobra e que debe expulsar para deixar libre de impurezas a branca carne. A longa noite do crú inverno irrádianos co seu frío, realizando a función buscada de conservación, mentres a nós achéganos ó lume esperando eses anacos de zarrabullo que levarnos á boca acompañados dun refrito de cebola, un anaco de pan e un vaso de viño tinto, dese viño que estrala, que está no seu mellor momento deixando un sabor agridulce incomparable.

Camiña a noite na procura do espertar, ladran os cans co camiñar, péganse as húmidas sábanas que nos han de abrigar. Racha o silencio o vento ó subiar, os ollos non queren pecharse para evitar lembrar, acompáñano-la choiva co seu repenicar. Abrázano-lo cansancio, ameaza o pensamento, anda lonxe o soño embriagándonos de aburrimento. Espértase a mañá, érguese vestida de frío envolta de branco, acaríñanos a néboa xéanos o alento.

Afíanse os coitelos, prepáranse o viño e o sal que han de remollar e cubri-la carne, habilítanse os arcaces onde han de repousar ese tempo necesario para se salgar.

Comenza o despece coa retirada da cabeza -esa parte mítica do porco- ese manxar que nos brinda partes tan saborosas e distintas como son as orellas, o oubido e o fuciño (sendo esta parte a mais desexada e sabrosa); como se acostuma a dicir cando se degusta este manxar “que teñas tanta forza no caralliño coma o porco no fuciño”. Continúa o despece coa retirada dos xamóns – eses fermosos exemplares de carne que tanto aprecio teñen á hora de servirse – brindándonos a sua carne para cubri-lo pan que ha de acompaña-lo labrador nesas tardes de traballo no campo, que servirá as mesas nos momentos de festa, de visita. Logo sepáranselle as pás ou xamonetas e a continuación retírase o óso da soán e os touciños.

Unha vez depositada toda a carne no seu lugar de salgazón, ésta repousará unhas semanas erguéndose para levala á cociña de afumar, colocándoa no fumeiro onde rematará o seu periodo de curación e estará lista para consumir.

Conclúe a matanza aproveitándose as partes mais xugosas da carne para face-los chourizos; durante a dura xornada de traballo na que se han de elaborar, pícanse a carne, a cebola e os allos, engádeselle o cabazo e mistúrase ben toda a zorza, tendo coidado coa cantidade de pemento que nos pode xogar unha mala pasada cando xa curados déixano-la boca ardendo; en moitos casos fanse dous grupos: uns con pouco pemento e ós outros deixaselles cair algo máis para contentar a todos. Chega o momento do enchido das tripas coa zorza realizada e o atado dos chourizos subíndos ó fumeiro. Por último énchense as tripas máis grosas con misturas distintas ás dos chourizos, facendo as famosas ceboleiras e os chourizos grosos que han de acompañar os bos cocidos. Cheo o fumeiro é hora de afumar con grandes lumes os chourizos que non pararán de pingar.

A traballosa matanza deixa a casa chea de cheiros que tardarán en desaparecer, pero todos estamos pendentes dos sabores que nos han de merecer. Comidas de labregos cheas de sabores, cocidos de patacas e berzas coloridas do pemento dos chourizos, pratos repletos de carnes sabrosas e apetitosas. Tardes de lareira con merendas de touciño asado e viño. Entroido disfrazado de cachucha. Tardes de verán e recollidas do grán co apoio de xamón e pan. Noites de inverno con ceas de ósos dá soan, traballo sen pan.

Os tempos mudan, as modas perséguenos, atácanse as tradicions, mais a pesar de todo perviven.

Jesús A. Díaz Estévez (Suso)
pementa@hotmail.com

El embajador Miguel Cortizo y la Xunta intercambian acusaciones

Sábado, Febreiro 26th, 2005

El embajador en Misión Especial para la Coordinación de las Relaciones con las Comunidades Españolas en Iberoamérica acusa a la Xunta de cambiar prestaciones sociales y sanitarias por votos. Publicado en Crónicas de la Emigración.

El embajador en Misión Especial para la Coordinación de las Relaciones con las Comunidades Españolas en Iberoamérica, Miguel Cortizo, tildó de “pintoresca” la propuesta del conselleiro de Emigración, Aurelio Miras, de crear una comisión que vele por la limpieza del voto emigrante y dijo que “no habría por qué preocuparse” del proceso electoral en el exterior si no fuera porque en los “últimos tiempos” se han producido numerosas denuncias sobre el “juego sucio” de la Xunta y por su “forma de actuar”. El Gobierno gallego, por su parte, lamentó que Cortizo desmerezca así el puesto que ostenta.

El embajador de la emigración dijo desconocer las razones por las que el PPdeG pide “ahora” la constitución de esta comisión tras la celebración de “tantos procesos electorales” en la Emigración desde la llegada de Manuel Fraga a la Presidencia de la Xunta. “Lo que hace falta es que nadie, con posibilidades de distorsionar este proceso, lo haga, y de esto sabe mucho Miras Portugal y el PPdeG en América”, puntualizó Cortizo, quien consideró una “tontería” la propuesta de Emigración y apostó por “avanzar” en el control del voto por correo y en la posibilidad de que los emigrantes puedan ejercer su derecho al voto en urnas instaladas en embajadas o consulados y “en igualdad de condiciones” que se hace en Galicia.

Además de cuestionar la creación de la comisión, Cortizo también acusó a la Xunta de “cambiar” prestaciones sociales y sanitarias “por votos” y de utilizar el “caciqueo” con los emigrantes para obtener “réditos electorales”. Sobre este asunto, subrayó que las pensiones y ayudas asistenciales son “derechos” de todos los ciudadanos españoles, “de los que viven aquí –en España– y allá –Iberoamérica–”, y añadió: “Lo que pasa es que el PPdeG vendió estos derechos como si se tratara de favores”.

Cortizo anunció que el Gobierno central pondrá en marcha un convenio de asistencia sanitaria para que, tanto el sistema público como el sistema privado de salud de los países iberoamericanos, proporcionen asistencia sanitaria y dispensen medicamentos a los emigrantes españoles. “Nuestro objetivo es que se apliquen las mismas medidas aquí y allí”, dijo al subrayar que la asistencia sanitaria es un derecho “básico” de todos los españoles.

Respuesta de la Xunta

La Xunta de Galicia mostró su profunda decepción por las palabras de Miguel Cortizo y lamenta que se estrene en el cargo criticando destructivamente los esfuerzos que Galicia hace en favor de la diáspora. “O no merece el cargo que ostenta, o, tristemente, ya sabemos para que fue nombrado”, dice el Gobierno gallego en un comunicado.

Para el Ejecutivo de Manuel Fraga, la ignorancia que revelan las declaraciones de Cortizo contrastan con la realidad de los procedimientos abiertos, públicos y universales que desarrolla la Xunta de Galicia y que son imitados por el conjunto de las administraciones que quieren hacer políticas de emigración a gran escala. Resulta lamentable, sostiene el Gobierno gallego, que el embajador de la emigración desconozca que, por parte de los consulados, se solicitan, por modélicos, los informes que realizan los trabajadores sociales de los programas gallegos.

Las expresiones formuladas por Cortizo no son dignas de consideración para la Xunta, ya que hablar de “caciqueo”, cuando se trata de ayudas asistenciales parecería un desprecio a las necesidades de los emigrantes. En este sentido, confía en que la naturaleza diplomática de esta figura mantenga en el futuro la altura que merecen las circunstancias, “máxime cuando es tan inmensa y difícil la labor a favor de nuestros conciudadanos del exterior”.

En todo caso, estas declaraciones, “tan poco afortunadas”, según la Xunta, vienen a confirmar lo necesarias que son las propuestas del conselleiro de Emigración para que se deje de intentar envenenar un debate que sólo perjudica a los emigrantes.

El presidente de la Xunta también criticó al embajador en misión especial para Iberoamérica, al que calificó de “pseudo embajador” por estas declaraciones. “¿Qué quiere, que dejemos a nuestros pobres emigrantes, ya mayores, con un consumo mayor sanitario, con las dificultades que las entidades gallegas tienen como las de Buenos Aires o Montevideo?”, se preguntó Manuel Fraga, quien alegó que las instituciones gallegas en el exterior “no reciben las cuotas necesarias para sostenerse por ellas mismas” por la falta de nuevos socios, por lo que precisan la ayuda de la Xunta para seguir prestando cobertura sanitaria a los emigrantes.

Respaldo del BNG

Por su parte, la diputada del BNG, Tereixa Novo, dijo que su partido ya denunció en muchas ocasiones que el Gobierno gallego utiliza el caciqueo con los emigrantes para obtener réditos políticos. “Me alegra que Cortizo se sume, ahora, a nuestras reivindicaciones”, dijo Novo, quien subrayó que su partido “tiene evidencias” de que el PP de Galicia utiliza la situación “problemática” de los emigrantes para convertir sus necesidades en “mercancía electoral”.

El BNG pide un convenio con correos para que la votación sea limpia

El BNG reclamó la pasada semana, a través de una proposición no de ley, la firma de un convenio con los servicios de correos de los países con mayor número de emigrantes gallegos para comprobar su identidad y garantizar que, en procesos electorales, el voto que emitan sea certificado personalmente por ellos y “no puedan votar los muertos”, como ocurrió en otras elecciones anteriores.

El viceportavoz parlamentario del BNG, Alfredo Suárez Canal, y la diputada Tereixa Novo coincidieron en la necesidad de que, tanto la Xunta, como la Junta Electoral Central, “arbitren mecanismos” para garantizar la “limpieza” del proceso electoral en la emigración. Suárez Canal justificó esta petición por la “coincidencia” de los tres grupos parlamentarios de “mejorar” los mecanismos de votación de los residentes ausentes, después de que la propia Xunta, a través de su conselleiro de Emigración, haya reconocido “irregularidades” al reclamar la constitución de una comisión parlamentaria que vele por la “limpieza” de los procesos electorales en la emigración.

Tereixa Novo también subrayó que “ahora” es el momento de llegar a un “gran acuerdo” parlamentario entre BNG, PPdeG y PSdeG para garantizar unas elecciones “lo más democráticas posibles”. Los nacionalistas también reclaman que se “depuren y actualicen” los censos y direcciones de los emigrantes, que no se acepten los envíos que salgan con posterioridad a las 20.00 horas del día electoral, que se facilite, en el escrutinio, la capacidad de intervenir para “analizar y detectar” posibles envíos masivos y firmar convenios con los servicios de correos de los países con mayor presencia de gallegos para que funcionarios puedan custodiar los sacos de papeletas.

Presentado el anteproyecto de ley para apoyar el retorno de los emigrantes

Xoves, Febreiro 24th, 2005

El texto presentado por Miras Portugal recoge la figura del “gallego de opción”. Publicado en Crónicas de la Emigración

El conselleiro de Emigración, Aurelio Miras Portugal, presentó a los diferentes agentes sociales el anteproyecto de Lei de Medidas de Apoio ao Retorno en Galicia que recoge la figura del “gallego de opción”. “Esta es una figura nueva –dijo el conselleiro– con la que pretendemos abrir un canal para todas aquellas personas que de alguna manera deseen recuperar el hecho de ser gallegos”. Además, el responsable de emigración de la Xunta dijo que se van a abrir oficinas de retorno, tanto en los países de origen como en el país de acogida, que es el nuestro.

“Creemos que con esta Lei –dijo el consellerio Miras Portugal– abrimos un marco que tiene la finalidad fundamental de atraer a Galicia no solamente a aquellos hijos o nietos de gallegos que necesitan corregir o mejorar su situación laboral y económica sino a todos aquellos que por otras causas desean participar activamente de la vida gallega como profesionales e intelectuales”.

El conselleiro de Emigración explicó este anteproyecto de Lei a representantes de los tres sindicatos más significativos en Galicia (UGT, CC OO y CIG); al presidente de los empresarios, Antonio Fontenla; y al vicepresidente de la Federación Gallega de Municipios y Provincias, Enrique Fernández; así como a representantes de las universidades y a 15 asociaciones de inmigrantes y retornados.

Según aseguró este proyecto legislativo, que espera que se pueda aprobar antes de las próximas elecciones autonómicas previstas para el mes de noviembre, prevé medidas económicas, sociales y de asesoramiento a este colectivo. Una de las principales novedades de este anteproyecto es el concepto de ‘gallego por opción’: personas que no tienen nacionalidad española pero que pueden acreditar una especial vinculación con Galicia y que pueden llegar a adquirirla con las reformas legislativas anunciadas por el Ejecutivo de Zapatero.

En esta categoría podrían entrar las personas nacidas en Galicia, que en algún momento tuviesen la nacionalidad pero que la hayan perdido; los descendientes hasta tercer grado de consaguiniedad de españoles nacidos en Galicia siempre que aquellos no tuviesen la nacionalidad española; y los descendientes hasta tercer grado de consanguiniedad de españoles no nacidos en Galicia pero que estuviesen en algún momento vinculados legalmente en el territorio de la comunidad autónoma durante tres años ininterrumpidos y siempre que aquellos no adquiriesen la nacionalidad española.

Miras resaltó que esta categoría es un “tránsito para ayudarlo a que pueda recuperar la nacionalidad española”. “Estamos ante una remodelación del marco legislativo”, continuó Miras. El Gobierno del Estado viene anunciando remodelaciones. Nosotros lo que tratamos es de incentivar un retorno que es favorecedor para ellos, por cuestiones económicas o culturales. Lo que abrimos son canales de ayuda y de rapidez para poder establecer distintas fórmulas”.

Según explicó, estas fórmulas tendrían dos aspectos básicos. Por un lado, el económico, en el que se establecería el contigente de trabajadores y, por otro, el cultural. “Nosotros también necesitamos que nos irradien hacia fuera y nuestra gente en el mundo está establecida en lugares de privilegio del conocimiento y en el mundo del trabajo y creo que para nosotros sería interesantísimo trabajar en ese marco de acción”.

El responsable de Emigración de la Xunta de Galicia no quiso precisar el número de personas que pueden retornar en los próximos años pero recordó que a finales del año 2002, en uno de los momentos más críticos de la economía Argentina, todo el mundo pensaba que llegaría mucha gente pero no fue así porque los mayores tenían su vida allí. Según explicó, al final “no vino tanta gente como se esperaba pero si más variada porque además de gente que venía por necesidad económica, vino gente por interés cultural”. Miras piensa que este momento podría darse una situación parecida, “la previsión es que el número no se incremente respecto a estos años”. “Desde el punto de vista de relaciones económicas está bajando pero desde el punto de vista cultural yo creo que aumentará”, explicó el conselleiro, quien matizó que cree que sobre todo vendrá gente joven.

“Quiero recordar que la pirámide poblacional está creciendo gracias a este colectivo. Algunos colegios de Galicia están creciendo gracias a los retornados porque inmigrantes en Galicia hay pocos”.

El responsable de Emigración de la Xunta quiso dejar claro que esta Lei “no incumple ninguna de las normativas del Estado, es una Lei que acompaña al Estatuto de Galicia”. También manifestó su intención de entenderse con el Gobierno del Estado. “Creemos que es importante. Nosotros por ley no podemos implicar al Gobierno central en nuestra Lei pero desde luego lo invitaremos a todas las acciones que hagamos porque creemos que es necesaria la solidaridad, la coordinación y la fidelidad entre administraciones”, dijo Miras, quien aseguró que “la Administración gallega está siendo exquisita con la Administración del Estado porque creemos que es bueno para los retornados y para los gallegos del exterior. Esto, en definitiva, es el objetivo de la Consellería en la que estoy y es el objetivo del presidente Fraga y creo que también debe ser el objetivo del Gobierno central porque debe defender a los gallegos de fuera y a los gallegos y españoles que deseen retornar”.

Oficinas de retorno

Siguiendo el principio de atención en el origen, Miras también anunció la intención de crear oficinas de retorno en el exterior, en la que se contemplan acciones de información, asesoramiento, coordinación entre administraciones, programas de formación sociolaboral y empresarial, y el diseño del contingente para la contratación en origen.

Las acciones para llevar a cabo en Galicia serán de carácter socioeconómico, como medidas para facilitar el acceso a la vivienda, programas de formación para el empleo y el autoempleo; educativas y culturales, como programas socioculturales y de apoyo a la escolarización; y de asesoramiento, como orientación sobre retorno, nacionalidad, prestaciones, asesoramiento para la creación de empresas, entre otras.

La coordinación y gestión de estas medidas correrá a cargo de la Axencia Galega de Migracións, como ente de derecho público adscrito a la Consellería de Emigración.

El presidente de la Confederación de Empresarios, Antonio Fontenla, manifestó su apoyo a este anteproyecto ya que en Galicia “tenemos necesidad de mano de obra”. El presidente de la patronal explicó que el crecimiento de la economía gallega y las inversiones que “en teoría tendrían que llegar del Plan Galicia” hacen prever que aumentará la necesidad de mano de obra. Fontenla reivindicó que el Gobierno central establezca el contingente de trabajadores que necesita España teniendo en cuenta “las reivindicaciones de los territorios” que son los que conocen las necesidades de la mano de obra y las cualidades que ésta debe reunir.

Respeto a los emigrantes

Antes de presentar el anteproyecto a los diferentes agentes sociales y ante preguntas de los periodistas, el conselleiro de Emigración pidió respeto para el voto emigrante y defendió que ahora es el momento oportuno para pedir la creación de una comisión de seguimiento.

“Necesitan un respeto, no se puede estar cuestionando constantemente su voto. Nosotros cuando gana el partido socialista no cuestionamos esto. Un caso concreto no podemos pasarlo a norma”, aseguró Miras, quien también reconoció que existen ciertos obstáculos legales para la creación de esta comisión por la disolución del Parlamento, y precisó que esto podría hacer que tenga que ser la Comisión Permanente la que se encargue de velar por la transparencia del voto emigrante.

El responsable de Emigración, que recordó que él mismo había pedido en el Parlamento reforzar los controles para evitar suplantaciones de identidad en el voto, aseguró que era necesario hacer un seguimiento e impulsar los convenios con los servicios de correos de los países donde residente emigrantes y ofrecer las “máximas facilidades” para promover la participación electoral que actualmente se sitúa en torno al 30%.

Buena acogida

Las diferentes asociaciones se mostraron muy receptivas hacia la nueva figura del ‘gallego de opción’, las oficinas del retorno y el resto de medidas recogidas en este anteproyecto de Lei. Estas agrupaciones hicieron hincapié en uno de los aspectos del anteproyecto en el que se recoge la posibilidad de configurar un órgano de participación social que normalice la presencia de todos los agentes implicados. También se propuso la creación de un foro informático que permita el intercambio multidireccional de todas las impresiones y sugerencias que el anteproyecto suscita.

Los representantes de la CIG entienden que esta Lei es un avance en el autogobierno en su proyección exterior y en su proyección social, por lo que animaron a la Consellería a avanzar en esa dirección a través de las actuaciones de asesoramiento estable en origen.

Esther Sálamo de la Asociación Mixtura para la integración social del inmigrante y del emigrante y retornado, mostró su satisfacción por ser consultados. “Entendemos que al consultarnos este texto se elabora de acuerdo a las necesidades del emigrante retornado”. Sálamo valoró positivamente el anteproyecto aunque destacó la necesidad de “ser más concretos en muchos aspectos”. Las instituciones presentes pidieron de manera unánime que la causa de los retornados quede fuera de las luchas políticas de los partidos.

Crece el número de gallegos inscritos en el censo de residentes ausentes

Xoves, Febreiro 17th, 2005

El número de gallegos inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes creció un 9,9% desde enero de 2002. La provincia de A Coruña registra 110.134 censados y continúa como la segunda de España. Publicado en Crónicas de la Emigración

La provincia de A Coruña, con 110.134 inscritos, se mantiene en segundo lugar en cuanto al número de personas registradas en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA), y es superada sólo por Madrid, que se sitúa a la cabeza, con 142.007 inscritos. Los datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) revelan que el número total de gallegos registrados en el CERA a 1 de diciembre de 2004 es de 305.863, lo que supone un incremento del 3,8 con respecto a diciembre del pasado año; un 8,4% en relación a diciembre de 2002 y un 9,9% en comparación con enero de ese mismo año.

El censo electoral de residentes en el extranjero continúa incrementando en número y, a 1 de diciembre de 2004, se sitúa en 1.124.182 en toda España, 3.927 más que el pasado año. De los 1.097.688 inscritos a principios de año, se pasó a esta cantidad, lo que viene a significar una mayor concienciación de los residentes en el exterior respecto a la importancia de estar inscritos en el CERA.

La provincia de A Coruña, con un censo de 110.134 personas, se mantiene como la primera de Galicia por número de emigrantes inscritos y continúa en segunda posición en el ámbito estatal, por detrás de Madrid, que cuenta con un registro de 142.007 personas. De los 106.463 censados que registró en enero del pasado año, descendió a 104.641 en el siguiente mes y volvió a remontar la cantidad en marzo, con 106.900. En abril se volvió a detectar un ligero descenso (106.484) que se agudizaría en mayo, que contabilizó 105.905 censados. En el mes de junio se llegó a los 107.160 y en julio, agosto y septiembre se volvieron a producir ligeras bajadas, hasta octubre, que registró 108.062. En noviembre, la cifra fue de 109.629.

Dentro de la Comunidad gallega, el segundo lugar lo ocupa Pontevedra, que contabiliza 89.331 censados a finales de 2004 y se sitúa como la tercera provincia de España con más residentes en el exterior inscritos en el CERA. Le sigue Ourense que, con 67.788 personas registradas, está en el tercer lugar de la Comunidad y en el quinto de España –por detrás de Barcelona–. En último lugar, figura Lugo, que registra 38.610 inscritos y ocupa el séptimo puesto en el ámbito estatal.

La evolución del censo en cada una de estas tres provincias fue similar al registrado en A Coruña, con ligeras subidas y bajadas, hasta llegar a final de año, en que se registró una considerable subida con respecto al primer mes del año.

A finales de 2004, en cada una de estas provincias se experimentó un crecimiento sustancial del CERA con respecto al mismo periodo de 2003, en que se registraron 106.207 censados en A Coruña; 85.530, en Pontevedra; 65.930, en Ourense; y 36.555, en Lugo. Las cifras también fueron sustancialmente inferiores en diciembre del año 2002, con 102.045 residentes en el exterior censados en la provincia de A Coruña; 81.074, en Pontevedra; 62.718, en Ourense; y 34.064, en Lugo. En enero de ese mismo año, en A Coruña había 101.035 censados, frente a los 79.641 de Pontevedra; 61.206, de Ourense; y 33.518 de Lugo.

De los datos del INE se desprende que el censo en las cuatro provincias gallegas se incrementó hasta diciembre de 2004 un 9,9% en relación a enero de 2002 y un 8,4% con respecto a diciembre de ese mismo año. En comparación con diciembre de 2003, el aumento fue del 3,8 por ciento.

Las capitales de provincia y los núcleos urbanos con mayor densidad de población son los que presentan un censo más alto de residentes en el exterior. A Coruña, con 15.009, es la ciudad que más inscritos contabiliza a finales de 2004, seguido de Vigo, con 13.213; y de Ourense, con 12.407. A distancia se sitúan Pontevedra (8.433), Santiago (6.647), y Lugo, con 4.177 emigrantes registrados.

Las cifras reflejan un sustancial crecimiento de los inscritos en el CERA en estos municipios con respecto a diciembre de 2003, que contabilizó 14.418 censados en A Coruña; 12.732, en Vigo; y 12.396, en Ourense. En Pontevedra se registraron 8.124; en Santiago, 6.235; y 4.079, en Lugo.

Por lo que respecta a finales del año 2002, A Coruña era igualmente por aquel entonces la localidad que incluía mayor número de inscritos en el CERA, con un total de 13.533. Le seguían Ourense, con 12.235; Vigo, con 12.231; Pontevedra, con 7.808; Santiago, con 5.877; y Lugo, que contabilizaba un total de 3.884 personas.

Pequeños núcleos urbanos

Otros núcleos urbanos, con menor número de habitantes, también son representativos a la hora de reflejar los datos de la emigración. Tal es el caso de Carballo, en la provincia de A Coruña, que, con 4.238 censados a finales de 2004, se sitúa en segundo lugar en cuanto al número de registrados por este concepto en la provincia. Le siguen Santa Comba (3.305), Val do Dubra (2.891), Vimianzo (2.620), Ferrol (2.152) y Ortigueira, con 2.089 censados.

Con menos de dos mil inscritos figuran municipios como Arteixo, Arzúa, Betanzos, Camariñas, Carnota, Coristanco, Malpica, Negreira, Oleiros, Rianxo o Sada. Entre los núcleos de población de esta provincia que no llegan a los mil censados figuran Boimorto, Cedeira, Melide, Narón, Padrón, Vedra o Cariño.

En la provincia de Pontevedra, las localidades de A Estrada y Lalín cuentan con 3.927 y 3.529 censados, respectivamente, y Vilagarcía de Arousa, Gondomar, Ponteareas y Silleda están por encima de los dos mil.

Por debajo de esta cifra figuran ayuntamientos como Arbo, Caldas de Reis, Cambados, A Cañiza, As Neves, Porriño, Redondela, Tui, Tomiño, Sanxenxo, Salvaterra o Vilanova de Arousa. Otras pequeñas localidades como Baiona, Cangas, Cuntis, Moaña, Mondariz, Portas, Salceda de Caselas o Vilaboa no llegan a los mil censados.

En Ourense, además de Ourense destacan por encima de los demás núcleos urbanos en cuanto al número de emigrantes gallegos censados O Carballiño (2.922), Celanova (2.712) y Avión (2.208). Boborás, con 1.878, es el que más se aproxima a todos ellos. Le siguen Verín, Barco de Valdeorras, Allariz, Cartelle, Xinzo de Limia y Maside. Entre los que no llegan a los mil censados figuran Ribadavia, Pereiro de Aguiar, Viana do Bolo, Pobra de Trives, Montederramo o Nogueira de Ramuín.

Por último, en Lugo destacan A Fonsagrada (2.333) y Chantada (2.192) como los ayuntamientos con mayor número de censados, después de la capital, seguidos de Monforte de Lemos, con 1.820; Sarria, 1.297; Pantón, 1.236; Viveiro; 1.186; y Carballedo con 1.140. Otros municipios como Vilalba, Taboada, Sober, o Saviñao, Samos, Quiroga, Poboa de brollón, Antas de Ulla, Becerreá O Triacastela figuran con menos de mil inscritos.

CENSO ELECTORAL DE RESIDENTES AUSENTES DE LAS SIETE PRINCIPALES CIUDADES

DIC. 2002 DIC. 2003 DIC. 2004

A Coruña 13.533 14.418 15.009

Vigo 12.231 12.732 13.213

Pontevedra 7.808 8.124 8.433

Ourense 12.235 12.396 12.407

Santiago 5.877 6.235 6.647

Lugo 3.884 4.079 4.177

Ferrol 1.783 1.984 2.152

El conselleiro de Emigración se reunió en La Habana con 300 gallegos

Martes, Febreiro 15th, 2005

Miras Portugal entrega en la Oficina Administrativa de la Xunta el importe de 158 ayudas extraordinarias. Publicado en Crónicas de la Emigración

El conselleiro de Emigración, Aurelio Miras Portugal, afirmó ante más de 300 gallegos y familiares que se encontraban en uno de los salones de la Oficina Administrativa de la Xunta de Galicia en La Habana que “por sus historias y sus vidas yo soy un profundo admirador de todos ustedes” al rendir un homenaje a quienes “aportaron voluntariamente el 10 por ciento de sus salarios para financiar hospitales y escuelas en Galicia” el siglo pasado después de emigrar a Cuba y otros países. “Qué les voy a decir, ustedes quienes daban voluntariamente parte de sus sueldos. Por eso es un placer estar con todos ustedes aquí”.

El responsable del departamento de Emigración del Gobierno gallego elogió efusivamente a los gallegos en Cuba, “a quienes les dije hace un momento, a los presidentes de todas las sociedades en este país, lo que pensaba de ellos y al final, en este discurso estoy emocionado (…), me emocioné, se me encogía el alma porque si algo grande tienen estos paisanos es que, a pesar de tantas dificultades y otras tantas que la vida les interpuso, a todos ellos la vida los hizo más grande. Algunos se descubrieron así mismo ante las dificultades”. Entre aplausos de los asistentes al encuentro dijo que, “por eso mismo, yo creo que la persona que piensa que la felicidad solamente se realiza través de un bienestar material está equivocada. El bienestar material ayuda, pero el espíritu se forja siempre desde las dificultades”.

Miras Portugal viajó en esta fecha a Cuba, tras posponer su viaje de finales de 2004, con el objetivo de “agilizar todos los trámites de ayudas sociales y de ayudas culturales” a la Isla y con ese fin se reunió en La Habana con todas las sociedades de Cuba, tanto de la capital como de las provincias del país, para analizar con sus directivos “qué problemas tenían y en qué podíamos ayudarles firmemente en asuntos de administraciones”.

El encuentro con los directivos gallegos se celebró en el lujoso Hotel Parque Central NH de esta capital y “fue un encuentro fantástico y donde les expresamos a los presidentes cuál era la intención de nuestro viaje a Cuba, pero también les explicamos cuál era el punto de vista nuestro con respecto al referéndum del próximo día 20 de febrero para votar por la Unión Europea en el que les comenté que yo iba a votar por el ‘Sí’ y les pedía que ellos también votaran por el ‘‘Sí’.”

Sobre su visita a Cuba, Miras Portugal declaró a ‘Galicia en el Mundo’ que en la Isla “hay una serie de problemas que vienen existiendo desde hace tiempo y queríamos solucionarlos. Estamos dando ayudas a la mayoría de los gallegos desde el Gobierno gallego. Son ayudas para aquellos gallegos que lo necesitan” y añadió que sobre el asunto de la ciudadanía “ahora mismo hay muchas personas que están haciendo los trámites para recuperar la nacionalidad. Nosotros los vamos a ayudar y les estamos dando formación a los distintos directivos de los centros para que les ayuden en los trámites de los papeles”.

“En definitiva –aseguró– este es un viaje de reforzamiento de las sesiones de trabajo que hemos venido realizando para agilizar y dar impulso a los nuevos proyectos que estamos haciendo con los centros (Sociedades y Federación) gallegos de Cuba”.

Reunión con el vicepresidente del Gobierno

Durante su estancia en Cuba, el conselleiro de Emigración de la Xunta se encontró con el vicepresidente del Gobierno cubano, José Ramón Fernández, con quien analizó las relaciones bilaterales e intercambiaron puntos de vista sobre Galicia y Cuba. “La reunión con Fernández –evaluó Miras– fue excelente. Yo tengo que decir que siempre hay una relación fantástica con él porque es un hombre que nos viene ayudando en todo lo que necesitamos, específicamente en determinados temas que venimos desarrollando con la propia administración cubana, como las mejoras del Centro Gallego, y siempre hay receptividad y solución de problemas”.

“Hemos traído” –comentó–, “y así se lo hicimos saber, medicinas para nuestra gente y para los cubanos en general. En esta oportunidad, con Fernández hemos resuelto algunos problemas que estaban pendientes y otros que quedaron sobre la mesa de estudio para solucionarlos lo antes posible. En definitiva con el ‘Gallego’ Fernández, como así nos gusta llamarle porque para nosotros es todo un símbolo, siempre hay una buena acción y buen entendimiento. Él es el arquitecto de las buenas relaciones que hay entre Galicia y Cuba”.

Entrega de 158 ayudas extraordinarias

A La Habana Miras llevó un total de 158 ayudas extraordinarias individuales concedidas por la Fundación Galicia Emigración. “Las dejé en Cuba; no las he entregado y están dirigidas a los centros y a personas que lo necesitan asistencialmente con carácter urgente. Yo no he entregado ninguna. Las he dejado aquí” a Antonio Cougil, en su calidad de jefe de la Oficina Administrativa de la Xunta en Cuba y presidente de la Federación de Sociedades Gallegas de Cuba para que las distribuya.

Miras aseguró a los gallegos que le escucharon muy atentamente que “ni España ni Galicia harán todo lo suficiente por todo los que ustedes hicieron por ella” y les comentó que “hoy, por ejemplo, me contaba un gallego que cuando llegó a Cuba daba el 10 por ciento de su sueldo para enviar a Galicia recursos para financiar obras sociales como colegios y hospitales que pagaban voluntariamente entre todos desde Cuba”.

El cónsul general se pone a disposición de la emigración

Por su parte, el cónsul general de España en Cuba, José Luis Tapia, quien acompañó en todo momento al conselleiro de Emigración agradeció “la oportunidad” de estar allí con Miras Portugal y con los presidentes de Sociedades Españolas en Cuba “para ponerme a su disposición, para saludarle y sobre todo para agradecer la presencia aquí (en el Centro Gallego) del conselleiro de Emigración del Gobierno de Galicia”.

Dijo que “ser un gallego en el mundo es vivir en Galicia que, en definitiva, significa sentir a España desde el fondo de nuestros corazones” y agregó que “llegué a Cuba hace pocos días y tenemos cosas en el Consulado que tenemos que mejorar”. El cónsul informó de que “vamos a poner en marcha un plan para ver si, de una vez por todas, hacemos que los atrasos que existen como expedientes y otros papeles sean resueltos”, al tiempo que les pidió a los presidentes de Federaciones y Sociedades de origen español en Cuba “comprensión y paciencia. Como salmantino y economista que soy, les pido tiempo, y que sepan que cuentan con nuestro esfuerzo y voluntad. Que también cuentan con el apoyo de nuestras actividades”.

Por mantener vivas tradiciones gallegas en Cuba

El jefe de la Oficina Administrativa de la Xunta en Cuba y de la Federación de Sociedades Gallegas, Antonio Cougil, afirmó que en “nombre de todos los gallegos que estamos en Cuba nos honra y nos enorgullece contar con su presencia y con Juan Castellano a quienes admiramos y respetamos”.

Agregó que “en ocasiones como esta faltan palabras para agradecerle a ustedes su incansable labor en beneficio de nuestros emigrantes y el trato preferencial que le ofrecen a la comunidad de gallegos residentes en Cuba a tal punto que aún está latente en nuestra mentes los ingentes esfuerzos dirigidos a la delegación cubana que asistió a las fiestas por el IV Día de Galicia en el Año del Xacobeo invitado por el presidente de la Xunta Manuel Fraga”. Añadió que “todos los aquí presentes nos comprometemos a continuar la labor emprendida de seguir trabajando en pos de fomentar la cultura gallega, en especial a los jóvenes generaciones que tendrán el mandato de sus ancestros de mantener vivas sus tradiciones”.

El conselleiro asistió a la proyección del documental ‘Hijas de Galicia

Miras Portugal, acompañado del cónsul general de Cuba, José Luis Tapia; el jefe de la Oficina Laboral y de Asuntos Sociales, Eliseu Oriol; y de Antonio Cougil, asistieron a la proyección del documental ‘Hijas de Galicia’‚ de los realizadores Natacha Vázquez y Ernesto Daranas y que contó con la colaboración de ‘Galicia en el Mundo’. Fue exhibido en la sala del palacio de Bellas Artes de esta capital.

También asistieron a la proyección sus dos protagonistas, las gallegas Adela Feijóo de 102 años y María Jesús Vilanova de 44. El vídeo con un sentido profundo humanista fue muy elogiado por Miras Portugal “por su excelente factura, su esencia gallega y por el rescate de historia y tradiciones”. El mismo recibió un largo aplauso de todos los asistentes a la velada, a la que también acudió el presidente de la Federación de Sociedades Españolas, Idelfonso Diéguez, y el presidente del CRE, Antonio Fidalgo.

La obra narra en historias paralelas el reencuentro de Feijóo con su tierra natal haciendo alarde de una memoria excelente, mientras que Vilanova detalla cómo fue que ocurrió el encuentro con su madre tras 41 años desconociendo cuál había sido su verdadera progenitora y su traslado a Cuba por padres adoptivos.

Feijóo brindó un saludo a sus paisanos ““de una gallega que lleva mucho tiempo fuera de aquí y que regresa a la edad de 102 años”. Aseguró que “soy una agradecida de todos porque, todos me quieren. No tengo palabras para agradecer este homenaje. Quiero a Galicia como también quiero a Cuba”.

El Instituto Cervantes difundirá el idioma gallego

Domingo, Febreiro 13th, 2005

El Instituto Cervantes y la Real Academia Galega sellan un acuerdo para la enseñanza del idioma gallego. Publicado en Crónicas de la Emigración

El Instituto Cervantes (IC) pretende “sistematizar” la enseñanza del gallego y “propiciar el interés” en este idioma y la cultura gallega a través de la infraestructura de la que dispone en todo el mundo y siempre que haya alumnos interesados. Así lo anunció el director del IC, César Antonio Molina, tras la firma, el pasado jueves, de un convenio de colaboración entre el Instituto y la Real Academia Gallega por el cual el Cervantes promoverá la cultura gallega y difundirá la lengua de esta comunidad autónoma a través de sus centros en el exterior.

Molina confesó que para él suponía una “intranquilidad” como gallego no incentivar desde el Instituto el conocimiento de su idioma y de su cultura y no utilizar éste como “portavoz y escaparate en el mundo” de todas las lenguas oficiales de España. El director del Cervantes explicó que la enseñanza del gallego se hará no desde una “visión historicista y limitada” sino como un “idioma vivo, que les permita expresar a diario sus argumentos vitales a varios miles de personas” y será por medio de clases presenciales en los centros repartidos por todo el mundo y a través del portal del Instituto en internet.

En esta labor colaborará estrechamente la Real Academia Galega (RAG), con quien el IC firmó un convenio para desarrollar también otros proyectos, como la organización de una Semana de la Cultura de Galicia, que se celebrará en Nueva York, Londres o Estocolmo.

Selección de autores

El presidente de la RAG, Xosé Ramón Barreiro, explicó además, que se estudia la elaboración de una selección de los grandes autores de la literatura gallega que han adquirido la categoría de universales, tales como Rosalía, Eduardo Pondal y Álvaro Cunqueiro, para traducirlos a las lenguas más importantes. Al mismo tiempo, se prevé encargar una investigación que permita elaborar una “cartografía” sobre la presencia y la utilización del idioma gallego en todo el mundo.

Barreiro observó que el acuerdo formalizado con el IC es “muy abierto” para permitir así “abrir una puerta de comunicación de la cultura gallega” en todo el mundo a través de clases, la publicación de libros y ciclos de conferencias, teatro y música, entre otras iniciativas. El director del Instituto Cervantes subrayó que se trata de una colaboración en la que caben “todas las posibilidades que se quieran, porque las dos partes están comprometidas” y además “son capaces de recabar los fondos necesarios” para sacar adelante las iniciativas.

Programa de televisión

En esta línea, César Antonio Molina apuntó que incluso se ha propuesto la realización de un programa de enseñanza del gallego en colaboración con la Televisión de Galicia (TVG) al igual que el acordado ya con Radio Televisión Española (RTVE) para la docencia del español.

Molina anunció, por otra parte, la celebración de un gran homenaje a María Casares y a su padre, Santiago Casares Quiroga –presidente del Gobierno en la II República– en París, en la calle donde falleció el ilustre político coruñés y donde residió gran parte de su vida la actriz, que llegó a ser uno de los grandes mitos de la escena francesa.

El responsable del IC explicó que el alcalde de A Coruña, Francisco Vázquez, acudirá a la capital francesa para descubrir una placa en honor de los Casares en la casa donde residieron. Además, este acto se completará con otras actividades relacionadas con el teatro y el cine tanto gallego como español a las que asistirán actores, escritores y directores y a las que Molina invitó a sumarse a este acto a todas las instituciones que lo deseen.

BNG denucia que emigrantes tengan que pagar por votar

Venres, Febreiro 11th, 2005

El Bloque Nacionalista Galego denuncia en el Congreso de los Diputados que el voto le cuesta dinero a algunos residentes en el exterior. Publicado en Crónicas de la Emigración

El portavoz del BNG en el Congreso de los Diputados, Francisco Rodríguez, presentó el pasado jueves en la Cámara una iniciativa en la que se denuncia que a algunos españoles residentes en el exterior le será gravoso participar en el referéndum sobre la Constitución Europea del próximo día 20 aún cuando el Estado les reintegre el importe del certificado, debido a las comisiones bancarias por la gestión de los talones con los que se les abona, solicitando del Gobierno respuesta escrita a algunas cuestiones que plantea al respecto. Los españoles residentes en Holanda son uno de los colectivos que estarían en esta situación.

Según expone Rodríguez en su iniciativa, el ejercicio del derecho al voto no resulta gratuito para muchos españoles residentes en el exterior y “se da la circunstancia de que en países como Holanda la normativa electoral no garantiza la gratuidad del voto por correo puesto que no existen acuerdos para emitir el voto por correo sin coste alguno”.

Señala que los españoles residentes en algunos de estos países tienen que asumir los gastos iniciales derivados de la tramitación de solicitud y envío del voto por correo, que la entidad española Correos les devuelve después a través de un cheque bancario proveniente de un banco español y que se libra a nombre de un banco del país en el que se reside. El problema, denuncia, es que en algunos países, como es el caso de Holanda, la cantidad del reintegro se va en los gastos de gestión del cheque. Según indica, a través de gallegos residentes en los Países Bajos el BNG conoce que los gastos derivados de la gestión del voto por correo para los españoles allí residentes ascienden a 15 euros y el banco en cuestión cobra entre 12,50 y 15 euros por la gestión del cheque de reintegro que envía España.

Pagar por votar

Ante ello, el diputado nacionalista mantiene que no se está garantizando el derecho al voto de los ciudadanos españoles residentes en Holanda y en otros países donde se dan las mismas circunstancias. “Si hay que pagar por votar es de esperar que muchos ciudadanos residentes en el exterior opten por no votar, opten por no ejercer este derecho fundamental puesto que no se garantiza como derecho gratuito”, expone, apreciando también el lucro que esto supone para algunos bancos.

En este sentido, pregunta al Gobierno si va a investigar esta situación, qué medidas va a adoptar para garantizar el voto por correo de forma gratuita a los españoles residentes en países como Holanda, si considera que se garantiza el derecho al voto de los ciudadanos residentes en el exterior que tienen que pagar por ejercer su derecho a votar y si va a solucionar la situación de forma que estos colectivos puedan votar gratuitamente el 20 de febrero.

También, “cómo se puede posibilitar este negocio especulativo por parte de la banca, holandesa en este caso, a la hora de ejercer derechos fundamentales tomando como pretexto a la Administración pública española y si Correos ha recibido denuncias de los españoles en el exterior ante este tipo de hechos”.

"Iré…"

Mércores, Febreiro 9th, 2005

Claudia Mayer Alen envía desde Buenos Aires un poema dedicado aos seus avós.

(A Soledad y Modesto, mis abuelos)

Iré a Galiza,
meiga, que mataste
la necesaria soledad del pensamiento
y el modesto hostal donde yacían
el castaño, el lagar, la piedra, el agua.

Iré a Galiza,
meiga, y te conjuro.
Aprehenderé la sonora lucidez de Rosalía
y la inmutable identidad de Castelao.

Iré a Galiza,
meiga, aunque no quieras;
respiraré su aire,
me bañaré en su mar,
y me uniré a la tierra en beso hincado,
cuando del lume azul aflore
el aroma ancestral de la queimada.

Iré a Galiza,
meiga, y si no llego
-si mis huesos no tienen destino peregrino-,
yo te conjuro, meiga, en mis entrañas.

CLAUDIA MAYER ALEN
11 de marzo de 2002

A Constitución Europea vista con perspectiva galega

Xoves, Febreiro 3rd, 2005

Presentaçao do livro A Constituiçom Europeia e Nós do profesor Bernardo Valdés.

Como é o articulado da Constituición europea? Como foi feita? Cales son os prós e os contras para povos como o galego? A estas e outras perguntas de máxima actualidade responde o profesor Bernardo Valdés (docente de Economía no Cámpus Universitário de Lugo) no livro A Constituiçom Europeia e Nós. A obra, editada pola AGAL dentro da colección Universália, conta con prólogo do sindicalista Manuel Mera, membro da executiva da Confederación Intersindical Galega (CIG).

O libro ofrece unha lectura dos aspectos do Tratado Constitucional (TC) que configuran o núcleo central da Unión Europea, contextualizándoos nas políticas que nos últimos anos están sendo impostas polos organismos comunitarios e polos gobernos dos diferentes Estados da UE.

Segundo afirma o própio autor, a obra está dirixida a todos os públicos: “este non é un libro para especialistas; está destinado a todas aquelas persoas que aspiran a construir un outro modelo de integración europea” Ese modelo é o que tende ao recoñecimento da pluralidade da Europa dos Pobos: “unha Europa social e democrática, que recoñeza os pobos e as línguas que a integran, que promova a paz e a solidariedade internacional”

A Constituición Europea e Nós transmite umha visión crítica do proceso de construción da UE á luz do Tratado Constitucional; non realiza unha análise pormenorizada (artigo a artigo) do articulado que vai ser submetido a referendo no Estado Español o próximo dia 20 de Febreiro.

Sen esquecer a problemática específica da Galiza, o texto analiza aspectos de interese para o conxunto das cidadás e dos cidadáns da UE: as políticas económicas neoliberais, o desmantelamento do estado do ben-estar, a aposta pola militarización e o modelo ecoloxicamente insubstentábel.

Esta nova obra, que pretende contribuir ao debate aberto a respeito do Tratado Constitucional, vai ser apresentada en varios lugares de Galiza durante os primeiros días deste mes. As primeiras citas serán: en Lugo o próximo dia 1; en Ourense o dia 2 e na Coruña o día 4.

Para mais informes:
Autor: Bernardo Valdês 982 24 02 95
Editor: Miguel R. Penas 988 39 23 19 // 661 41 89 64
Dep. Comunicación: Sílvia Ribas 600 627 399.