Archive for Setembro, 2003

"Mardida" (un conto alegórico-cósmico)

Sábado, Setembro 27th, 2003

Conto escrito por Casdeiro en 1.995 no que traslada a súa experiencia como fillo de emigrados en Euskadi a unha metáfora de ciencia ficción.

No século 31 da Era Estándar Espacial (E.E.E.) houbo unha grave enfermidade na galaxia domeada polo Imperio Interplanetario Ojmunu. Billóns de seres morreron naqueles anos ó longo e largo da galaxia presas dunha enfermidade que chamaron a fontáñeme. Un dos planetas máis castigado foi o planeta Hemobe. A civilización hemobense veuse reducida por tan terrible praga e moitos deles decidíronse a abandona-lo planeta para salva-la súa vida.

Así foi que miles de hemobenses viaxaron en naves facilitadas polo Imperio Ojmunu a outros planetas libres da praga. Pero a mudanza de planeta non lles había ser fácil nin cómoda: nas naves proporcionáronselles molestos cascos de respiración universal (C.R.U.) para que poidesen respira-las atmosferas alleas fose cal fose o planeta imperial no que recaesen.

Unha destas naves de salvamento tiña como destiño o planeta Sudekia, no que gracias a unhas plantas aborixes chamadas cartales, non existía perigo de contrae-la enfermidade. Estas arbres daban un foito chamado carto, do que o consumo regular previña contra a terrible fontáñeme. Era por isto que Sudekia foi o destiño de moitas naves ojmunus que naqueles tempos levaban supervivintes dos mundos enfermos.

Pero Sudekia non era, sen embargo, moi ben tratado pola Xunta de Goberno Imperial. Alí os nativos estaban obrigados, desde varios séculos atrás, a leva-lo casco de respiración universal, pois a Axencia para a Pureza das Atmosferas do Imperio decidira que o aire sudekián era de baixa calidade. Nunca se pararon a pensar que os sudekiáns levaban respirándoo desque apareceron na cadea evolutiva do planeta. Impuxeron o CRU obrigatorio soldado ó corpo polo propio ben dos sudekiáns, ca conseguinte atrofia progresiva dos seus sudroides nasales.

E de resultas da emigración galáctica daquel século enfermo os ojmunus acabaron por ter razón: chegaron tantas naves ó planeta que o aire sudekián acabou por polucionarse ata niveis irrespirables para os propios aborixes.

Sen embargo aquela inxusta imposición xa empezara a producir efectos perigosos. Naquel mesmo século empezaron a darse mutacións nos sudekiáns debido ó uso do CRU. A un importante tanto por cen da poboación sudekián (orixinalmente herbívora) crecéronlles enormes dentes carnívoros paralelamente ó xurdimento dunha agresividade inédita na evolución da especie. Déronse moitos casos nos que aqueles sudekiáns mutantes trababan ata a morte ós visitantes alieníxenas do resto do Imperio, e case sempre acababan escachando os CRUs i expoñéndose á canceríxena polución.

Namentres se producían estas mutacións na poboación orixinal do planeta, os inmigrantes de Hemobe e dos outros planetas cultivaban cartales en pacífica comunión cos sudekiáns sanos. Resultaron ser, a maioría, especies compatibles sexualmente cos aborixes, e chegaron a nacer algúns millóns de híbridos variados, xeralmente co rasgo común sudekián de ter rabo, cousa que tamén lles pasóu a algúns nacidos no planeta con material xenético enteramente exóxeno. Déronse incluso os casos curiosos de híbridos e alieníxenas puros nacidos en Sudekia que padeceron a mesma mutación carnívora que afectaba ós sudekiáns.

Co paso do seguinte século os sudekiáns inventaron sistemas para quitarse o CRU que levaban soldado e comezaron a desenrolar métodos para limpa-lo aire.

Foi nese tempo que un descendente direito de hemobenses – ó que chamaremos Mardida – co seu patrimonio xenético aínda sen mesturar cas outras especies, empezou a reflexionar sobre a progresiva liberación que vivían os seus co-planetarios sudekiáns. O aire éralles cada ano máis respirable e cada vez máis sudekiáns se libraban do casco que lles impuxeran tempo atrás. Víanse felices exercitando os atrofiados sudroides para aprender de novo a respirar o seu aire, recuperando así parte do seu planeta.

Isto fíxolle darse conta de que el tamén tiña uns órganos respiradores atrofiados dentro do casco: os fuzófilos, chamábanos en Hemobe. Seus proxenitores cada vez os tiñan máis inutilizados polos anos de respirar no casco i el estaba a punto de perdelos; seguramente seus fillos nacerían xa sen eles.

Decideuse a imita-los sudekiáns autóctonos e probar el tamén a exercitar os fuzófilos. Pero el tiña que facelo en cámaras estancas especiais con aire hemobense-respirable.

Durante aqueles anos no planeta Hemobe conseguiron modificar xenéticamente os cartales para cultivalos alí, co que remiteu a praga e comezou a recuperar esplendor a civilización local. Algúns descendentes de hemobenses fixeron viaxes turísticos ó planetas dos seus antepasados pero poucos volveron para se quedaren. Unha das satisfaccións daquelas viaxes era que alí podían quitarse o casco, aínda que case non lles servían xa os fuzófilos.

O hemobense sudekiácola Mardida fixo tamén algunha daquelas escasas viaxes ofrecidas polo Imperio cada 20 anos estándar galácticos (A.E.G.) e puido sacarse o casco por primeira vez na atmosfera da súa especie.

O regreso atopou un Sudekia aínda máis ceibe e recuperado. Cada vez había máis sudekiáns sen casco e cada vez menos mutantes con dentes, ós que parecía cura-lo aire renovado do planeta.

As demáis especies sudekiácolas empezaron a imita-los sudekiáns e se adaptaron a respirar sen casco a atmosfera. Así híbridos cas máis diversas combinacións xenéticas, e algúns poucos especímenes sen mestura, chegaron a mutar inocuamente baixo o novo aire experimentando o crecemento de rabos coma os dos sudekiáns. Isto contribuía a formar unha raza mestiza máis homoxénea e con máis rasgos autóctonos.

Mardida probou tamén por curiosidade a respirar en Sudekia sen casco, pero sempre que o fixo dáballe unha benigna reacción alérxica que lle cambiaba a cor da pel, que a el sempre lle gustou ca cor orixinal hemobense.

Pasaron aqueles anos de refundación étnica e social en Sudekia pero Mardida non se quedou a vivilo. Desexoulles moita sorte ós seus co-planetarios e colleu a seguinte nave que houbo con destiño a Hemobe. Aló adicouse a traballar nos novos cultivos de cartales aplicando o que aprendera deles en Sudekia e puxo os seus fuzófilos en pleno funcionamento.

Recuperou tamén toda a súa bonita cor hemobense e xa nunca volveu leva-lo casco, que só poñía de vez en cando para viaxar a outros planetas do Imperio, incluindo visitas ó seu planeta natal, Sudekia, onde xa case ninguén se asemellaba a súa raza orixinaria: case todos tiñan rabo e respiraban o aire local.

Romería gallega junta a Fillos del Plata en Durazno

Sábado, Setembro 27th, 2003

La fiesta única en el mundo, donde colonizados y colonizadores, hermanados y en paz, comparten cultura, tradiciones, danza, canto y gastronomía, volvió a repetirse por tercera vez en el este del departamento de Durazno, en el corazón del Uruguay, en Capilla de Farruco. Sin embargo, esta vez tuvo el toque internacional de Xosé Cobas que cruzo desde la vecina orilla y de un contingente de Fillos de Galicia que vinieron desde la Pampa Argentina y Buenos Aires para “xuntarse” con sus hermanos uruguayos, posibilitando a su vez que el escritor Antonio Rey presentara su primer libro “Son Galego” en la tierra de nacimiento de su padre.

Desde muy temprano el mal tiempo empañaba la fiesta, menguando los contingentes que llegarían desde Montevideo. Es que no era para menos en la capital uruguaya llovía a cántaros, en tanto en Capilla de Farruco fue el único lugar en todo el departamento de Durazno donde no cayó ni una sola gota.

Parecía que tuviéramos una barrera en aquel lugar alejado del mundo real donde las costumbres gallegas y criollas se enlazaban en armonía, tanto en lo que se veía como en lo que se palpaba, en un ambiente de mediados del siglo pasado.

Tradición gaucha y gallega

La fiesta comenzaba pasado el mediodía, ya que allí los gauchos de la zona, con dos Aparcerías, “Tabaré” y “Chileno Chico”, llegaban en un desfile con sus chinas y menores montados a caballo, ataviados todos con sus trajes típicos.

Luego, la monta de vacunos, algún caballo bravío, y la arremetida de un gaucho matrero que espueleando a su matungo hizo reír a la multitud, salvo a aquellos que casi se vieron pisoteados por el caballo.

Pero todo estaba bajo control, diría luego el capataz en el propio ruedo.

Llegadas las 18 horas el escenario mayor se llenó de colores, juventud y veteranía. Es que desde los dos hasta los 80 años, lucieron trajes típicos, llevándolos con orgullo.

Resaltaron los más pequeños, dos niños de casi dos años de edad, uno luciendo bombacha y camisa al mejor estilo campero y el otro vistiendo la ropa que su abuelo lució en Buenos Aires hace 55 años cuando su padre gallego lo llevaba a las fiestas en la costa bonaerense.

Todos se robaron el aplauso de la gente, y así fueron premiados.

Más tarde, se lanzaría el primer concurso escolar que organizado por Educación Primaria del Uruguay junto a la Intendencia de Durazno y la Asociación Cultural Capilla de Farruco, permitirá que los niños de 5 y 6 grado escolar del departamento de Durazno puedan expresarse acerca de la historia de este mojón importante en la vida de Uruguay y España, más particularmente de Galicia.

También se plantaron simbólicamente árboles autóctonos, que serán los niños de la Escuela Rural de la zona los encargados en que el parque se vaya ampliando en belleza natural.

Ya pasadas las 19.30 horas comenzaba un espectáculo que no paró en el escenario mayor hasta la una de la madrugada del domingo 6 de abril.

Y nada mejor para iniciar el espectáculo que el entrañable Xosé Cobas con sus cuentos, divirtiendo a todos los espectadores, a pesar de hacer menos de veinte minutos que había arribado de Argentina con el contingente de Fillos de Galicia.

Luego desfilarían por el escenario los grupos de baile del Centro Ourensano, Alma Gallega, Centro Gallego y Casa de Galicia, en tanto la danza criolla estuvo representada por el grupo Aurora de adultos mayores de Sarandi del Yi y el conjunto municipal Weisman Sánchez Galarza de San Pedro del Durazno.

La parte coral, con interpretaciones de temas en gallego y el himno da terra nai, estuvo a cargo de las dos corales de Durazno, al tiempo que el Grupo de Música Celta Montegal, del Centro Gallego de Montevideo, le daban el final deseado al espectáculo.

La queimada galega con Fillos de Galicia

Mientras, atrás del escenario se estaba quemando la bebida típica por antonomasia de estas fiestas… la famosa queimada galega, que contaba con dos bruxos, meigas y un relator de película que hasta irradió el conjuro a los cuatro vientos, como lo fue Xosé Cobas.

En esta queimada estuvieron presentes los Fillos de Argentina: Maria Rosa Iglesias, Antonio Rey, Manuel Gómez y José Mario Vidal, en tanto por Uruguay lo hicieron Arasely Acosta, Walter Panizza y Adolfo Rial… también por un rinconcito.. pero sin probarla, llegó tarde a la mágica poción que pronto se agotó, Manuel López Faraldo.

En tanto los que ya no aguantaban más se marchaban a dormir, por donde podían, algunos nos mantuvimos en pie toda la noche, había que recomponer el campo español y prepararlo para el domingo.

A eso de las cuatro ya habían dejado de bailar, y en tanto algunos fogones mantenían el calor, casi todo el mundo se marchó a acurrucarse dentro de algún techo.

Misa criolla para iniciar segunda jornada

Pero la fiesta continuaba, porque a las 7 de la mañana comenzaron a encenderse varios fogones, y el público nuevo arribaba para despertar a los dormilones.

La Santa Misa sirvió a muchos de reparadora acogida y a otros les dio la posibilidad de acurrucarse unos minutos más.

Luego, el coro de Sarandí del Yí que había entonado algunos temas en la misa criolla, hizo lo propio con temas del folklore nacional, para deleitar al público.

Ya el día era destellante, el calor se hacía sentir y los cuerpos comenzaban a ponerse colorados, momento propicio para recibir al Cónsul General de España quién a caballo entró al campo español frente a la Capilla de Farruco.

Unos minutos antes con un marco de más de 140 asistentes, el delegado de Fillos de Galicia para Sudamérica, Antonio Rey, había presentado su libro “Son Galego” con total éxito.

Fue Antonio, quién entregara un libro autografiado al Cónsul español, Luis Ignacio Boné, el que agradeció porque era el primer regalo que recibía en Farruco y nada más simbólico que el sentimiento que Antonio deja reflejado en Son Galego. Según tengo entendido pidió a su secretaria, una gallega, que le tradujera algunas palabriñas.

Mientras que los Fillos de Galicia se marchaban para Argentina, se realizó una sentida ceremonia donde Xosé Cobas y Manuel Gómez recibieron el diploma de Socio Honorario de la Asociación Cultural Capilla de Farruco por los esfuerzos realizados ambos para que la participación de Fillos embelleciera la fiesta de hermandad.

Posteriormente se presentó el primer sello postal de la Capilla de Farruco, así como el matasello de esta tercer romería internacional.

Muchas fueron las enseñanzas que dejó esta romería, pero con el cúmulo de las mismas lograremos preparar la cuarta, que ya tiene fechas posibles: el último fin de semana de marzo del 2004.

Por segunda vez pudimos encontrarnos los Fillos de Galicia de Uruguay y Argentina, y sin dudas, el resultado ha sido óptimo, así como también se repartieron más de medio millar de afiches de Fillos de Galicia por lo que seguramente las visitas a nuestra página aumentarán.

Agradecemos a los participantes, a quienes hicieron posible este evento y también a quienes desde el exterior enviaron sus saludos y alentaron a los organizadores.

Cinco lecturas de "Son Galego"

Venres, Setembro 19th, 2003

Desde Nueva York, Buenos Aires, A Fonsagrada, La Plata y Panamá… cinco lecturas de Son galego -libro que por el momento se consigue en el Centro Gallego de Buenos Aires-

¿O galego nace ou faise? Moitos de nós nos preguntaremos cando reflexionamos acerca da nosa relación coa terra das nosas orixes. Fai uns anos eu diría que o galego se fai como consecuencia da vida en Galicia, absorvendo día a día a lingua e as tradicións, os costumes, e mesmo a paisaxe. Hoxe percibo a galeguidade doutro xeito e creo firmemente que o galego nace, se ben é certo que a galeguidade precisa ser alimentada para evitar que adormeza. Este sentimento refléxase detrás de cada historia e de cada poema en �Son Galego�onde Antonio, mediante as súas palabras, esperta en mín unha serie de emocións: morriña, alegría, esperanza�

Morriña é ese sentimento común de tódolos galegos emigrados. Os galegos e galegas, nados en Galicia ou fóra das súas fronteiras xeográficas, sentímonos especialmente apegados a terra. Ben é certo que nos poden levar dalí, pero é moi difícil arrancar Galicia de nós, pois ficamos coa mente sempre no noso lugar de orixe e sempre atopamos algo que nos lembra a nosa terra. Poemas como �Ribeira de Abelleira�, ou relatos coma �Camiño a San Xián�e �Un lugar no mundo� producen un revivir de lembranzas, non soamente polo feito de ter eu tamén o �meu� propio lugar no mundo, senón porque ademáis o lugar de Antonio é moi preto do meu lugar. Moitas veces me teño preguntado como alguén que non naceu ou viveu en Galicia pode sentir morriña e agora doume conta de que a morriña é parte da nosa herdanza, que non entende de tempo, de lugar de nacemento ou residencia, senón máis ben de sentimentos e que se transmite de xeración en xeración e fica dentro de nós, esperta ou adormentada, pero está.

Sen embargo, ainda que semelle contradictorio, esta melancolía tamén se pode vivir con alegría. Lendo �Son Galego� pensei nos milleiros de galegos espallados polo mundo adiante que se atopan na miña mesma situación e que sinten un cariño especial pola terra. Sí, eso produce alegría, o saber que non estamos sós, que hai máis xente que herdou as máis vellas tradicións, os costumes dos nosos pobos, a fala, os sentimentos, e o espíritu de superación dos nosos devanceiros. �Podes�, �Cando te sintas só�, e sobre todo �O segredo�, son un retrato da fortaleza galega, unha descripción dun optimismo que levamos dentro aínda en tempos de adversidade. ¿Será o poder que ten esta terra o que nos anima e da forzas para seguir sempre cara adiante? ¿será ese o segredo? Non o sei con certeza, pero alégrome de que sexa un dos rasgos máis comúns da Galicia emigrante.

De todos os sentimentos, é o máis fermoso, esperanza. O ultimo que se perde, o que nos inspira, o que nos da forza, o que nos empuxa cando miramos hacia atrás. Quizais para Antonio, a esperanza estea agochada na memoria do seu avo, sen que se vexa, e sexa esta a que o mantén preto de Galicia e o axuda a soportar a distancia física. Eu penso que mentres haxa memorias dun avó, dunha avoa, duns pais, mentres haxa rapaces que se fagan as preguntas que un día se fixo Antonio, mentres o lume das queimadas en calqueira parte do mundo siga alumiando o corazón de cada galego que alí vive, entón tamén haberá reencontros e a galeguidade non ficará durmida, senón máis esperta que nunca. Deste xeito poderemos seguir berrando ben forte que somos galegos.
� Inés Abeijón Cernadas � Nova Iork

*******************************************************

Mi nombre es María Rosa Iglesias López y soy una gallega emigrada que vive en Buenos Aires. Me referiré al libro “Son galego” de Antonio José Francisco Rey, un joven nieto de gallegos nacido en Buenos Aires y que escribió movido por el recuerdo de su abuelo, don Juan Antonio Rey Vara.

Se trata de un libro de estampas, sin más hilación unas con otras, que la emotividad y la manifestación del amor a Galicia y su familia gallega. Evoca mayormente en prosa poética, a veces en verso o en breves diálogos, distintos momentos de la vida con los seres queridos, con los recuerdos, con los encuentros y pérdidas naturales en la vida del emigrante. “A emigración non é un xogo” (21), afirma luego de muchas y profundas reflexiones con las que va sintetizando sus vivencias y emociones.

Antonio Rey manifiesta la importancia de hablar gallego. Porque así como el castellano homogeneizó el crisol de razas que fue y es Argentina, “con naturalidade aprendín a nomea-lo nomeable nas dúas linguas. O castelán do colexio para socializarme, e o galego como chave para comprende-lo meu pasado” (14) y concluye: “Dende entón non podo vivir da mesma maneira” (15).

La búsqueda de su identidad tuvo principio en aquellas palabras balbuceadas desde la infancia “Crecín e aprendín a descodifica-lo mundo en clave galega” (16) y encontró el eje en el ejemplo moral del abuelo cuyo último legado, el reloj que había marcado las horas de su vida, “é unha testemuña muda” (24).

Antonio expone un mensaje de superación como legado recibido de los abuelos y a su través, como eslabón de una cadena, transmitido a los hijos. Suena la voz del abuelo, con una promesa y una orden: “algún día poderás, agora es moi pequeno, primeiro tes que estudiar” (25). También en la dolorosa historia de la niñez: “Tes que estar feliz, cando eu tiña dez anos coma ti, en vez de ir á escola levaba esterco para os terreos…” (27).
Y vuelve la voz de Antonio refiriéndose al abuelo que desecha la dulzura de facturas o bizcochos porque prefiere o “pantrigo”. “El está satisfeito de que nin meu irmán nin eu tiveramos que come-lo pan dos pobres da aldea”. (53)

Antonio pega un salto sobre las estampas del pasado y se proyecta hacia el futuro:

“Cando penses que estás só
e tódalas portas semellen pechadas,
…………………………………….

Pensa naquel mozo, galego emigrante,
que sen medios cruzou a mar un día.

E se aínda non che alcanza
e arrincar é moi difícil,
mira atento aos ollos dos teus fillos
e saberás por que tes que loitar”. (35)

Más adelante, en otra estampa, concluye: “No fondo da túa alma mora o segredo da túa fortaleza: es galego” (36)

Galicia es, para este hijo de la diáspora, símbolo de esperanza y siempre es evocada, gozando de una perpetua primavera. “Non é que morreu o verán aquí, chegou a primavera a Galicia (24) y más adelante, reitera: “Moi lonxe de aquí, na terra das miñas orixes, é primavera”.(26)

La memoria permite acceder a una realidad puesta delante por la evocación y el amor: “Non necesitei ve-la figueira na que agachaban os rapaces de alá, nin ve-los porcos e demáis animais. Tampouco as hortas, lugar das patacas e o millo. Cada palabra galega foi un concepto, a garantía da existencia doutro universo alén do mar”. Y concluye breve y contundentemente: “Ben sei que a memoria é o conxuro da morte” (16).
Esto me permite recordar las palabras que le escuché decir a otro argentino, nieto de gallegos que afirmaba ser de Lugo aunque nacido en Buenos Aires. Y explicaba sencillamente: “Aquí en Buenos Aires llevamos dos generaciones, pero allá, en Lugo, centenares”.

La modernidad no reniega de la memoria, antes para ser moderno hay que conectarse con las raíces, con los orígenes, con lo más auténtico del ser:
“a máis de dez mil quilómetros de Galicia,
recibo as súas novas a cotío,
escoito a radio e a música
e vexo imaxes no meu computador.

Non renego dos adiantos da modernidade,
antes ben, utilízoos para saber quen son”. (47).

Fuera del texto, en el prólogo de Carmen Graña Barreiro, se encuentran las más hermosas palabras de Antonio, auténtica expresión de un espíritu lúcido y generoso: “Hoxe non lle quero pedir nada a Galicia; soamente quero darlle”. (11)

Este libro en su brevedad y síntesis constituye el mejor homenaje que podemos hacer a la dignidad con que nuestros emigrantes intentaron y casi siempre lograron forjar un mundo mejor para sus descendientes. Antonio expresa con distintas palabras, con imágenes cargadas de significación y vida, la importancia de tomar la posta donde ellos la dejaron y continuar, seguramente mejorar, su obra.

No me averguenza confesar que este libro me arrancó lágrimas. Eu tamén, como moitos de vós, son galega, que é o mesmo que dicir que estamos no mundo con un estilo propio, con una dignidad que se ha ido forjando a lo largo de los siglos y se manifiesta cada día en obras y en el amor y el respeto que profesamos a quienes nos rodean.
– María Rosa Iglesias López

*******************************************************

�”ou te sentes parte dunha historia,
folla dunha póla dunha árbore que afunde as súas raíces
nas profundidades do tempo”�

Antonio José Francisco Rey

SON GALEGO

O Delegado da Asociación Cultural Fillos de Galicia para Sudamérica, Antonio
José Francisco Rey, un porteño de Muros, un galego de Bos Aires, publicou a
comenzos deste ano 2003 o seu primeiro libro, “Son galego”, na capital
arxentina.

Elexi-la rotundidade desta afirmación para o seu título é xa toda unha
declaración de principios para alguén nado tan lonxe de Galicia e
pertencente a unha terceira xeración de emigrantes, unha declaración da súa
vontade de ser, pensar e sentir como galego na diáspora.

Son dúas verbas sinxelas que recollen a esencia do pensamento do escritor,
que se expresa neste libro.

Vérquense nas súas páxinas os sentimentos que vinte anos de convivencia co
seu avó paterno, Juan Antonio Rey Vara, un emigrante de San Xián de Torea
(Muros) fixeron medrar no seu peito.

Dende a sinxeleza das palabras galegas aprendidas dende os primeiros anos da
súa vida, fainos pintar un sorriso nos beizos con diálogos que lembra entre
eles dous, nos que se mestura a inocencia das preguntas do neno co amor ,
paciencia, e inxenio do vello. Así ocorre en ” Preguntas dun rapaz”,
“Repinaldo” ou “Esterco”.

Ou lévanos pola man percorre-los camiños da lembranza e da morriña con
poemas e escritos como “O reloxo” “Carnota” ou “Outono primaveral” entre
outros.

Tamén atoparemo-lo emocionado relato do retorno (así viviu a súa viaxe a
Galicia, como un retorno) a unha terra que nunca pisara , pero “que coñecera
no colo do avó”, e o reencontro cos parentes que ficaron na terra.

Tampouco faltan neste libro outros poemas máis íntimos entre os que destacan
aqueles nos que nos revela a pureza e intensidade do seu amor por Galicia ,
como “Demasiado” ou “Amo a Galicia” , os que nos descobren o segredo da
fortaleza (“Cando te sintas só”, “O segredo”), e algúns máis onde atopamos
retazos da súa vida diaria e sentimentos de soedade e anguria pola situación
que se vive no seu país , sempre matizados polo ánimo e a determinación de
seguir loitando, e ser, coma o seu avó “duro coma unha pedra” ante os
desafíos da vida .
Ata atoparemos un chisquiño de crítica irónica cos que predican o “Fala ben”
e recomendan “esquece-la vella língua” en aras da modernidade.

Pero se hai un un poema no que se poida ver reflexada con claridade a
maneira de ser galego de Antonio, penso que é sen dúbida “Terra Nai”,
dedicado ós irmáns de Fillos de Galicia :

TERRA NAI

Podes estar en Bos Aires ou en Nova Iork,
en Panamá ou en Caracas,
na cidade de México ou en Santos,
en Montevideo ou Valparaiso,
en Gottemburgo ou Zurich�

Calquera que sexa o lugar do mundo onde mores
e a ocupación que teñas,
cada día lembrarás a túa terra.

Coma galego ben nado, saberás de onde provés,
e serás, na latitude que esteas,
un embaixador do teu pobo.

Nunca esquecerás as doces palabras aprendidas
na calor do teu fogar
e que te irmandan cos outros galegos da diáspora.

Non verás só na túa terra unha paisaxe pintoresca
á que volves nos veráns, se está o teu alcance,
non quixeras ter dela unha imaxe degradada.

Galicia será sempre a terra amada
e ti o seu fillo
que a leva na súa alma.

Para os meus irmáns de Fillos de Galicia
www.fillos.org

En resumo, amósasenos neste libro , como di Carmen Graña no prólogo, “a
pureza dun profundo e incondicional amor por Galicia” que se convirte nun
pouso de forza e optimismo para afronta-la vida cada día.
– Mª Luisa Alvarez Gutiérrez � A Fonsagrada

*******************************************************

El pasado 9 de abril de 2003 asistí a la presentación del libro SON GALEGO en el Centro Galicia de Bos Aires, escrito por ANTONIO JOSE FRANCISCO REY.
Mucho me congratulo de haberlo hecho, fui uno de los 130 que tuve la oportunidad de asistir a una realización que honra a la galeguidad entendida como profundo sentimiento transmitido de generación en generación.

Antonio no es un *galiciano* (no nació en terra nai sino en Argentina) pero es nieto de un emigrante que supo acrecentar en su descendencia el amor por su tierra de origen, es por lo tanto un GALEGO de pleno derecho, uno de los cientos de miles que nos ponemos de pie cuando escuchamos una gaita dondequiera que nos encontremos.
Su libro, escrito en lengua galega, es un melodioso canto a las casas de piedra, las rías y montes, caminos y aldeas; es un homenaje a todo lo que Juan Antonio Rey Vara -el abuelo- supo imprimir a su alma desde que era muy pequeño. Formidable historia la de estos emigrantes que no confundieron morriña con melancolía sino con fuerza arrasadora y poética para mantener viva la llama de Breogán allende los mares.

Con justicia se puede decir de Antonio y su abuelo lo que refiere Antonio Paz Miguez en *Galicia, tierra de peregrinar*: “La morriña no es un mal ni una enfermedad, es un acto de amor, de entrañable afirmación de sentirse unido a lo ancestral, a lo intransferible, a lo más auténtico de nosotros mismos que, cuando no se traduce en hechos trascendentes, jamás deja de ser una tenaz esperanza de integrarse o de reintegrarse a esa tierra nuestra a la que aprendemos a querer como se debe querer, cuando es otra la tierra que pisamos y a la que nunca dejamos de recordar, por más que nos haga sufrir o acaso por eso mismo. Padecer de morriña es ser total y definitivamente parte de Galicia”.

Pues en eso consiste *Son galego*, un libro de relatos donde Antonio da cuenta de la sangre que corre por sus venas y el cielo de A Coruña que internamente cobija sus días aunque viva a 15.000 kmts. de la ría de Muros. Su morriña es amor y respeto por el legado de su familia, una prueba contundente de que el ser galego no pasa por la nacionalidad sino por el sentimiento de pertenencia a un pueblo, su idioma y su cultura.

En sus propias palabras: “Nin a distancia nin o tempo pudieron roubarme a Galicia da aldea e a da ría. Verdes, cincentas e azuis son as cores dos meus soños. Ninguén ten a potestade de arredarme da miña terra, porque eu mesmo son parte dela”.
José Mario Vidal, de Bos Aires, “a quinta provincia”.

*******************************************************
Son Galego�.es una frase muy fácil de pronunciar, en ese meloso tono del
hablar gallego�pero muy difícil de definir y de desentrañarle cada
sentimiento, cada recuerdo y cada vivencia que nos convierte, a cada nieto o
hijo de aquellos que cruzaron el Atlántico o las fronteras de Europa, en
algo más que descendientes de éstos. Nos convierte en gallegos.

Antonio Rey, en su pequeño breviario intitulado �Son Galego�, de prosa
sencilla, límpida y armoniosa, nos brinda, en una maravillosa colección de
relatos, anécdotas y sinceridades del alma, la oportunidad de comprender
como se realiza la transición de un profundo amor por Galicia, que sentía
un emigrado llegado de San Xián de Torea (Muros – A Coruña) a Buenos Aires,
hasta su nieto.

En cada relato del abuelo Juan Antonio, vivimos a nuestro propio abuelo,
quizás nuestra madre o padre, recordamos que así como a Antonio le enseñaron
lo que era el repinaldo y el esterco, a otros nos enseñaron el canto de la
abubilla y el chirrido de los resecos ejes del carro. Así como el abuelo
pintaba en la tierna memoria de Antonio, la aldea con la casa de piedra y
techo de tejas, al lado de la iglesia, las huertas, los hórreos y el pequeño
río de truchas huidizas�así nos fueron grabando también, nuestros abuelos o
padres, la imagen de Galicia, que un día, entre lágrimas, vimos con nuestros
propios ojos.

Hoy, la familia de Fillos de Galicia se siente orgullosa, por tan
significativo aporte de uno de sus más meritorios miembros, Antonio José
Francisco Rey, un gallego en todo el sentido de la palabra.

Dr. Enrique Rodríguez Álvarez
Desde las riberas del canal de Panamá-Ourense/Lugo.