Archive for Xaneiro, 2005

Seráns, ruadas, rúas…

Luns, Xaneiro 31st, 2005

Cando non existían discotecas nin medios de transporte, a xente das aldeas galegas adoitaba reunirse nos tempos de lecer para cantar, bailar, contar contos, en fin, divertirse. Divertíanse xuntos vellos, rapazada e cativos, cos mesmos bailes e as mesmas risas .

Estas xuntanza espontáneas facíanse en inverno, cando os días eran curtos e o frío non permitía outras actividades, habitualmente nalgún local comunitario, e recibían nomes diferentes en cada zona (ruadas, rúas, seráns…).

Chegaron logo os coches, os cines, as discotecas, outras posibilidades de diversión para a xente nova; xa non lles interesaba compartir o seu tempo cos maiores, e nuns anos estas xuntanzas desapareceron. E sen elas, rompeuse a cadea transmisora da tradición: a xente nova deixou de aprender contos, deixou de aprender bailes, deixou de aprender músicas, deixou de falar galego…

Hai uns anos, a rapazada interesada nas nosas músicas e bailes, comezou a recuperar estas xuntanzas, pero xa de forma organizada, de tal xeito que moitas parroquias, unha vez ao ano, celebran o seu serán. Algúns deles, coma o de Toutón, son multitudinarios, e contan con actuacións programadas. Outros, coma o de Arbo, aínda que organizados, manteñen a espontaneidade, e quen quere cantar, canta, quen quere tocar, toca, e todos e todas bailan. Noutros lugares, coma Barro de Arén, en Cerdedo, os emigrantes retornados recuperaron o costume de xuntárense cada fin de semana, e volven gozar xuntos coma cando eran novos.

Os vellos, que aínda lembran as súas tardiñas festeiras, bailan e cantan felices de teren a quen transmitirlle o que eles aprenderan. Lembran con esforzo e ilusión as cantigas e os puntos que ficaran inútiles durante tanto tempo. Certo é que a rapazada que asiste a estas xuntanzas na maioría dos casos non pertence ao propio lugar, senón que son persoas moi achegadas á cultura galega, que cada fin de semana van a un serán diferente para teren a oportunidade de cantar e bailar, e rexeitan as formas de diversión modernas a prol das tradicionais.

Os seráns proliferan nestes días de frío polo sur de Galiza, e non hai nada tan fermoso coma ver de novo vellos, rapazada e cativos, bailando e cantando xuntos.

A cultura galega, polos pelos, vaise salvando.

Retorno amargo

Venres, Xaneiro 28th, 2005

Durante muchos años, Galicia dio a la emigración la mayoría de sus hijos. Ahora el flujo es inverso, vuelven muchos que se fueron hace ya años, vuelven los hijos, vuelven los nietos. Y a veces el retorno no es todo lo feliz que se esperaba. Como ejemplo, les voy a transcribir la carta que he enviado a Don Mariano Rajoy, Presidente del PP. Esta es la historia de mi padre y mía.

“Celanova, 24 de enero de 2005.
D. Mariano Rajoy Brey. Presidente Nacional PP.”

“Estimado Presidente:

Me dirijo a Ud. respetuosamente con el fin de poner en su conocimiento la situación que me tocó vivir. Mi padre, Darío Alvarez Saburido, natural de Freás de Eiras (Ramirás, Ourense), emigró a América en 1948, a la edad de 20 años. No voy a narrarle en detalle todas las vicisitudes que padeció, comunes a los miles de gallegos que tuvieron que tomar la vía de la emigración. En diciembre de 2000 se le diagnostica Demencia Senil compatible con Alzheimer y Mal de Parkinson. Como yo ya había decidido en ese entonces emigrar a España, mi hermano mayor y yo coincidimos que lo mejor era traerlo de retorno a su tierra……luego de muchos problemas, arribo con papá a España el 15 de abril del año pasado. Gracias a la bondad de una sobrina de papá, que nos acogió en su casa, pude hacer realidad su sueño de volver a su terruño. Pero los problemas comenzaron pronto. Puestos en contacto con la TS del Concello de Ramirás, me informa que al cumplirse recién dos años del empadronamiento tendría mi padre derecho a una plaza concertada en una Residencia de la Xunta……….En todas partes me confirman la información y me recomiendan dirigirme a la Alcaldesa del Concello………llego hasta Dña. Pilar López García, le expongo el caso y ella me promete hablar con el Conselleiro de Emigración. Esto sería a mediados de mayo. Durante varias semanas espero noticias que nunca llegaron, vuelvo a hablar con la Sra. Alcaldesa, quien me pide esperar a que pasen las elecciones al Parlamento Europeo……..Finalmente, a mediados del mes de julio, me dirijo a la oficina de la Sra. Alcaldesa, y le pido una solución al problema. Ella, luego de manipular nerviosamente el móvil, me contesta de mala manera que “hay mucha gente esperando plaza concertada en el Mosteiro (residencia cercana que se había inaugurado por la época en que llegamos a España) y han pagado toda su vida”. Realmente molesto por la alusión velada hacia mi padre, que no tuvo ninguna culpa de no haber podido aportar jamás dinero para su jubilación, me retiro pidiéndole por última vez a la señora alcaldesa que en la medida de lo posible hiciera algo por mi padre.

A partir de ese momento tomo la iniciativa……….dirijo sendos e-mails a la oficina del Sr. Manuel Fraga, a la Concelleira de Asuntos Sociales y al Concelleiro de Emigración. Días después…..se me otorga una entrevista para el 10 de septiembre. La entrevista original era con el Director D. Javier Alvarez Barbeito, quien se excusó por no poder atenderme, haciéndolo en su lugar la TS Dña Maira Vilar. En pocos minutos me explicó que…….mi padre tenía pleno derecho a una plaza concertada, etc.. En esa misma reunión le pregunto a donde podría dirigirme para presentar una queja, por todas las contrariedades sufridas, y en especial por la actitud negligente e irrespetuosa de la Sra. Alcaldesa de Ramirás. Se me contestó que podría hacer una queja ante el Valedor do Pobo……….A partir de ese momento se inicia un proceso veloz que desemboca en la concesión de una plaza concertada para mi padre en la Residencia Quiroga (Lugo) adonde ingresó el día 3 de diciembre. Lamentablemente, su estado solo hizo empeorar desde su ingreso, falleciendo el día 10, a una semana exacta de su arribo a la residencia.”

“Luego de exponerle los hechos lo más brevemente posible…….he decidido dirigirme a a Ud……….en la confianza de que pueda ayudarme a responder varias preguntas:”

“¿Por qué la señora Alcaldesa no ayudó a mi padre?”
“¿Por qué tuvo que expresarse en esos términos despectivos?”.
“¿Por qué en ningún momento, después de haber sido notificada de la queja por mi introducida ante el Valedor do Pobo, no hizo ningún intento de acercamiento?. Nótese que desde el momento enq ue converso por primera vez con la Alcaldesa…hasta el momento en el cual debió haber sido informada por el Valedor do Pobo de mi queja…transcurrieron, días más, días menos, cuatro meses. ¿En realidad hizo la Sra. Alcaldesa diligencia alguna?…Según pude saber, en la respuesta a la carta dirigida por el Valedor do Pobo afirma que la entrevista en la Concellería de Emigración se obtuvo gracias a sus buenos oficios. Si fue así, alguien miente. Con sendas llamadas telefónicas al Asesor Francisco Abades Alvarez (V. do Pobo) y a la Concellería de Emigración, se saldrá de la duda inmediatamente.”

“Luego del fallecimiento de papá, me enteré de que la Residencia del Mosteiro fue construida con dinero del Concello de Ramirás. Ahora han pedido un crédito para ampliarla. Si la Residencia pertenece al Concello, ¿por qué no se le dió una plaza a mi padre?…..Si a la Alcaldesa no le convenía que mi padre ingresara en el Mosteiro (para no levantar envidias ni comentarios en el pueblo) ¿por qué no se limitó a concertarme una entrevista con el Concelleiro de Emigración, o en su defecto, darme los números telefónicos o el correo electrónico de la Concellería para que yo por mi cuenta obtuviera la entrevista?. Pareciera que a la Sra. Alcaldesa le interesara que mi padre no obtuviera una plaza concertada ni en el Mosteiro ni en ninguna otra parte. Si no fue así, con su actitud pasiva demostró que no tenía ninguna intención de colaborar. Con mis diligencias demostré que los famosos dos años que habría que esperar para que mi padre pudiera acceder a una plaza concertada eran mentira. ¿Quién se hace responsable por los errores cometidos y los daños causados por tamaña desinformación?.”

………………………………………………………………………………………………….

“Le agradezco enormemente su atención y quedo a su total disposición para acudir a declarar voluntariamente en el caso de que se decida abrir una investigación acerca de los hechos que he narrado.”

“Atentamente,

Marcelo H. Alvarez Salgado”.

He tratado de resumir la carta todo lo posible, pero quiero agregar algunos elementos:

El problema comenzó en Caracas, en la Agregaduría Laboral, cuando en dos ocasiones tanto mi hermano como yo fuimos atendidos de manera descortés, diciéndosenos solamente “que cualquier trámite al respecto es allá, en España”. Totalmente erróneo, ellos estaban en la obligación de prestarnos ayuda e iniciar los trámites pertinentes. Puestos en contacto con el Consulado, ellos respondieron negando tales hechos.
La señora Alcaldesa de Ramirás, Dña. Pilar Otilia López García tiene más de 20 años ejerciendo el cargo, además es maestra en la escuela local y pertenece a una de las familias más adineradas de la zona. En octubre, cuando yo todavía me encontraba haciendo diligencias para solucionar el problema que ya llevaba padeciendo durante 6 meses, la Sra. Alcaldesa partió hacia Venezuela junto al Grupo de Gaitas de Ramirás, en una estadía que duró 10 días, donde fue homenajeada y recibió varias placas de reconocimiento. Yo pude ver fotos del evento realizado en la Hermandad Gallega de Venezuela (Caracas), y yo me pregunto: ¿En ese momento no habrá pensado la Sra. Alcaldesa en quiénes de los presentes estaban al día con sus aportes a la jubilación? ¿O pensaba solamente en los réditos electorales que tal visita le irá a reportar?.

Para finalizar, yo estoy totalmente a disposición de las autoridades competentes para aportar fechas, datos, nombres, etc. en un esfuerzo tendiente a aclarar esta situación, para que se establezcan las responsabilidades y se apliquen sanciones a que hubiere lugar. Ya lamentablemente mi padre está fuera de toda ayuda humana, solamente doy gracias a Dios porque en el estado en que se hallaba no se dio cuenta de las cosas que sucedían a su alrededor. Mi lucha es para que estos hechos no se vuelvan a repetir, quien sabe en estos momentos cuantas personas estarán pasando por lo mismo.

Finalmente, una reflexión. Generalmente casos como el mío se le atribuyen a países corruptos, paises tercermundistas. Pero este caso sucedió a solo 550 kms al noroeste de Madrid. Ojalá pronto hechos de esta naturaleza sean cosa del pasado y que de una vez por todas los emigrantes retornados sean tratados con la consideración y el respeto que se merecen.

Tesouro Lexical Galego apresentado publicamente na Universidade de Santiago

Martes, Xaneiro 25th, 2005

Isaac Alonso Estraviz: “Estou feliz porque, finalmente, vejo cumprido o sonho de toda umha vida”

Segunda-feira, 17 janeiro 2005. PGL.- A versom electrónica do Dicionário da Língua de Isaac Alonso Estraviz foi apresentada publicamente na Faculdade de Filologia da Universidade de Santiago de Compostela. No acto, ao qual concorreu numeroso público, contou-se com a participaçom de Miguel R. Penas (Secretário de Organizaçom da AGAL), Vítor Manuel Lourenço Peres (coordenador da ediçom electrónica do dicionário) e do próprio autor da obra, o professor Isaac Alonso Estraviz (Secretário da AGAL).

A obra de referência da lexicografia galega desde os anos oitenta fora inicialmente publicada, em três volumes, pola editorial Alhena de Madrid; era o dicionário com mais entradas para o idioma galego. O Portal Galego da Língua oferece agora à sua audiência a possibilidade de conhecer mais em profundidade biografia do autor e características da obra.

Um “que longe foi casar…”

Último terço do século XIX. Um moço de Santa Cristina de Folgoso (no Concelho de Sobrado dos Monges) e de apelido Estraviz foi trabalhar à comarca do rio Lima. Quando andava por um lugar chamado Escorna Bois fitou uns olhos que mais nunca poderia esquecer… porque afogou neles. Eram os da sua futura esposa. O novo casal tivo filhos, e netos, e bisnetos. Um deles é pessoa muito conhecida: chama-se Isaac Alonso Estraviz, o lexicógrafo.

Da infáncia em Vila Seca e do ingresso no Mosteiro de Osseira

Nascido em Vila Seca e com antecedentes paternos de Lodoselo, Isaac Alonso Estraviz (Vila Seca, 1935) criou-se entre agricultores. Como ele mesmo nos diz, sua mãe “nunca foi escolarizada; estivo praticamente de “criada” do resto dos irmãos. Meu pai começou a ir à escola, mas quando sabia mamente lêr e escrever tivo que ajudar na agricultura. Creio que só era capar de assinar”.

Como tantas outras, a família Alonso Estraviz combinava o cuidado do gado e agricultura de subsistência e fazia-se-lhe difícil atender em condições dignas os seis filhos que lográrom sobreviver: “Tínhamos vacas, um boi… Também tínhamos um burro, umha besta (égua), porcos e umhas quantas ovelhas. Eu desde pequeninho -talvez com cinco ou seis anos- já me dedicava a ir com a fazenda ao monte”. À dificuldade da subsistência numha economia agrícola tradicional, unirom-se a guerra e miséria. Eram os “anos da fame”, os terríveis momentos de “ter que ir diariamente buscar o racionamento a Trasmiras. Houvo um momento em que chegamos a comer pam de cevada. Lembro que às vezes apareciam nele as arganas da espiga. Aquilo sabia mal. Por vezes até provocava o vómito”.

Visto este contexto, já podemos imaginar como foi a escolarizaçom do actual Secretário da Associaçom Galega da Língua. Na sua aldeia nom havia escola e o ensino fazia-se “numha casinha em frente das escadas do cemitério e da igreja”. Nessa casa alfabetizárom-se Isaac, os irmãos e os vizinhos do seu tempo.

Entre as alternativas daqueles anos difíceis estavam a emigraçom para o Brasil e a Argentina ou o trabalho nas minas que exploravam empresas germanas. Outro destino comum era enveredar polos caminhos das instituições eclesiásticas e este foi o que o destino lhe deparou ao nosso protagonista. Com doze anos, o rapaz entrou dentro dos muros do Mosteiro de Osseira e ali estivo entre 1947 e 1960.

O discurso de Otero Pedrayo, umha fonte de entusiasmo

Em 1953 celebrava-se o aniversário de Sam Bernardo e com tal ensejo naquela altura convidaram Otero Pedrayo a pronunciar umha palestra no Mosteiro de Osseira. Todo o galeguismo sinala esse acto como de grande valor simbólico. O padre Santos –nome monástico de Isaac A. Estraviz- estava ali; foi testemunha directa dum acto de valentia, porque naquela altura as conferências e os discursos em galego estavam proibidos: “Otero Pedrayo foi convidado porque era católico e porque todo o mundo lhe tinha um enorme respeito. Esse dia estivo sob a tutela do governador civil. Primeiro estivérom andando polo mosteiro, ensinárom-lhe todo. O governador procurava demorar todo o possível para nom deixar tempo para o acto público da conferência. Esta começou com mais de meia hora de retrasso”. Começou tarde, mas começou… porque o conferencista era perseverante: “Otero Pedrayo falou de pé, levantado; começou a sua conferência com verbo fluído, elegante, e ali estivemos todos com a boca aberta admirando as imagens simbólicas do discurso do orador. Umha retórica excepcional que nos deixou assombrados. Nunca mais se me esqueceu”.

A promessa

Com dezoito anos cumpridos, Estraviz prometeu dedicar-se toda a vida ao seu idioma, que lhe proibiam falar. E após esta descoberta do galeguismo, o Padre Santos tomou contacto com Jesus Ferro Couselo (que na altura era director do Museu de Ourense) e por meio dele com outras pessoas de Ourense e depois com os impulsores de Galáxia. “Ferro animou-me muito a seguir por este caminho. Pujo-me em contacto com Galáxia e a gente de Galáxia tivo a gentileza de me mandar todos os livros que levavam editado desde a fundaçom da editora”. Esse acervo bibliográfico incrementou-se notavelmente quando Isaac A. Estraviz ganhou um certame literário convocado em Buenos Aires. O novo escritor premiado conseguiu autorizaçom do superior para investir o dinheiro em livros. Estes chegárom de Buenos Aires, distribuídos por Follas Novas, a empresa de Neira Vilas e Anísia Miranda.

Só depois viriam as visitas a Santiago e os encontros com Ramón Piñeiro e com Carlos Casares; com Fernández del Riego, os irmãos Illa Couto, José Luís Franco Grande…, com todos os que trabalhavam em Galaxia ou no seu entorno (Manuel Vidán, José Morente, Manuel Espiña Gamallo..).

O Dicionário (1978-1986)

O projecto de Dicionário nasceu como fruto da colaboraçom entre o professor Estraviz e o editor Ramón Akal, que lhe propujo fazer um dicionário galego-espanhol. O autor respondeu que só aceitava pôr-se à obra se se tratava de um dicionário galego em galego. Cristina, a esposa de Akal, estava de acordo e convenceu este para que aceitasse as condiçons, “ainda que depois se negou a cumprir com os compromissos adquiridos o que o levou a intentar o projecto com otra editora”.

Antes de se iniciarem os trabalhos filológicos, as primeiras pessoas consultadas polo lexicógrafo Estraviz foram José Martinho Montero Santalha e José Luís Rodríguez. Após umha reuniom com eles em Compostela, duas ideias ficavam já clarificadas: a obra seria um Dicionário da Língua e deveria estar redigido na norma da pré-autonomia, metendo entre parênteses a forma histórico-etimológica (o uso do código tradicional tornava-se inviável).

Do interesse de Galaxia ao golpe-de-Estado

Bieito Ledo, em representaçom de Galaxia, manifestou interesse polo projecto e entrou em negociaçons com o autor. A participaçom desta editora supunha a melhora das condições e nom foi difícil chegar a um acordo para publicá-lo em fascículos.

Mas eram momentos de mudanças no panorama político galego e o golpe-de-Estado da língua ia propiciar o cámbio do modelo escrito. Isso implicava que, se o dicionário nom fosse adaptado, nom poderia ver a luz naquela editora. Para manter umha mínima dignidade fazia-se necessário a negociaçom ainda com umha nova empresa.

Em 1983 saíu o primeiro volume, sob a chancela editora de Ediciones Nos. Distribuiu-se rapidamente e subscreveu-se muita gente, mas antes de se publicar o segundo a empresa faliu. “Foi a conseqüência dumha grande crise económica. O fotocompositor Montero tinha problemas económicos, pois algumas empresas nom lhe pagaram os trabalhos encomendados. Nos metera-se a imprimir todo tipo de livros e em breve terminou falindo.”

Nestas circunstáncias, o autor do dicionario viu-se na obriga de fundar umha editora para poder ver editado o dicionário. Como resultado da colaboraçom do proprietário da fotocompositora e do diagramador, nasceu Alhena (editora composta polo autor, umha licenciada em Românicas de Málaga no desemprego e o sogro toledano do fotocompositor. “Pensáramos noutro nome, mas já estava registado. Depois pensamos em Alhena -a gente lê-o à galega, mas nom corresponde a nengum nome galego- e nom tivemos nengum problema”.

Resposta comercial magnífica

Ainda nom gozando de grande promoçom, à semana de ter saído o dicionário vendêrom-se vários milhões de pesetas. Mas nada entrou nas contas de empresários e autor, porque existia umha hipoteca sobre o fotocompositor: “mesmo a própria vivenda -enfatiza Estraviz-. Nom podíamos cair na desesperaçom, mas salvar o projecto era essencial. Mesmo estivem a ponto de hipotecar o meu piso de Sam Fernando de Henares para tirar para a frente”.

Iniciada a sua elaboraçom em 1978, a obra devia estar completamente editada em 1984. Mas essa era a teoria. Na prática o primeiro volume saiu em 1983, depois vinhérom os problemas e perdeu-se um tempo precioso.

O novo volume editado por Sotelo Blanco

A versom publicada por Sotelo Blanco só modifica levemente o conteúdo da de Alhena. Na editora queriam um dicionário reduzido para usar nos institutos, mas o autor pensou em que o alunado nom tivesse que comprar vários modelos -primeiro os mais reduzidos e depois os mais completos-, porque para satisfazerem as suas necessidades teriam que ir adquirindo consecutivamente dous ou três dicionários. Ao final saiu um volume com 87235 entradas, estando o habitual entre as sessenta e cinco e setenta mil.

Segundo o próprio autor, no segundo dicionário cuida-se muito mais o léxico; introduze-se vocabulário que se considera imprescindível e suprimem-se algumhas das gralhas do anterior.

E agora o e-Estraviz, o tesouro lexical galego na rede

Perguntado polas diferenças a respeito das edições anteriores, responde-nos um Estraviz exultante: “Este está na grafia que eu sempre defendim para o galego. Tentei de a levar a cabo na primeira e segunda ediçõe, mas foi impossível. Este é o único dicionário do galego que mantém a ortografia comum a todas as línguas románicas. Nele nom se deformam ou estragam as palavras como se vem fazendo em todo léxico galego: um corte por aqui, um mendinho por ali…”.

Nesta nova versom suprimiram-se entradas ou definições consideradas castelhanas e inecessárias para o galego. Introduziram-se novos verbetes relacionados com as ciências e as novas tecnologias; o número de vocábulos aumentou consideravelmente. Agora som mais de 91.000 entradas e o autor anuncia que em breve verá-se incrementado por 30.000 mais. Conta, aliás, com jogos (trivial, falsos amigos, analogias…). Pode-se estar todo o dia brincando com as palavras sem se aborrecer, como já o temos experimentado. É um dicionáraio de léxico com um fundo grande de didáctica.

A equipa técnica

Ao convite lançado por Vítor Manuel Lourenço Peres –que levou a coordenaçom dos trabalhos e a informática- responderam as seguintes pessoas: Sabela Agrelo Castro, Jesus Miguel Conde Llinars, Mário Herrero Valeiro, Raquel Miragaia, André Outeiro, José Manuel Outeiro, José Henrique Peres Rodrigues, Manuela Ribeira Cascudo, Valentim R. Fagim, Miguel R. Penas, José Maria Rodrigues, José Luís Valinha e Fernando Vázquez Corredoira. Todos os trabalhos foram revisados polo autor, que introduziu as novas entradas. Na parte informática, além de Vítor Manuel Lourenço Peres, também trabalhou Miguel R. Penas, a quem se lhe deve a formosa portada do Dicionário e-Estraviz.

A respeito das horas trabalhadas, o autor afirma que “nom se podem contar, pois foram muitas, muitas. Falando em tempo de começo e final do processo, foi um ano e quatro meses”. Mas percebe-se perfeitamente que nom considera ter perdido o tempo, antes ao contrário: está plenamente satisfeito do resultado: “Estou feliz porque, finalmente, vejo cumprido o sonho de toda umha vida. Porque todo o mundo que trabalhou nele assumiu o dicionário como próprio. E porque assim está a ser considerado por um grande número de pessoas que entram dentro dos seus conteúdos.”

Grande lançamento do e-Estraviz na cidade das Burgas

Martes, Xaneiro 25th, 2005

Comunidade universitária homenageará Prof. Estraviz.

PGL.- Após o bem sucedido lan�amento do dicionário e-Estraviz, primeiro em dia 1 de Janeiro na net, e a seguir em passado dia 15 de Janeiro na Universidade de Compostela, o tesouro lexical galego inicia uma tourné por toda Galiza e norte de Portugal com actos públicos que contarám com a presen�a do Prof. Estraviz.

Para próximo dia 26 de Janeiro, quarta-feira, está já agendado um fantástico acto na cidade das Burgas, após o qual decorrerá uma grande ceia de confraterniza�om.

A aula magna do edifício da Faculdade das Ci�ncias da Educa�om (edifício de ferro), acolherá por volta das 19h00 um acto público dirigido � toda a sociedade ourensana em geral, e � comunidade universitária em particular. Durante o mesmo, o Prof. Estraviz estará acompanhado por diversos membros da Comissom de Informática da AGAL, bem como outros integrantes do Grupo Local AGAL-Ourense. Desde a orgniza�om informa-se que haverá um pequeno espectáculo audio-visual e animan todo o mundo a acudir ao evento.

A seguir, por volta das 21h00, está marcada uma grande ceia de confraterniza�om a decorrer na “Adega do Emílio”, sita no bairro da Ponte (Avda. das Caldas). � ceia, ao mesmo do que o acto de lan�amento prévio, estám convidadas autoridades universitárias, professores, alunos e, ainda, diversas agrupa��es da vida social e política da cidade, além de todos aqueles que o desejarem.

Desde a organiza�om fornecem um endere�o de contacto para comunicar a
assist�ncia: silvinha@agal-gz.org ou bem no telémovel 600627399.
O custo do talher é de 24 euros, e a ementa é muito variada e para todos os gostos.
Do PGL encorajamos todo o mundo a fazer parte desse momento.

Rogasse confirma�óm de assist�ncia.

Todos somos emigrantes, en busca de una nueva civilización

Xoves, Xaneiro 13th, 2005

Hacen falta cambios legales y culturales en el tratamiento de los inmigrantes para evitar que nuestras grandes ciudades sean cada vez más archipiélagos de guetos que alimentan la xenofobia y la inseguridad.

Juan Goytisolo. ESCRITOR Y ENSAYISTA ESPAÑOL

Vivimos en la época en que bienes, capitales y mercancías circulan sin trabas y las personas sueñan en un visado imposible o se juegan el pellejo para alcanzar la orilla vedada.

Muchos son atrapados en las costas españolas e italianas, y otros, menos afortunados, yacen en el fondo del mar. Las cigüeñas tienen más suerte que ellos: la metáfora de su migración es aquí la de un sueño inaccesible o roto.

Todos queremos ser cigüeñas, pero muchos no pueden. Y quienes lo consiguen son vistos por muchos como invasores: metáforas xenófobas de la langosta, de la termita o el ratón que corroen nuestras estructuras comunitarias, contaminan nuestro suelo con su perturbadora alteridad.

“El mundo es la casa de los que no la tienen”, leemos en Las mil y una noches, y los que carecían de ella o no soportaban sus límites avariciosos aprendieron a viajar, a transmutarse en otros ante sí mismos y ante los demás.

Descentrados, periféricos, descubrieron poco a poco usos y costumbres nuevos: no sólo los de la urbe en la que moraban, sino también la de otras comunidades foráneas establecidas en ellas.

Africanos, árabes, antillanos, turcos e hindúes que, en oleadas migratorias sucesivas, trataban de construirse una vida como robinsones. Yo viví durante décadas en este mundo y aprendí tanto de él como de la lectura de Cervantes.

El movimiento de los cuerpos cambia el espacio. Mi barrio se transformaba regularmente sin dejar de ser el mismo. Asistía a la emergencia continua de personas, lenguajes, vestimentas, costumbres, prácticas culinarias.

A fuerza de empeño, daba nuevos idiomas y alfabetos; comprobaba mi creciente mescolanza interior, mi complejidad preciosamente adquirida.

Las urbes homogéneas, compactas, me resultaron desde entonces desabridas y ajenas. En mis barrios preferidos de París, Berlín y Nueva York, comprobé la vigencia de la bellísima frase de Elie Faure: “La espiritualidad no ha brotado nunca de los concilios, los preceptos ni los dogmas, sino de las entrañas de la vida en creación y movimiento”.

Movimientos, migraciones, transmisión de prácticas y saberes, sin los cuales la civilización no existiría. Nos congregamos en las grandes urbes, pero venimos de sitios distintos y con experiencias diversas.

Aprendemos a leer las realidades urbanas desde la perspectiva desestabilizadora del cambio. Al mundo como un proceso continuo de deconstrucción y construcción. A la cultura, como la suma de las influencias que recibe a lo largo de su historia. Exactamente en las antípodas de las esencias atemporales e identidades fijas.

El movimiento, las migraciones, son imparables, y los medios de comunicación de masas los estimulan. Millones y millones de antenas parabólicas brindan imágenes de un mundo que parece al alcance de la mano, un mundo de riqueza ostentosa y bienestar mirífico, en el que, como dijo un albanés detenido al desembarcar en la costa italiana, “dan de comer a los perros con cucharillas de plata”.

Frente al magnetismo avasallador de las parabólicas, parábolas y palabras carecen de relevancia. En Iberoamérica, el Magreb, Africa subsahariana, Oriente Próximo, el subcontinente hindú y la lejanísima China, los náufragos de la miseria quieren ser robinsones y volar como las cigüeñas a la Fortaleza Europea.

Saben que deberán sortear con éxito las difíciles pruebas a las que les someten los dioses, con la esperanza de encontrar tarde o temprano un hueco para anidar. La naturaleza tiene horror al vacío, y los puestos de trabajo no cubiertos por los nativos lo serán inevitablemente por quienes emigran.

¿Quiero decir con ello que debemos abrir sin tasa nuestras fronteras y acoger por razones humanitarias a cuantos aspiran a trabajar en nuestro suelo?

Eso sería tan contraproducente y utópico como la revisada de continuo Ley de Extranjería, aplicada de forma cicatera y caótica.

El interés propio y el respeto a las leyes y reglamentaciones laborales europeas aconsejan facilitar en cambio una migración legal, de inmigrantes con derechos y deberes claramente establecidos y evitar así la acumulación de aberraciones y disparates de los últimos años, como la política antimagrebí, basada en la promoción de supuestas “afinidades culturales” —léase religiosas— que, como escribí recientemente, convertiría a Lituania o a Ucrania en dos países con mayores lazos históricos y culturales con España que sus vecinos del sur.

Mutaciones urbanas

El espacio cambia con el movimiento de las poblaciones. Las migraciones que han llegado, llegan y llegarán a nuestra Península polinizarán nuestro suelo con los musgos, líquenes y helechos de sus lenguas, costumbres, música, condimentos, guisos.

La Barcelona de El Raval, La Rambla o La Ribera es ya la de los distritos parisienses que frecuentaba hace cuarenta años o del Kreusberg turcoberlinés en el que acampé unos meses en 1981.

Las semillas y esporas de las “autopistas del viento” fecundan el espacio urbano y crean nuevas formas de vida. Según mi propia experiencia, la convivencia en el interior del tejido urbano se convierte en un banco de pruebas del que todos podemos sacar provecho.

Expulsar a la inmigración del centro de las ciudades, en donde ha hallado un hueco, para enviarla a las barriadas que se convertirán pronto en guetos es sacrificar la convivencia social en aras de una especulación ciega.

Lo que acaece hoy en la banlieue conflictiva de París, Lyon y Marsella es una clara advertencia. La marginación es el caldo de cultivo de la delincuencia y del salto atrás al mito.

Los inmigrantes pueden y deben aprender mucho de nosotros: el concepto de ciudadanía, la igualdad de sexos, los derechos humanos universalmente reconocidos pero escasamente aplicados en sus países de origen.

Pero también nosotros podemos aprender de ellos en esos espacios urbanos fluctuantes, porosos, cuyo equilibrio se funda en la existencia de dinámicas no sólo distintas sino a veces contrapuestas.

Vuelvo a Las mil y una noches. A lo del mundo es la casa de los que no la tienen. No pongamos puertas al campo ni afrontemos las migraciones en términos estrictamente policiales. Todos somos emigrantes, hijos y nietos de emigrantes.

El mundo es heterogéneo, mutante, y lo será cada vez más. Los encierros identitarios, los nacionalismos ahistóricos, que sólo miran atrás y cultivan lo privativo, vuelven la espalda al movimiento imparable de personas, lenguas, usos, expresiones artísticas.

Todos podemos ser otros, y aprender de ello. Los desastres de la mundialización al servicio del egoísmo desenfrenado y suicida del orbe de los ricos agudizarán las contradicciones creadas por la libre circulación de capitales y bienes, y las fronteras defensivas, erizadas de vallas protectoras de nuestra fortaleza.

Por ello, y con mayor razón, debemos comprender y vindicar nuestra posible identidad de robinsones. Todos podemos ser potencialmente náufragos y añorar el libre vuelo de las cigüeñas.

Este es el gran reto que afrontamos: no el de la utopía multiculturalista ni el del etnicismo homogéneo, sino el de algo más frágil y sometido continuamente a revisión.

El de una dinámica creada por la permeabilidad de los modelos supuestamente antagónicos, capaz de evitar el enquistamiento del gueto y los peligros inherentes a la marginación. Barcelona y Madrid se asemejan cada vez más a París, Berlín o Bruselas.

Los frutos coloridos de la diversidad humana muestran que si el negro es una mancha entre los blancos, también el blanco, como observó Quevedo, es una mancha entre los negros. Nuestro proyecto de convivencia debe someterse a una constante revisión crítica.

La larga historia de genocidios y expulsiones en todos los ámbitos del planeta nos muestra la necesidad de compromisos y acuerdos circunstanciales. Nadie logrará así imponer unas utopías potencialmente mortíferas.

Tendremos que reinventar a diario nuevas formas de convi vencia. El tejido social y asociativo de los barrios mestizos acuerda lo dispar y concierta lo opuesto. Hay que sumar, siempre sumar, decía Gaudí. Rechacemos pues las metáforas venenosas que se deslizan de las diferencias lingüísticas a las étnicas y de ésas a las crudamente racistas.

La vida del hombre, aunque no se mueva, es una continua rotación. Todos somos potencialmente hombres-cigüeña o hijos y nietos de ellos. No añadamos trabas discriminatorias para los que han aterrizado ya en nuestro suelo.

Primeiro Encontro de Poesía e Poéticas Galega, Occitana e Catalana

Luns, Xaneiro 10th, 2005

Celebrouse en Toulouse o Primeiro Encontro de Poesía e Poéticas Galega, Occitana e Catalana : Memoria de Linguas e de Augas, organizado por Casa de Galicia de Toulouse como celebración do seu cuarto ano de existencia. Este encontro congregou na cidade unha numerosa representación de escritores, editores, intelectuais e lingüistas dos tres idiomas.

O venres o rector da Université de Toulouse-Le Mirail, Rémy Pech, presidiu os actos de acollida dos escritores e a inauguración da exposición bibliográfica que se celebra na biblioteca da universidade ata o día 15 de Decembro. Nesta exposición colaborou o CADIST, o maior centro de documentación francés sobre a Península Ibérica. Posteriormente, Margarita Ledo presentou o seu filme “Santa Liberdade” no Instituto Cervantes e falou sobre a proceso de preparación e a rodaxe deste documental.

Os recitais tiveron lugar o sábado 4. Na mesa redonda da mañá, moderada por Carmen Alén Garabato, profesora da Universidade de Montpellier e occitanista, falaron Jordi Blanc, Pierre Gamisans e Luis González Tosar. Ademáis da difusión da poesía en linguas minorizadas, tratáronse temas coma a mediatizacion ou a necesidade de volver a oralidade para unha mellor promoción e apertura deste xénero literario.

Pola tarde os recitais de poesía en galego, occitán e catalán foron acompañados de diferentes actuacións musicais. A música tradicional estivo representada polo Grupo de Gaitas e Baile “Terra Nai” da Casa de Galicia de Bilbao ou o músico occitán Florian Mercadié. A pianista Anna Yourassova-Palazón e a soprano Erika Linière interpretaron obras de orixe provenzal, e os“Xogos de Auga”, de Ravel. Tamén estivo presente a Chorale Populaire de Colomiers, que prepararon pezas galegas especialmente para a ocasión.

A poesía occitana contou coa presenza de diversos poetas de diferentes xeracións. Jordi Blanc, Olivier Lamarque, Aurelia Lasacca, Jacques Privat, Alem Surre-García. Jep Gouzy e Susanna Raffart foron os encargados do recital catalán, que contou posteriormente coa actuación musical de Vincent Ozanam, interpretando unhas pezas tradicionais catalanas. O recital en galego ofreceu a posibilidade de escoitar a Anxo Angueira, Modesto Fraga, Luis González Tosar, Chus Pato, Xosé Antón Pérez Bouza, Xesús Rábade e Helena Villar Janeiro. A clausura deste acto fíxose coa lectura do Sirventès pola destrucción de Occitania de Xosé Luis Méndez Ferrín, polo propio autor, acompañado por Joëlle Ginestet para a versión occitana e Vincent Ozanam para a francesa.

Unha pequena edición numerada do célebre poema de Méndez Ferrín foi publicada para a celebración deste encontro e contémplase a posibilidade de editar as actas acompañadas dun CD-ROM multimedia.